Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Opinión

Los ojos del mundo apuntan hacia aquí

Espectáculos

Por   | LA NACION

Cuando el Colón presentó en Berlín, en mayo de 2011, el imponente proyecto de montar la célebre Tetralogía wagneriana en una versión compacta que narrara, en una sola jornada, la historia que acontece a lo largo de sus cuatro piezas (un emprendimiento monumental nunca antes realizado), el principal interrogante que se planteó en el medio lírico internacional fue la capacidad de nuestro teatro de realizar una producción propia de semejante envergadura por la complejidad de los desafíos impuestos, no sólo a nivel artístico, sin o también técnico, logístico y administrativo, desafíos capaces de poner a prueba a cualquiera de las más famosas casas líricas.

"En la víspera del bicentenario de Richard Wagner, el mundo de la ópera estará mirando hacia la Argentina", comentó una de las agencias artísticas más importantes para este repertorio, y no es para menos, ya que la singularidad del proyecto así lo merece y da cuenta de esa mirada que recae sobre el Colón, la inusual resonancia que esta producción ha suscitado en la prensa europea: más de una decena de diarios, revistas, radios y canales de televisión llegan a Buenos Aires durante el fin de semana para cubrir este estreno, luego de haber acompañado el desarrollo del proyecto durante más de un año con una cobertura inédita para una producción argentina.

Por su parte, la reconocida cadena de televisión alemana Deutsche Welle (la segunda del mundo en importancia) produce la grabación integral de la ópera y filma un ambicioso documental de 90 minutos que será estrenado en Berlín y emitido por televisión en el Año Wagner para todo el mundo en cuatro idiomas. A ese fenómeno de difusión que convierte al Colón en un verdadero anfitrión del mundo, otorgándole un rol protagónico dentro del exclusivo circuito de primera línea mundial, se suma el interés despertado en el público extranjero. El más representativo de ese grupo: un contingente de la Asociación wagneriana de Berlín que anticipa su festejo del aniversario con esta esperada premiere porteña.

Desafíos colosales

Los retos han sido innumerables. Todo iniciado sabe que una Tetralogía demanda años y muchos caen en el camino (Win Wenders para el Anillo de Bayreuth 2013 y otras tantas anunciadas que no llegan a completarse). El más categórico de los retos: contar con las mejores voces wagnerianas de la actualidad y conformar un elenco de primeras figuras como desde hacía décadas no se reunía en un escenario local. Si se tiene en cuenta que a las excepcionales cualidades vocales que demandan los roles wagnerianos (intensidad dramática, volumen, resistencia), se agrega aquí la exigencia para algunos personajes de cantar a lo largo de dos o tres de las cuatro óperas, el resultado es una verdadera epopeya, tal el caso de Brunilda y Wotan (Linda Watson y Jukka Rasilainen, respectivamente, Leonid Zakhozhaev como Sigfrido y otros solistas que asumen más de un rol).

Dos contribuciones fueron decisivas para dar el impulso final: la dirección de escena de la argentina Valentina Carrasco, que aceptó el reto de sumarse a un proyecto en marcha, llegando con un profundo conocimiento de la obra (desde el Anillo de Zubin Mehta con La Fura del Baus) y un concepto personal en la interpretación de la misma.

El segundo aporte: la dirección del maestro austríaco Roberto Paternostro (especialista en Wagner), quien con admirable entrega, expertise y carisma, supo generar el mejor ámbito de trabajo y mantener una asombrosa cohesión en el ensamble, obteniendo altos resultados artísticos, con la eficiente colaboración de Hartmut Keil (director de estudios de Bayreuth). Mientras la orquesta hará un recambio completo, Paternostro será el único que deberá soportar la carga de atravesar la función de principio a fin en un tour de force impactante.

Tras dos años de preparativos y a horas de cumplir la hazaña del Anillo en una sola jornada, este proyecto "indestructible" -como lo calificó Pedro Pablo García Caffi- ha puesto de manifiesto no sólo la capacidad del Teatro Colón sino también su vocación de cara al mundo.

El desafío se traslada ahora al reconocido público porteño, al melómano y amante de la cultura frente a una de las más monumentales obras de arte de la humanidad..

TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba