Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Comenzó el tercer juicio por los crímenes en la ESMA

Política

Hay 67 marinos y civiles acusados en el banquillo, varios de ellos supuestos pilotos de los vuelos de la muerte

 
 

Desde esta mañana son juzgados 68 acusados de haber cometido 798 secuestros, torturas y homicidios. Es el tercer juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada, el mayor de todos los realizados hasta ahora.

Entre los imputados, llegan por primera vez a juicio ocho aviadores navales y de la Prefectura acusados por los ôvuelos de la muerte" en los que se arrojaba prisioneros vivos al mar o al Rio de la Plata para convertirlos en desaparecidos.

Ellos son: Julio Poch, Emir Sisul Hess, Enrique de Saint George, Miguel García Velazco, Domingo DÆAgostino, Ricardo Ormello, Miguel Clement y Mario Arrú.

Vuelos de la muerte

Además de ser el mayor juicio por los crímenes de la dictadura, este proceso se caracteriza por sentar en el banquillo por primera vez a supuestos pilotos de "vuelos de la muerte", desde los que arrojaban vivos al mar a los prisioneros, desnudos atados, encapuchados y dopados.

En ese grupo, además de Poch, figuran los prefectos retirados Enrique José De Saint y Georges Mario Daniel Arru- ambos ex pilotos de Aerolíneas Argentinas-, y Emir Sisul Hess, quien según contó un ex empleado suyo se jactaba de que las víctimas lanzadas al vacío "caían como hormiguitas".

Los civiles enjuiciados en este proceso, denominado ESMA III, son el ex secretario de Hacienda de la dictadura Juan Alemann y el abogado Gonzalo Torres de Tolosa, que supuestamente se hacía llamar "teniente Vaca" y habría participado como voluntario en los "vuelos de la muerte".

Los "vuelos de la muerte" fueron revelados por sobrevivientes del centro clandestino de detención de la ESMA y en 1995 el represor y capitán de corbeta Adolfo Scilingo los confirmó al confesar que tiró al mar a 30 secuestrados, en dos vuelos. Luego viajó a España y allí fue condenado a 1.084 años de cárcel por el Tribunal Supremo.

Algunos de los ex marinos ya recibieron condenas a perpetua en el juicio ESMA II, en el cual uno de los casos ventilados fue el secuestro y desaparición del militante montonero y escritor Rodolfo Walsh. El juicio ESMA I tuvo un solo acusado, el ex prefecto Héctor Febres, que se suicidó en 2007 ingiriendo cianuro en vísperas del veredicto.

67 imputados

Para que escucharan cada uno de los casos y acusaciones a los que se dedicarán las primeras jornadas del juicio, el Tribunal Oral Federal 3 destinó toda la planta baja del auditorio Amia de los Tribunales Federales de Comodoro Py 2002, a sentar a 67 imputados presentes junto a sus abogados.

Muy cerca el tribunal, se ubicó a un minúsculo grupo de familiares de los represores encabezados por Cecilia Pando, mientras un centenar víctimas y familiares se ubicaron en la bandeja superior y en el salón de usos múltiples del subsuelo.

La ESMA

La ESMA, ubicada en el borde noreste de la Capital Federal y hoy convertida en Espacio para la Memoria, fue el mayor centro de detención clandestina administrado por la marina durante la última dictadura en la que se estima que pasaron unas 5.000 víctimas y nacieron bebés en cautiverio.

El primer juicio de la ESMA, contra el prefecto Héctor Febres, quedó inconcluso por su muerte con cianuro dentro de su celda el 10 de diciembre del 2007 y el segundo, en 2009, por sólo 85 casos, terminó con la primera condena judicial a algunos de los represores.

Para un futuro juicio quedará los denominados delitos económicos de las ESMA, el operativo de despojo de bienes a los prisioneros con casos emblemáticos como el desapoderamiento de tierras en Chacras de Coria a la familia Cerruti.

Se estima que este juicio durará 24 meses, durante los cuales declararán 830 testigos antes los jueces Daniel Obligado, Leopoldo Bruglia y Adriana Palliotti, con la fiscalía de Eduardo Friele.

(Télam) .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYInseguridadLos números del IndecFrente Amplio UNENPapa FranciscoRicardo Bauleo