Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Elecciones en Cataluña / Golpe para el oficialismo

Fuerte revés electoral para el plan separatista del gobierno catalán

El Mundo

El presidente Mas se quedó lejos de la mayoría absoluta que buscaba; pese a ello, insistió en que seguirá adelante con la consulta popular sobre la independencia

Por   | Para LA NACION

BARCELONA.- Las urnas le dieron ayer la espalda al liderazgo de Artur Mas, el presidente catalán que había llamado a elecciones anticipadas con el propósito de liderar el movimiento hacia la independencia de una de las regiones más ricas de una España en crisis.

Sin embargo, un 58% de los votantes apoyó a partidos que proponen la convocatoria a un referéndum sobre la separación definitiva de Cataluña. Pero son partidos con posturas económicas y sociales muy distintas, por lo que parece difícil que puede haber grandes acuerdos.

Si bien Mas se aseguró ayer su reelección en el cargo, al obtener el 30% del total de los votos, su rendimiento electoral lo dejó muy lejos de alcanzar la mayoría absoluta. El candidato de Convergència i Unió (CiU) se había fijado esa meta, ya que necesitaba alcanzarla para poder llamar, sin asistencia de otras fuerzas políticas, a un plebiscito para decidir si la región se convertirá, o no, en un "Estado propio".

En unos comicios que marcaron el mayor porcentaje de votantes en los últimos 25 años, Mas obtuvo un total de 50 diputados, 12 menos que en las elecciones que lo consagraron presidente en 2010 y 18 menos de los que necesitaba para conseguir la mayoría absoluta. "Nos hemos situado muy lejos de la mayoría excepcional que pretendíamos", reconoció anoche, con un dejo de pesadumbre, el presidente catalán.

 
La contracara y, posiblemente, también el destinatario principal de esa fuga de votos y escaños fue la coalición encabezada por el partido independentista Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que obtuvo un sorpresivo e histórico segundo lugar, al conseguir 21 escaños, con el 13,60% de los sufragios.

La fuerza conducida por Oriol Junqueras fue el partido más beneficiado por el brote independentista que, hasta ayer, había encontrado su mayor expresión en la manifestación del pasado 11 de septiembre, que desbordó las calles de esta ciudad y de distintas ciudades y pueblos de la región. En una jornada excepcional y soñada para los seguidores de esta fuerza, que condujo los destinos de Cataluña hace 80 años, en la era de la Segunda República Española, ERC duplicó sus escaños -había obtenido 10 dos años atrás- y desplazó al Partido Socialista Catalán (PSC) como escolta del oficialista CiU.

En tanto, el socialismo confirmó ayer que el declive iniciado tras la debacle electoral sufrida a nivel nacional en su histórica derrota ante el Partido Popular (PP) aún no encuentra su piso. Ayer, el PSC, con Pere Navarro como principal candidato, cosechó sólo 20 bancas, es decir, 8 menos que en 2010.

En tanto, el PP, que ayer fue el más enfervorizado defensor de la continuidad de Cataluña en España, obtuvo 19 diputados, por lo que vio su representación parlamentaria incrementada en un escaño en relación con las elecciones anteriores.

No obstante, el partido del presidente Mariano Rajoy, que fue encabezado por la candidatura de Alicia Sánchez-Camacho, no logró su objetivo de obtener más votos que el socialismo ni, menos aún, de convertirse en la segunda fuerza regional, como anhelaban en la Moncloa.

 
Más allá de que anoche predominó la confusión en la interpretación de un resultado final contradictorio y complejo, el máximo representante de CiU no pudo ocultar su desazón por la pérdida de apoyo. "La situación no queda fácil", admitió Mas, que, sin embargo, ratificó la vigencia de su propuesta. "Seguiremos adelante con la consulta [popular], aunque no podamos hacerla en solitario", afirmó.

En la sede del PP, Sánchez-Camacho señaló que Mas "fue el gran perdedor" de la jornada electoral. "Él buscaba mayorías excepcionales que no existen. Sin dudas, ha fracasado", remarcó, y se unió así a las voces que aseguraban que Mas se equivocó en su jugada de acortar su gestión y sacrificar dos años de mandato, tras poner en juego en forma anticipada su reelección.

En ese sentido, también la "número dos" del PP y una de las figuras más influyentes en el entorno de Rajoy, María Dolores de Cospedal, fue especialmente dura. "Mas convocaba estas elecciones con el objetivo de solicitar un apoyo mayoritario que le permitiese aplicar un programa separatista y no se ha cumplido. Hizo de estas elecciones una suerte de plebiscito y perdió", dijo.

Anoche, tras una tarde de domingo de cielo limpio y calles más vacías de lo habitual, los barceloneses prefirieron agolparse en la intimidad de sus casas para seguir un escrutinio que fue lento y sin un ganador claro. Los únicos que, por pasadas las 22, se atrevieron a ensayar algunos bocinazos en el Passeig De Gracia y en la Avenida Diagonal eran los simpatizantes de ERC, que desde ayer pasó a ser la segunda fuerza en el Parlament.

"Esto es histórico y único. Solo la Esquerra busca la independencia de verdad, por eso ya quedamos mucho más cerca de ganar. Artur Mas solo usó la causa para ser reelecto, pero le salió el tiro por la culata", gritaba Jordi, un estudiante de 23 años que hacía gestos desafiantes a los simpatizantes del presidente catalán, que permanecían inmóviles, y con las banderas partidarias plegadas frente al hotel Majestic, donde Mas acababa de anunciar su tibio triunfo..

Del editor: qué significa.
Al agitar la bandera nacionalista, el presidente catalán no hizo más que servirles la mesa a los que históricamente reivindicaron ese reclamo.

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalEl brote de ébolaEstado Islámico