Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Vida equina

Un trastorno con solución

Propiedades

Por   | 

Claudicaciones o también llamadas cojeras son un problema frecuente en todo tipo de caballo, edad o raza, aunque es más común que la padezcan los animales de trabajo y los de deporte, porque están más expuestos por la actividad que realizan. Consiste en una alteración o irregularidad en la estructura de su organismo que origina el anormal funcionamiento de sus miembros. El animal afectado exhibe una desigualdad en su andar o movimiento y en general está acompañado por un dolor de grado variable que a veces es tan intenso que no le permite apoyar una extremidad en el piso. La mayoría de las claudicaciones suelen localizarse en el miembro anterior; éste soporta el 60 o el 65% del peso del animal (cuello, cabeza y parte anterior del cuerpo), y se las conoce también con el nombre de manqueras. Cuando asientan en la extremidad posterior se las llama rengueras. El origen de las claudicaciones puede estar localizado en diferentes partes del aparato locomotor del caballo y también en su cuerpo, como articulaciones, ligamentos, tendones, huesos, etcétera. Las causas: traumatismos, alteraciones congénitas o adquiridas en la conformación y el desarrollo de los ejemplares, la edad, defectos de aplomos, el entrenamiento o ejercicio realizado, la naturaleza del piso (blando, duro o desigual), defectos en el cuidado de los pies, herrajes recientes, esfuerzos físicos, heridas, inflamaciones, infecciones, entre otros. Su presencia es un problema en el caballo. Requiere un profundo análisis para tratar de responder cuál es la parte afectada y qué hacer para solucionar este inconveniente.

Conviene primero observar en detalle al equino para reconocer la intensidad y ver en qué momento se presenta la cojera. Existen animales que la sufren sin haber realizado ningún tipo de actividad anterior y la manifiestan cuando se encuentra afectada alguna articulación. Otros pueden demostrarla durante una actividad física y en este caso se la relaciona con lesiones musculares. Luego de una minuciosa observación conviene realizar un completo examen clínico para ver el lugar donde está el dolor y se complementará con estudios. Con el diagnóstico se evaluará la necesidad de disminuir la actividad física, se dará una medicación para su tratamiento y la utilización de otro método terapéutico para su resolución..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYElecciones en AFAReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015Damián Stefanini