Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Medio Oriente

Los palestinos ganan apoyo en la ONU

El Mundo

Tienen los votos necesarios para convertirse hoy en "Estado observador no miembro" del organismo, un paso histórico, pero aún lejos de sus aspiraciones; Israel y EE.UU., cautelosos

Por   | Para LA NACION

NUEVA YORK.- Parado ante los ojos del mundo, Mahmoud Abbas obtendrá hoy una victoria agridulce en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cuando la Asamblea General del organismo convierta a Palestina en un "Estado observador no miembro", y le brinde, así, un premio consuelo luego de que Estados Unidos bloqueara hace un año el intento de los palestinos de ser reconocidos como "Estado miembro".

Aunque la votación significará un triunfo para Abbas y su cruzada diplomática, no alcanzará para desterrar el estancamiento en el que están envueltos israelíes y palestinos. Más bien, podría llegar a tensar aún más la situación en Medio Oriente.

En medio de una frágil tregua entre Israel y Hamas, la movida de Abbas podría abrir nuevos frentes de batalla, si, tal como muchos vislumbran, los palestinos, recostados en su nuevo estatus en la ONU, se unen a la Corte Internacional de La Haya y demandan a Israel por la ocupación de territorios y crímenes de guerra.

El triunfo le dará un respiro a Abbas, cuyo protagonismo está desdibujado a tal punto que no tuvo un papel significativo en el cese del fuego entre Israel y Hamas, que controla Gaza. De hecho, Estados Unidos y Egipto tuvieron un papel mucho más estelar.

"Hoy, las Naciones Unidas. Luego, la reconciliación, y luego de eso, nuestro propio Estado", dijo Abbas, ante unas mil personas que lo despidieron en Ramallah antes de que viajara a Nueva York.

Luego de incontables gestiones, los palestinos se aseguraron que obtendrán hoy los votos necesarios para mejorar su estatus. Ayer, se preveía que por lo menos 140 países de los 193 que conforman la Asamblea apoyarían la moción.

La Argentina, al igual que la mayoría de los latinoamericanos, apoyará el pedido. Europa votará dividida: Gran Bretaña y Alemania se abstendrán; Austria, Dinamarca, España, Francia, Noruega, Suiza y Turquía votarán a favor. Rusia, otro de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad con poder de veto, votará a favor.

Con todo, el apoyo que recibirán los palestinos será leído como una nueva confirmación de lo que todos ya saben: la gran mayoría de los países del mundo apoyan el derecho de los palestinos a un Estado independiente, y apuestan a la llamada "solución de dos Estados" para ponerle fin al prolongado conflicto entre israelíes y palestinos.

"Nadie debería estar bajo la ilusión de que esta resolución va a producir los resultados que los palestinos dicen buscar, principalmente tener su propio Estado, y vivir en paz con Israel", advirtió la vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland, ayer, al reiterar la postura inquebrantable de Estados Unidos.

Ese rechazo fue el que impidió que prosperara la resolución que Abbas llevó a la Asamblea General de la ONU el año anterior, cuando pidió que reconociera a Palestina como un Estado miembro, con todos los derechos. Para obtener ese reconocimiento, primero hay que obtener el visto bueno del Consejo de Seguridad, donde Estados Unidos goza del poder de veto.

Consciente de la derrota que sufrirá en la ONU, Israel ha intentado quitarle importancia al logro del gobierno de Abbas, mientras aguarda expectante los próximos pasos que seguirán los palestinos.

"En última instancia, lo que veremos en las Naciones Unidas es teatro diplomático", afirmó un vocero del gobierno israelí, Mark Regev. "No afectará las realidades en el terreno", completó.

Más allá de las declaraciones, lo cierto es que Israel intentó por todos los medios posibles impedir que Abbas llegará hasta donde llegará hoy.

Tanto Israel como Estados Unidos han dejado en claro que no van a castigar inmediatamente con sanciones y recortes de fondos al gobierno de Abbas por su terquedad diplomática. Todo dependerá de cómo los palestinos utilicen su nuevo poder: si recurren a la Corte de La Haya, todo indica que habrá sanciones.

Washington y Tel Aviv buscan ahora trazar un delicado equilibrio, ya que una avalancha de sanciones le quitará poder a Abbas, uno de los líderes palestinos más moderados, y le dará más oxígeno al extremismo de Hamas, que reforzó su posición después de la guerra en Gaza.

De hecho, ayer, el ministro de Relaciones Exteriores británico, William Hague, uno de los diplomáticos más involucrados en las infructuosas negociaciones del proceso de paz de Medio Oriente, pidió a Israel a través de un comunicado que reaccione con prudencia y que evite dañar el proceso de paz.

"No vamos a apoyar una reacción fuerte que socave el proceso de paz dejando de lado al presidente Abbas o arriesgue el colapso de la Autoridad Palestina", advirtió Hague.

Así, los palestinos obtendrán hoy una victoria diplomática agridulce..

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerInflación y preciosNarcotráfico