Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Relevamiento judicial

Los hechos cotidianos que alarman a los porteños, comuna por comuna

Buenos Aires

Aquello que preocupa a los vecinos de Villa Luro puede no intranquilizar a los de Recoleta. Y los motivos de alarma de los habitantes de Villa Lugano no coinciden siempre con los de quienes residen en Caballito o en Núñez. Si bien la inseguridad y la escasa presencia policial inquietan a todos, otros tipos de conflictos cobran más fuerza de acuerdo con las problemáticas específicas de cada barrio: desde la venta de estupefacientes, pasando por los boliches sin habilitación, hasta la construcción irregular y los daños a bienes públicos.

Así surge de los resultados de una ronda de 25 reuniones organizadas por el Ministerio Público Fiscal porteño, en el programa denominado La Fiscalía y los Vecinos, desarrollado para que los habitantes de los distintos barrios expongan a qué contravenciones, delitos, problemas de convivencia o trastornos en la vía pública suelen estar expuestos, comuna por comuna. El objetivo: delinear políticas judiciales adecuadas a las necesidades de la gente y acercar la Justicia a los ciudadanos.

Según los datos recopilados durante 2011, que se conocen ahora, en la comuna 1, que abarca la zona céntrica (Retiro, Puerto Madero, San Telmo, Constitución, Monserrat y San Nicolás), la irregularidad más mencionada fue la venta de estupefacientes (67% de los casos), seguida de la oferta y la demanda de sexo callejeras (50%).

En cambio, los vecinos de Recoleta (comuna 2) coincidieron unánimemente (100%) en que les preocupan las personas en situación de calle y, en segundo lugar, la falta de presencia policial y de intervención en delitos (50%), en igual nivel que la inseguridad general en el barrio.

Datos que contrastan

La inseguridad también es la principal inquietud de los residentes en Balvanera y San Cristóbal (comuna 3); fue señalada por el 67% de los entrevistados. Allí, a diferencia de todas las otras comunas, se mencionó el estacionamiento de ómnibus de larga distancia (20%) como un problema.

Los habitantes de la comuna 4 (La Boca, Barracas, Pompeya y Parque Patricios), una de las más empobrecidas de la Capital, fueron contundentes respecto de tres problemáticas que los aquejan: la falta de presencia policial y de intervención ante la comisión de delitos, los robos y los hurtos registrados y las usurpaciones (100% de las opiniones). En el territorio de esta comuna hay un doble despliegue de fuerzas de seguridad, federales y locales.

En la comuna 5 (Almagro y Boedo) comparten el podio de las situaciones más alarmantes sufridas por los vecinos cuatro rubros, cada uno con un 50% de menciones: robos y hurtos, venta de estupefacientes, personas en situación de calle y la escasez de cámaras de seguridad, una categoría que surge en estos barrios y no en los anteriores.

También en Caballito (comuna 6) aparece una inquietud diferente y bien relacionada con la vida cotidiana en sus calles: la construcción en infracción está en el tope de las preocupaciones vecinales (100%), en un barrio que fue castigado por la aparición de grandes torres, en desmedro de las viviendas particulares, en las que, incluso, los trabajos provocaron daños materiales.

Muy, muy lejos, aparecen otras contravenciones. Por ejemplo, ruidos molestos, procedentes del parque Centenario, donde los fines de semana hay decenas de recitales de música informales.

 
 

Los robos y los hurtos (50%), así como la falta de presencia policial (40%) aparecen como alarmas prioritarias en la comuna 7 (Flores y Parque Chacabuco). Y un 20% de los vecinos mostraron su preocupación por la eventual instalación de la cancha de San Lorenzo en el predio del Viejo Gasómetro, en avenida La Plata entre Inclán y Las Casas.

En otra de las comunas más pobres, la 8 (Villa Lugano, Villa Soldati y Villa Riachuelo), la falta de presencia policial también se llevó el ciento por ciento de las menciones. La subsistencia, pese a la prohibición vigente por ley, de vehículos de tracción a sangre fue otro ítem que generó reclamos (20%).

Sus vecinos de Parque Avellaneda, Mataderos y Liniers (comuna 9) coincidieron en que la inseguridad general resulta uno de los problemas de atención prioritaria. Curiosamente, el otro tema del que hablaron todos los participantes en las reuniones organizadas por los fiscales porteños fue el de las amenazas, una conducta personal que los afecta en ese rincón porteño.

Hacia el oeste de la Capital, en los barrios de Villa Real, Versailles, Monte Castro, Villa Luro, Vélez Sarsfield y Floresta (comuna 10), se repite el reclamo por la escasa presencia policial (100%) y le siguen, con el 50%: el funcionamiento de prostíbulos, la venta de estupefacientes, las usurpaciones, la oferta y demanda de sexo en la vía pública, la existencia de depósitos y talleres clandestinos y las personas en situación de calle.

En la comuna 11 (Villa Devoto, Villa del Parque, Villa Santa Rita y Villa Mitre) cobran relevancia las inquietudes relacionadas con el delito: la falta de policías y de cámaras de seguridad, los robos y los hurtos, y las usurpaciones.

Daños y abusos

Los vecinos de Villa Urquiza, Villa Pueyrredón, Saavedra y Coghlan (comuna 12) también mostraron alarma por la inseguridad general. Pero señalaron dos inquietudes propias de esos barrios: los daños ocasionados en bienes y los abusos sexuales en la vía pública. Como se recordará, en 2011 actuó un violador en terrenos del ferrocarril Mitre en Villa Pueyrredón; en las últimas semanas se denunció en Villa Urquiza la supuesta existencia de una camioneta blanca que estacionaba junto a las vías para atrapar a chicas y abusar de ellas; LA NACION dio cuenta de esta problemática en septiembre.

En las comunas 13 (Núñez, Belgrano y Colegiales) y 15 (Villa Ortúzar, Chacarita, Agronomía, Paternal y Villa Crespo), todos los consultados apuntaron a los robos y los hurtos como el principal conflicto. Con un 25% de menciones figura la problemática del estadio de River. También quedó asentada la alarma vecinal por el maltrato animal, que no aparece en otros barrios.

Finalmente, a los residentes de Palermo (comuna 14) -barrio que cobija los polos gastronómicos y recreativos de Las Cañitas, Palermo Hollywood y Palermo Soho- les preocupa más que cualquier otra contravención la existencia de locales bailables sin habilitación por parte del gobierno porteño..

TEMAS DE HOYProtesta policialCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresElecciones 2015Copa Sudamericana