Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Bazar Inglés Wright cierra con un remate su local de Av. de Mayo

La tradicional casa, fundada en 1879, sólo funcionará en su sucursal de Callao

Jueves 29 de noviembre de 2012
SEGUIR
LA NACION
0

Sí, es verdad que la Avenida de Mayo se pone cada vez más triste y los forajidos ayudan. Como ayudaron cuando tuvo que cerrar el querido restaurante Pedemonte, y su maître, Toledo (dueño también), explicaba que los "clasistas, combativos o D'Elías rompían lo que había al paso". Y así corrió la misma suerte el espléndido Bazar Inglés Wright.

Triste historia la de la avenida de los españoles cuando mañana concluya el remate de una de las casas más finas de Buenos Aires y que llegó a la calle ancha en 1879, de la mano de la familia Wright, cuyos descendientes, William y su mujer, Dafne, la mantuvieron en alto como si se tratara de lo mejor (Maple, Harrods, Gath & Chaves, James Smart y... la memoria no alcanza a tanto).

Era, y hasta hace poco, cuando los casamientos no llevaban una tarjeta de casa de regalos en el sobre y mucho menos lo de una agencia de viajes o una cuenta corriente, el buen gusto que no se perdía con los años, pues siempre algún matrimonio contaba: "Esa bandeja de plata me la regalaron los Carabassa con otras dos más chicas. ¡Eran de Wright!".

Nadie cambiaba los regalos, ni de casamientos, aniversarios y hasta empresariales. Era la Argentina del buen gusto en la que la platería se importaba de Inglaterra de firmas como James Diem and Son y Sheffield. Los cristales y las porcelanas eran de Spode, Royal Worcester y Royal Doulton.

De entre los 2000 lotes que quedan en la Avenida de Mayo existen "incunables": como los juegos de escritorios de Stuart Houghton, en los que se incluyen "kits" de sello de plata y barras de lacre para los sobres: ¡no intenten con la letra M y la W, pues ya no quedan!

Ah..., todavía hay muchas mesas de arrime inglesas Sheraton octogonales e históricas vitrinas de 1910 llenas de cristalería.

Porcelana china, vajillas Willow, sillones y mesas de bridge quedan en esa parte del mobiliario único, como en el Clarck's de Sarmiento, después de ser The Brighton.

Lo bueno, los Wright dejan la casa de Callao y Guido a sus nuevos dueños: una suerte de anticuarios, artesanos y plateros, pero siempre con el asesoramiento de William y Dafne. Es que cuando se quiere el buen gusto jamás se acaba.

¡Qué agradable sigue siendo comer ostras frías en bandeja de plata!

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas