Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El escenario

Una feroz puja sindical con aristas políticas

Buenos Aires

Por   | LA NACION

Los paros en los subtes amenazan con ser una insorportable rutina para los porteños. La gestión de Mauricio Macri todavía no tomó el control del servicio y ya sufre una huelga de uno de los dos sectores sindicales que se disputan la representación de los trabajadores de Metrovías. Habrá más. La de ayer y hoy es sólo la primera medida de muchas que se avecinan. Así lo advierten con aire desafiante los metrodelegados, el gremio mayoritario , pero el que no cuenta con la personería gremial, en manos de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

Los metrodelegados surgieron en 2008 y la mayoría de sus adherentes militan en la izquierda. El viraje de su cúpula hacia el kirchnerismo provocó una fractura interna, pero se trata puramente de una estrategia: presionar al macrismo y conseguir la personería gremial. Sin ella, no tienen la legitimidad para sentarse a la mesa para negociar salarios y deberían siempre acatar el acuerdo que firme la UTA, como sucedió ahora.

Néstor Segovia, el número dos de los metrodelegados, congeló su relación con Facundo Moyano como otro gesto a la Casa Rosada. Pero el manifiesto de su fe kirchnerista no le dio aún beneficios ni garantías de nada. La personería jurídica deambuló durante tres años en algún despacho del Ministerio de Trabajo y sólo se les otorgó a comienzos de 2012. Y lograr la personería gremial es por ahora un anhelo poco probable. Por lo pronto, ni siquiera dieron el primer paso: el ministro Carlos Tomada no recibió todavía ningún pedido de los metrodelegados, según informó ayer uno de sus voceros.

Dos modelos sindicales se enfrentan bajo tierra. El ímpetu combativo de las bases sindicales y las organizaciones de antaño, siempre más pragmáticas y verticalistas. Su batalla por el control del subte podría resolverse en las urnas. Así lo advirtió Roberto Fernández, el líder de la UTA, que cree tener la mayoría para minimizar las aspiraciones de sus rivales.

Para Fernández, el conflicto es político. Protestó porque considera que quedó otra vez entrampado en la disputa entre el gobierno nacional y el de la Ciudad. Su receta para resolver el asunto es hacer cumplir la ley. Punto.

"Paran diez días y la empresa igual les paga el sueldo. Tiran la guita porque saben que alguien los banca", se enfureció Fernández, integrante del consejo directivo de la CGT que encabeza Antonio Caló.

Fernández ya activó el diálogo con el macrismo y elogió "la buena voluntad" para resolver el conflicto. Todo lo contrario sucede en la vereda de enfrente: no se imaginan una negociación con Macri, a quien definen como "patrón" y su "enemigo político". Los metrodelegados impulsan la estatización del subte, con ellos en la mesa directiva en representación de los trabajadores. La UTA rechaza esta iniciativa. La pelea seguirá..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsAFIP