Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Rebelión

Los superpoderes de Morsi desatan un levantamiento judicial en Egipto

El Mundo

Con una huelga indefinida, los magistrados se unieron a las protestas contra el decreto que impide que las decisiones del presidente sean revisadas; habrá nuevas marchas

EL CAIRO.- La decisión del presidente egipcio, Mohammed Morsi, de asignarse superpoderes, que generó violentas protestas en los últimos días, disparó ayer una rebelión de los jueces del país, que llamaron a una huelga indefinida, al afirmar que el decreto que refuerza las atribuciones del Ejecutivo representa "un ataque sin precedentes" a la Justicia.

Luego de una reunión de emergencia, el Consejo Supremo Judicial, el más alto tribunal de Egipto, exhortó al mandatario a "apartarse con su declaración constitucional de todo lo que perjudique al Poder Judicial y sus prerrogativas".

Además, los jueces de Alejandría, la segunda ciudad del país, resolvieron iniciar una huelga por tiempo indefinido, hasta que el polémico decreto sea revocado.

De acuerdo con lo firmado por Morsi el jueves pasado, sus decisiones no podrán ser revocadas ni por el Parlamento ni por el Poder Judicial, arrogándose fueros absolutos que muchos comparan con los de Hosni Mubarak, derrocado por una rebelión popular en 2011.

La indignación que despertó la medida -que según Morsi es temporaria- llevó a que jóvenes egipcios se enfrentaran ayer por segundo día consecutivo con la policía en la plaza Tahrir, en El Cairo, el centro de la revuelta que acabó con el gobierno de Mubarak.

Los choques de ayer fueron la continuación de un viernes de violencia, en el que más de 300 personas resultaron heridas en distintas ciudades de Egipto. La situación ha profundizado una crisis que desnudó las divisiones del país.

Los partidos liberales y socialistas llamaron a una gran protesta para pasado mañana para forzar a Morsi a dejar sin efecto el decreto que, dicen, expuso sus impulsos autocráticos. En una señal de polarización del país, los Hermanos Musulmanes convocaron a una manifestación ese mismo día para expresar su apoyo a la medida del presidente.

"Estamos aquí enfrentando un momento histórico en el que completamos nuestra revolución o la abandonamos para convertirnos en presa de un grupo que puso sus pequeños intereses partidarios por encima del interés nacional", dijo el partido liberal Dustour.

Constitución

Morsi justificó el decreto como una medida provisional para proteger la redacción y entrada en vigencia de una nueva Constitución, y a la espera de las elecciones de un nuevo Parlamento el año próximo.

Al anunciar que reducía las facultades del Poder Judicial, el mandatario también despidió al fiscal general, Abdel Maguid Mahmoud, un funcionario de la era de Mubarak.

El fiscal fue recibido como un héroe por miles de magistrados que asistieron ayer al Club de Jueces de Egipto, en El Cairo, donde llamaron a "la caída del régimen".

Morsi asumió la presidencia en junio pasado y es miembro desde 1985 de los Hermanos Musulmanes, la histórica fuerza que llegó al poder este año luego de mucho tiempo de destierro. En los últimos días, la mirada de la comunidad internacional se posó en el grupo, que medió en el conflicto entre Israel y Hamas.

El crédito ganado por la tregua que logró negociar se esfumó, sin embargo, en tres días: la Unión Europea llamó a Morsi a respetar el proceso democrático, mientras que la ONU expresó sus temores por los derechos humanos.

Agencias Reuters, EFE y DPA .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYActividad económicaDólar hoyEl tiempoConflicto en Medio OrienteTorneo Primera División