Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Colón-Ring

Un Wagner monumental

Espectáculos

El estreno mundial de la versión compactada de la Tetralogía da inicioa los festejos por el bicentenariodel nacimiento del compositor alemán

Por   | LA NACION

Faltan alrededor de 48 horas para el estreno mundial de Colón-Ring, la versión compacta de El anillo del Nibelungo, de Richard Wagner. Si desde este Sur le ponemos mucha atención al acontecimiento es porque el lugar elegido es el Teatro Colón. Pero más allá de la sala, la producción es todo un acontecimiento lírico por lo que involucra y por la polémica que despertó hace poco más de un año, cuando se anunció el proyecto, como preludio al año Wagner que comienza en 2013 (el 22 de mayo se conmemorarán los 200 años de su nacimiento). Lo que conocemos como Tetralogía wagneriana son cuatro historias - El oro del Rin (Das Rheingold), La valquiria (Die Walküre), Sigfrido (Siegfried) y El ocaso de los dioses (Götterdämmerung)- que forman una historia. Y una de las características que tiene como consecuencia de la composición en la que se embarcó Wagner es su monumentalidad. Se puede jugar un rato con las cifras que se desprenden de este trabajo: cuántos años le llevó componerla en su totalidad, cuánto el estreno de cada pieza, cuánto dura cada una y cuánto los cuatro títulos juntos (alrededor de 15 horas, según la versión de cada director), aunque esto último es lo menos importante porque no se representan las cuatro obras juntas y, sólo en ocasiones, se las programa en un mismo año.

El dato que no resulta menor es la duración de esta obra compacta que ahora se estrena porque las siete horas que demanda sin contar los intervalos la convierten en una pieza monumental en sí misma. Si bien es cierto que el temor por lo que se pueda perder o quedar en el camino del trabajo original muchos fanáticos de la ópera lo sentirán hasta que deje de escucharse la última nota, hay mucho a favor de esta producción. Lo principal es que se trata de una mirada actual que no sólo tiene que ver con la puesta en escena, sino, quizás, con la manera como hoy participamos de espectáculos teatrales y musicales y de otros hechos culturales. Quienes sacaron sus entradas ¿estarán preparados para una jornada maratónica y monumental?

Por las dudas, desde el lado de la producción tomaron ciertos recaudos. Dos orquestas para cumplir con el programa completo y una banqueta para el director, Roberto Paternostro, quien tendrá que hacer un esfuerzo fuera de lo habitual. Ayer, a las 14.30, se realizó el ensayo general para los últimos detalles.

Sería exagerado decir que en la trastienda del Teatro Colón se está viviendo una fiesta. No falta tensión, nervios ni mucho ensayo, porque esto es una labor profesional. Pero hay bastante de disfrute en medio de esta apuesta maratónica.

Paternostro se muestra encantado con la acústica de la sala; es la primera vez que dirigirá en el Teatro Colón. La régisseuse argentina Valentina Carrasco tuvo una actitud muy "argentina" y valerosa para llevar adelante su trabajo. La convocaron cuando Katharina Wagner, bisnieta del compositor, se bajó del proyecto un mes antes de levantar el telón. Y por una cuestión de tiempos y producción, Valentina debió trabajar con los mismos materiales escenográficos que tiene la versión pensada por la bisnieta de Wagner, sólo que adaptados a su visión de lo que sería esta obra compacta y completa. "Necesitaba poner un poco más de flexibilidad en el espacio, para que la acción de los intérpretes no sea devorada por la escenografía, porque tal como estaba definido, parecía una cosa muy de relojería, y yo no tenía tiempo de hacer eso. También por estética me gustaba ensuciar un poco el escenario. Por la rapidez con que había que hacer todo, iba a haber una cuota de caos. Entonces pensé: mejor que ese caos esté incluido, que la escenografía sea un poco sucia y fea. O sea, que el caos en lugar de ser mi enemigo sea mi amigo, que le dé un carácter a la producción", contó Carrasco, días atrás a una agencia de noticias alemana.

Desde la posibilidad de que representar la Tetralogía completa se convierta en algo "humano" y de un solo día, con la adaptación realizada por Cord Garben, hasta la dirección escénica que propone Carrasco, todo esto es una apuesta que vale la pena enfrentar y que ha despertado interés mundial. Hay periodistas de 16 países acreditados que vendrán a hacer la cobertura de este estreno.

Los números para la gran puesta

La versión necesita dos orquestas y mucha gente en escena y detrás de ella

  • 310
    Fueron las horas de ensayo para poner a punto la obra.
  • 33
    Son los intérpretes que participan, más 80 coreutas y 60 figurantes niños y adultos.
  • 100
    Personas del departamento escenotécnico trabajaron en el montaje.
TEMAS DE HOYLas trabas a las importacionesElecciones 2015El caso de Lázaro BáezCongreso Nacional