Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

De buena fuente

Rindes desalentadores en los primeros lotes cosechados con cebada

Campo

Por   | Para LA NACION

Esperábamos 50 quintales por hectárea de cebada y estamos cosechando un 50% menos", calcula Julio Lieutier, asesor del CREA Seguí-La Oriental, del norte de Buenos Aires. Este resultado imprevisto es consecuencia de una combinación de factores negativos, entre los que sobresale la anoxia, los ataques de hongos y las altas temperaturas durante el llenado del grano.

El asesor recuerda que "en varias localidades del norte de Buenos Aires llovieron 300 mm en octubre y siguió lloviendo después", lo que produjo saturación de los perfiles y muerte de las raíces de las plantas de cebada por falta de oxígeno, lo que llevó a su secado con grano a medio llenar 15 días antes de la fecha normal. Los rindes también fueron reducidos por las altas temperaturas de principios de noviembre y por ataques de Ramularia y Fusarium, que desarrollaron por varias horas de mojado foliar. Previamente los cultivos habían sufrido ataques de mancha en red.

Juan Balbín, del CREA Cañada Seca, en el noreste bonaerense, comenta que "muchas partidas de cebada cosechadas tienen baja calidad, con un peso hectolítrico de 45-50 y no cumplen con los requerimientos comerciales". El estándar de cebada forrajera establece un valor de 62 para el grado 1 y de 56 para el grado 3. Los rindes esperados -60 quintales por hectárea- bajaron a 30 quintales por las anomalías climáticas y por los problemas sanitarios, dos fenómenos que también afectaron a muchos cultivos de Entre Ríos y en el sur de Santa Fe.

El destino de esta mercadería deteriorada y liviana es difícil de definir: podría ser demandada por feedlots o podría mezclarse con partidas de buena calidad, que se podrían encontrar en regiones que no hayan sufrido inundaciones o ataques fúngicos en el sur de Buenos Aires.

El ingreso recortado de la cebada genera complicaciones económicas y financieras en las empresas. La cebada y el trigo tienen como función apalancar las cuentas y ser fuente de recursos para pagar los insumos de la cosecha gruesa. "Con un resultado económico de la cosecha fina que tiende a cero luego de pagar los costos, se complica el pago de semilla y agroquímicos de maíz y de soja", advierte Lieutier.

El único aspecto positivo del adelantamiento de la cosecha de cebada es la posibilidad de siembra más temprana de la soja, que podría considerarse casi como un cultivo de primera.

Trigo con rumbo incierto

El trigo 2012/2013 también terminó su ciclo enredado con adversidades. La principal es la fusariosis. "Hay muchas plantas atacadas, que también sufrieron anoxia y el «soplete» de principios de noviembre", apunta Lieutier. El resultado de estos fenómenos es que los trigos se están adelantando: "Un Cronox, que normalmente se puede cosechar a partir del 30 de noviembre en el norte de Buenos Aires, ya está casi listo", compara el técnico. Este acortamiento del ciclo puede provocar mermas de 25-30% por lo menos en el potencial de rendimiento inicialmente esperado.

El avance del almanaque también confirma que las legumbres de invierno enfrentarán problemas serios en la zona núcleo. "El 95% de la superficie sembrada con garbanzo en el CREA está perdido", admite Lieutier, quien revisó 500 hectáreas de cultivo. La rabia del garbanzo fulminó muchos lotes que sufrieron exceso de humedad y muchas horas de mojado foliar. Ante las dificultades para controlarla con los fungicidas tradicionales, se está ensayando con Clorotalonil, un producto usado habitualmente en horticultura. También se perdieron muchos lotes de arveja, podridos por el exceso de lluvias y por ataques de hongos..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil