Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Revés para el desafío independentista del gobierno catalán

El Mundo

Pese al descenso del partido gobernante, el nuevo Parlamento catalán tendrá una mayoría independentista gracias a la subida de los independentistas y de otras formaciones secesionistas

BARCELONA.- El proyecto independentista del presidente del gobierno de Cataluña , Artur Mas, sufrió hoy un revés las elecciones al Parlamento de esa región del noreste de España.

Su partido, Convergéncia i Unió (CiU), ganó las elecciones pero no solo no consiguió la "mayoría excepcional" que Mas había pedido a los catalanes para impulsar un referéndum de autodeterminación tras estos comicios, sino que perdió un número importante de escaños.

CiU obtiene 50 escaños frente a los 62 que tenía y frente a los 68 en los que se sitúa la mayoría absoluta en una cámara regional con 135 representantes.

Los secesionistas de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) suben hasta 21 diputados frente a los 10 que tenían y se convierten en la segunda fuerza en la región.

Los socialistas (PSC), que ocupaban hasta ahora ese puesto, caen a 20 escaños (frente a los 28 que tenían), seguidos por el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, con 19 (frente a 18), que se mantiene como cuarta fuerza.

Pese al descenso de CiU, el nuevo Parlamento catalán tendrá una mayoría independentista gracias a la subida de ERC y de otras formaciones secesionistas.

promesa de celebrar un referéndum sobre la independencia

El presidente catalán, Artur Mas, de CiU, había hecho campaña con la promesa de celebrar un referéndum sobre la independencia de la región en respuesta a un resurgimiento del movimiento separatista entre los catalanes, que se sienten frustrados por la profunda crisis económica que afecta a España.

Las encuestas de opinión habían pronosticado que CiU mantendría al menos sus 62 escaños en el Parlamento local y que los cuatro partidos separatistas obtendrían más de dos tercios de los escaños. Ninguna de esas proyecciones se habría cumplido.

Sin el apoyo psicológico de una mayoría de dos tercios, según analistas, podría ser difícil para Mas desafiar la Constitución y al gobierno central en Madrid, y tratar de celebrar un referéndum.

La participación fue muy alta en las elecciones, de un 68 por ciento, 10 puntos porcentuales más que en la votación anterior celebrada hace dos años.

Con más gente que Dinamarca, una economía casi tan grande como Portugal y una lengua propia, los catalanes se ven a sí mismos como algo distinto del resto de España.

El creciente independentismo catalán es un gran desafío para el primer ministro Mariano Rajoy, quien está tratando de reducir los costos de deuda y persuadir a los inversionistas de la estabilidad fiscal y política de España.

Muchos catalanes creen que los impuestos que pagan son injustos, y que eso está impidiendo más gasto local en infraestructuras y la creación de empleo. Se estima que 16.000 millones de euros que Cataluña paga en impuestos, alrededor del ocho por ciento de su producción económica, no se devuelve a la región.

Cataluña es sede de fábricas de automóviles y bancos que generan una quinta parte de la riqueza de España y también de uno de los clubes de fútbol con más éxito del mundo, el FC Barcelona.

Agencias Reuters, EFE y DPA .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina en defaultLey de abastecimientoActividad económicaConflicto en Medio Oriente