Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Punto de vista

Sin diferenciarse, juega el "otro Palermo"

Deportiva

Hace dos meses, cuando comenzó el certamen clasificatorio para Hurlingham y el Argentino, vista la variedad y calidad de participantes, más de uno tuvo la tentación de decir que era como "un Palermo más". Quizás algo exagerado, pero vale interpretarlo, más que nada como un elogio, como un aliciente para aquellos conjuntos que pugnaban por entrar en el selecto Grupo de los Ocho. Hablaríamos entonces, figurativamente, de "2 Palermos". Bueno, hoy, sin menospreciar a nadie, y siempre dentro de los parámetros de lo imaginario, podemos referirnos tranquilamente, a "3 Palermos". Le sumamos, claro, el torneo que está jugando La Dolfina, diferente al que disputa el resto.

Ayer se hizo hincapié en lo que es La Dolfina: su condición de favorito, los cracks que tiene y la manera como hace sentir en la cancha su superioridad. Apartado por momentos del polo terrenal, que es el que despliegan los demás. Una nómina de la que no escapa siquiera su máximo contrincante: Ellerstina. Que a estas alturas del año debería estar mucho más fino y enfocado en el duelo por la gloria y, sin embargo, suma preocupaciones.

Si uno mira y piensa en un Ellerstina hacia el futuro, después del partido de ayer contra La Natividad, visualiza una sonrisa: si a alguien le quedaban dudas de que Polito Pieres puede ser el cuarto elemento dentro de dos o tres temporadas para unirse a sus primos, la soberbia actuación del N° 1 y su tremenda actitud despejaron cualquier interrogante. Si uno mira para atrás, el Ellerstina que pasó, reparará en que la elección 2011 de Nachi Heguy no fue errada, en virtud del polo que sigue teniendo en las venas el ex campeón de Chapa II; probablemente lo errado fue la función para la que se lo convocó.

Pero no es el Ellerstina que vendrá ni el que fue la cuestión esencial de la historia, sino el Ellerstina de hoy. Que gana, sí. Que llegará a la definición de zona habiendo experimentado ya situaciones de presión, también. Ahora, ¿eso es positivo para su confianza? Creemos que no. La Natividad lo metió en su terreno, le jugó mano a mano en demasiados pasajes del partido, con enorme mérito por cierto. Y no supo cómo salir, cómo hacer prevalecer la diferencia de montados que puede ejercer, simplemente haciendo circular la bocha. Pocas veces Ellerstina pudo poner en carrera a Gonzalito Pieres, el hombre que, con sus caballos, si se lo explota con inteligencia, puede romper cualquier defensa. Sí, cualquiera.

Ubicado en un peligroso punto intermedio, del cual puede salir disparado para arriba o no, Ellerstina no logró diferenciarse hasta aquí en una zona mucho más compacta, competitiva, cerrada y estratégica, en la que ganar o perder por poco ha sido la resultante, e indirectamente, hasta una buena ecuación para todos. Sí, claro: ganar o perder no es lo mismo. Pero hay formas y formas. Seguramente, Ellerstina desearía una manera más convincente para sí y no estar aún dentro del lote que juega "el otro Palermo"..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYConflicto en Medio OrienteLa pelea con los holdoutsEl derribo del avión de Malaysia Airlines