Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Acusación

Cristina declaró en una causa contra periodistas italianos

Política

Los había denunciado por escribir que salió de shopping durante un viaje a Roma

Por   | LA NACION

ROMA.- "Nunca fui de compras en Roma [...]. Roma es muy linda, ojalá tuviera amigas allá." Desde la quinta de Olivos, la Presidenta declaró ayer en videoconferencia en el juicio por difamación que hace cuatro años ella misma inició contra dos periodistas del Corriere della Sera. Un artículo publicado el 4 de junio de 2008 decía que Cristina Kirchner había salido a hacer compras a tiendas de lujo de esta capital mientras asistía a una cumbre de la FAO (la organización de las Naciones Unidas para la alimentación).

La declaración judicial de la Presidenta se produjo en la misma semana en la que hubo una fuerte polémica por la decisión del Grupo Clarín de incluir a periodistas en una denuncia contra funcionarios, presentación después rectificada. El kirchnerismo cuestionó la decisión del multimedio por entender que atentaba contra la libertad de expresión.

"Hambre en el mundo y Dolce Vita", denunciaba el artículo de la periodista Maria Egizia Fiaschetti, que consignaba que la Presidenta, en la visita de 2008, se hizo tiempo para hacer compras por la famosa via Margutta, "acompañada por una amiga romana", comprando alhajas en la joyería Enigma, de Gianni Bulgari, y sábanas de 1000 euros en la elegantísima tienda Pratesi.

El artículo en cuestión contó con información que, tal como se demostró ayer, era falsa, ya que no coinciden las fechas: se decía que la Presidenta salió de compras el 31 de mayo, cuando en verdad llegó a Roma el 2 de junio.

En su momento la nota generó la ira de la Presidenta y fue desmentida por el vocero presidencial de esa época, Miguel Núñez. Después de haber esperado que el Corriere della Sera hiciera una desmentida oficial, la jefa del Estado inició hace cuatro años una demanda penal contra la autora del artículo y contra el editor responsable del diario, Paolo Mieli, a través del abogado romano Furio Restivo.

"No está mal que un periodista diga: «yo me equivoqué», punto y aparte", dijo la Presidenta durante la audiencia, al recordarle al abogado defensor del Corriere que ese diario nunca publicó una desmentida verdadera, como ella exigía, sino que se limitó a reproducir la desmentida del vocero presidencial, "que no es lo mismo".

La jefa del Estado admitió su fastidio por la nota en cuestión: "Además de contar cosas que no habían ocurrido nunca, tenía términos muy agraviantes no sólo hacia mi persona, sino a la presidenta de todos los argentinos".

"Estaba escrita con real malicia", acusó, al afirmar luego: "Creo mucho en la libertad de expresión y de opinión, pero no en la infamia".

La audiencia tuvo lugar en el Tribunal Ordinario de Roma de la VI Sección Penal, presidido por la jueza Elena Scozzarella.

Comenzó a las 15 local (las 11 en la Argentina) y se utilizaron dos televisores para la videoconferencia vía satélite, posible gracias a un acuerdo de asistencia judicial entre la Argentina e Italia de 1987. Debido a las traducciones simultáneas, la inédita audiencia duró dos horas.

Junto a la Presidenta, también estaba el juez Claudio Bonadio, quien fue quien hace unos meses recibió un exhorto para que fuera posible el testimonio.

Vestida de negro, la Presidenta respondió a todas las preguntas que le hicieron respectivamente Restivo, el abogado del Estado argentino (la parte querellante) y el abogado que defiende al Corriere della Sera.

Como siempre hábil oradora, Kirchner repasó esa breve visita a la ciudad eterna y dejó en claro que durante ella tuvo una agenda infernal que le impidió cualquier tipo de salida.

Además de intervenir en la cumbre de la FAO, tuvo reuniones bilaterales, una de ellas con su entonces par brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva; una cena con el ex canciller italiano Franco Frattini, y otra con el ex premier Silvio Berlusconi, entre otras citas protocolares.

Los viajes a cada una de esas actividades se realizaron "punto a punto", detalló la Presidenta, acorde con lo dispuesto por la custodia que el gobierno italiano le había asignado, "como suele ocurrir en cualquier país, cada vez que se realiza una cumbre de jefes de Estado con estas características".

De hecho, varios testigos que ya fueron escuchados a lo largo de este proceso judicial, como personal de la custodia italiana y funcionarios de la FAO, declararon en favor de la Presidenta, según pudo saber LA NACION. Tampoco la defensa ensayada por el diario de Milán fue ayer muy sólida, ya que se vio en problemas para sostener su posición.

Repudio a las denuncias de Clarín

 
Periodistas que habían sido denunciados por el Grupo Clarín expusieron ayer ante un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados para "repudiar" la actitud de la empresa, que los había incluido en una denuncia contra funcionarios pero después se rectificó.. Foto: Télam 
 

TEMAS DE HOYProtesta policialPobrezaEugenio ZaffaroniTelefonía 4GLa pelea con los holdouts