Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Rusia

Con el aval del Kremlin, los cosacos vuelven a Moscú

El Mundo

Los antiguos soldados echaron a mendigos y a comerciantes ilegales; buscan promover el nacionalismo y los valores tradicionales

MOSCÚ.- Varios grupos de cosacos, un pueblo famoso por su destreza ecuestre y lealtad al gobierno, organizaron ayer patrullas populares en Moscú para perseguir a sus nuevos enemigos: mendigos, borrachos y vehículos mal estacionados.

El gobierno de Vladimir Putin busca aprovechar la imagen popular de estas patrullas inclaudicables, históricamente muy temidas, para promover los valores conservadores y el nacionalismo en el combate de las actividades ilegales.

Con el visto bueno del Kremlin, ocho cosacos ataviados con su tradicional vestimenta y gorros de piel recorrieron la estación de tren de Belaruskaya, en el centro de la capital rusa, de donde expulsaron a varios mendigos y a vendedores callejeros.

Algunos representantes de la comunidad cosaca local explicaron que se trató sólo de un ejercicio de prueba. "Impedimos el comercio ilegal de un par de lugares y en otro detuvimos a dos comerciantes ilegales. Mañana ya no volveremos", dijo Igor Gulichev, el ataman (jefe) de la patrulla cosaca.

En la provincia sureña de Krasnodar -donde se encuentra Sochi, la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014- ya apelaron a las patrullas de cosacos para detener a inmigrantes islámicos indocumentados del Cáucaso. La decisión del gobernador de Krasnodar, Alexander Tkachov, fue muy criticada por los activistas de derechos humanos. Estos denunciaron que la actividad de los cosacos estaba destinada a "rusificar" las regiones meridionales y por eso presionaban y asaltaban a las minorías étnicas.

El patrullaje de ayer en Moscú fue una prueba para calibrar si el grupo podría convertirse en una policía auxiliar armada y asalariada, con poder de practicar detenciones, dijo Gulichev, que comparó a los cosacos con los rangers de Texas, un organismo policial de gran fama en Estados Unidos.

"Los rangers son como los cosacos y trabajan para el gobierno, pero son recibidos con brazos abiertos. ¿Por qué deberían estar permitidos en Estados Unidos y no en Rusia, con nuestra rica tradición cosaca? ¡Nos encanta Chuck Norris!", agregó Gulichev, en referencia al actor de la serie Walker Texas Ranger .

Gulichev dijo que su grupo está formado por unos 85 miembros y que en el último año ya realizó controles en el sudoeste de Moscú y produjo 35 arrestos. Aunque realizan su actividad en forma gratuita, estas patrullas visten uniforme y cuentan con pases para el transporte público.

Las autoridades afirman que estas patrullas están aún en proceso de formación y no entrarán en servicio hasta el próximo año, a razón de 50 cosacos por cada uno de los distritos moscovitas.

Los cosacos son un pueblo nómada, guerrero por excelencia, cuyos orígenes se remontan al siglo XIV. Al servicio de la caballería del zar colaboraron en la expansión del imperio ruso y jugaron un rol clave en repeler la invasión napoleónica en 1812. A cambio recibieron privilegios especiales, como la autonomía de sus comunidades.

Pero, siempre asociados con la defensa del zarismo, los cosacos fueron luego purgados tras la revolución bolchevique, que condenó a muchos de ellos a los gulag o al exilio.

El presidente Vladimir Putin se ocupó, en cambio, de revalorizar a este pueblo y en 2005 recibió el nombramiento de "coronel cosaco", un privilegio antes reservado para el zar. Según el censo de 2010, unos 650.000 rusos declaran hoy pertenecer a esta comunidad.

El jefe del Consejo de los cosacos rusos, Alexander Beglov, anunció también recientemente su intención de formar un partido político que se convierta en "un pilar de la línea política de Vladimir Putin"..

Agencias AP y EFE
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina en defaultNarcotráficoElecciones 2015Mundial de BásquetUS Open