Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Sospechas

Denuncian que la comisaría 38a. liberó zonas para el robo de autos

Seguridad

Los fiscales Cuñarro y Campagnoli investigan eventuales conexiones entre los policías de la seccional con jurisdicción en el bajo Flores y la sustracción de vehículos

Por   | LA NACION

En los últimos años, la comisaría 38ª quedó bajo sospecha de proteger a los narcotraficantes de la villa 1-11-14, enclavada dentro de su amplia jurisdicción, que hizo que se ganara el apodo de "la estancia". La desconfianza llevó a varios jueces y fiscales a acudir a la Gendarmería, en lugar de a la Policía Federal, para realizar operativos en la zona. El tiempo pasó, pero la mala imagen de la seccional del bajo Flores no cambió: integra una lista de varias dependencias de la fuerza denunciadas por liberar zonas para que delincuentes roben vehículos.

Así lo informaron fuentes judiciales a LA NACION. Esta denuncia se suma a la del robo de armas que estaban en guarda en la comisaría y a las sospechas de cobro de coimas a infractores de la ley y encubrimiento de una red de trata de personas, casos que reveló LA NACION en su edición del jueves pasado.

El ex jefe de la seccional, el comisario Carlos Grandal, será indagado la primera semana de diciembre en la causa por el robo de 29 revólveres y pistolas que estaban en custodia en el depósito de armas de la dependencia y eran elementos de prueba en procesos judiciales.

Además de Grandal están acusados el agente Marcelo Lozano, que según la imputación fue quien habría robado las armas, y el sargento José Lada, armero de la seccional. En el Ministerio de Seguridad de la Nación dijeron que no van a mantener en la fuerza ningún uniformado que sea procesado por la Justicia.

Ahora, la nueva denuncia por la presunta "liberación de zonas" fue presentada por la fiscal Mónica Cuñarro, con la colaboración de su colega José María Campagnoli, a cargo de la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos con Autor Desconocido.

Consta en la denuncia, que pudo ser consultada por LA NACION: "En lo que va del corriente año, más de 157 personas han sido víctimas de sustracciones de automóviles (para la obtención de autopartes) o de pertenencias del interior de los vehículos, de lo que se colige que, prácticamente, estas zonas pueden describirse como un territorio con ausencia deliberada de prevención y atención". En la investigación no sólo se nombra a la seccional 38ª, sino también a las comisarías 12ª, 40ª, 48ª, 13ª, 29ª, 41ª, 43ª y 50ª.

Según la investigación del Ministerio Público Fiscal, existen fundamentos para suponer "la existencia de diversas bandas que en determinadas circunscripciones cometen hechos criminales libremente, a sabiendas de la omisión y negligencia de las fuerzas de seguridad de la ciudad y de los encargados de la fuerza federal, lo que ha desatado una cantidad de delitos que, analizados en forma conjunta, demuestra que no puede descartarse una actuación en connivencia con talleres o desarmaderos dentro de la ciudad o en la provincia de Buenos Aires".

La causa del robo de armas, una situación inédita en la historia de la Policía Federal, también estuvo a cargo de la fiscal Cuñarro. En ese caso, la magistrada sostuvo que el comisario Grandal "permitió el ocultamiento de la cadena de responsabilidades en la línea de custodia de las armas y posibilitó su apoderamiento ilegítimo reiterado en el tiempo".

Para la fiscal, Lozano fue quien sustrajo las armas. Según surge del dictamen en el que pidió las indagatorias de los policías, en una escucha telefónica se escuchó a la esposa de Lozano comentar con otra mujer que la situación "se puso heavy [sic]" y que le habían allanado la casa, aunque aclaraba que no habían encontrado nada porque las "cosas" nunca habían estado en su hogar. "Lo que da por cierto que las armas estuvieron en poder de Lozano", sostuvo al respecto Cuñarro, en su requerimiento.

Las escuchas telefónicas en la investigación del robo de armas hicieron que la comisaría 38» quedara en la mira por otros posibles delitos.

Según confiaron fuentes judiciales, en una conversación entre el número de línea de la casa de un agente y uno de los números telefónicos de la comisaría se escucha una charla entre una mujer y un hombre. Consta en la transcripción de la escucha que la mujer, que sería esposa de un agente, le pregunta a su marido: "Che, ¿cuánto levantaron hoy?".

La voz de hombre le contestó: "Hoy, poco, levantamos 150 mangos". La mujer, "desilusionada", y le preguntó: "¿Tan poco?". Él le respondió con una excusa "climática": "Mirá, hoy ya no salimos porque llueve, viste, pero mañana vamos a cobrarles a las mecheras; tenemos que cobrar coimas por contravenciones a los 38 puesteros de la zona y salimos a laburar".

En otra conversación, una joven llamó a la comisaría para avisar que debía sacar de su taller mecánico todos los "fierros" porque, en unos locales vecinos, la Gendarmería había hecho allanamientos. Los investigadores sospechan que era una persona que tenía autopartes robadas y que mantenía contactos con la seccional.

Seccional con antecedentes

    La dependencia acumula varias acusaciones
  • Robo de vehículos
    Los fiscales José María Campagnoli y Mónica Cuñarro denunciaron la existencia de "zonas liberadas" por la policía para facilitar la sustracción de autos. Además de la comisaría 38ª, están bajo sospecha las seccionales 12ª, 13ª, 29ª, 40ª, 41ª, 43ª, 48ª, y 50ª
  • Desaparición de armas
    La comisaría 38ª fue investigada este año por robo de armas que el Poder Judicial había dejado en custodia en esa dependencia. El ex jefe de esa comisaría Carlos Grandal es uno de los acusados por el hurto de 29 revólveres y pistolas
  • Cobro por protección
    En otra investigación judicial se determinó, en los últimos días, que en la comisaría 38ª existiría un circuito de cobro de coimas a delincuentes y de eventual protección a la trata de personas
TEMAS DE HOYAumento de la naftaDeclaraciones juradasCristina KirchnerPartido por la pazElecciones 2015