Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La odisea vivida por los pescadores resctados en Pinamar

Sociedad

Gabriel Macor, uno de los navegantes, explicó lo sentido tras ver al helicóptero de rescate: "ese ruido fue el más alegre que escuché en mi vida"

 
 

Hacía tiempo que Gabriel Macor, comerciante, de 46, de Ramos Mejía, no salía a pescar, algo que afirmó le gusta mucho. Junto con dos amigos, se subieron a una embarcación, a una moto de agua, en Pinamar para disfrutar de un día de descanso en el mar. El fin de semana largo era una buena oportunidad para tirar el anzuelo y llevarse a casa algún que otro pescado para la cena. Pero todo se complicó. Habían detenido el motor para pescar y cuando lo arrancaron de nuevo, un cabo de arrastre bloqueó la turbina. No tenían agua, celulares ni mínimos elementos de seguridad náutica.

En la oscuridad afrontaron un aguacero, y con una pieza de carrocería de la moto de agua intentaron improvisar un remo. "El problema era el viento, que soplaba muy fuerte y variaba bastante", contaron.

Casi 20 horas después de haber salido de La Frontera , el último de los paradores de Pinamar, y tras un operativo por tierra y mar que abarcó 1400 kilómetros cuadrados, los tres pescadores fueron rescatados 20 millas al sudeste del punto de partida, a la altura de Cariló.



Ver mapa más grande

Recuperado del susto, Gabriel Macor, explicó en declaraciones a Radio Mitre que pasaron toda la noche sin dormir "para no caernos de la moto" y que "las olas eran de 5 metros de altura pero, por suerte, sin cresta". Eso fue lo que ayudó a que pudieran mantenerse a bordo de la moto, detalló este comerciante. "En esos momentos uno piensa muchas cosas", confesó. "Había momentos en los que se veía bien el cielo. Y ahí fue cuando vimos por primera vez al helicóptero de rescate", detalló Macor. "Le hicimos señas pero volaba a unos dos mil metros de altitud y no nos vio. Luego voló más bajo y después de hacerle señas y viró donde estábamos mostros" explicó para luego narrar que "ese ruido fue el más alegre que escuché en mi vida".

Los tres pescadores fueron rescatados por efectivos de la Prefectura Naval Argentina. "En el guardacostas me puse a llorar como un loco", explicó este comerciante de Ramos Mejía. "Mi mujer estaba en el helicóptero junto con los rescatistas. Insistió tanto que la dejaron subir" explicó para dejar claro que "por un tiempo, no voy a salir a pescar"..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsLa muerte de García MárquezElecciones 2015Semana Santa