Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

En Bahía Blanca

Coronel Suárez: anoche declaraba la cautiva

Seguridad

Sorpresivamente se presentó a la fiscalía para relatar su largo calvario

Por   | LA NACION

BAHÍA BLANCA.- Dos horas después de recibir el alta médica tras 18 días de internación, Sonia Marisol Molina se presentó ante la fiscal Ana María Corrado y al cierre de esta edición brindaba un amplio y pormenorizado testimonio del secuestro, maltratos y abusos sexuales por los que acusa a la periodista Estefanía Heit y el supuesto pastor evangélico Jesús María Olivera. Ambos están detenidos y hoy temprano pasarán por la misma fiscalía para ampliar su declaración indagatoria.

Molina, de 33 años, abandonó el Hospital Municipal Raúl Caccavo de Coronel Suárez a media tarde, luego de un trámite que puertas adentro se desarrolló con máxima reserva para que la partida de la paciente no fuera advertida por los medios.

Corrado la esperó y recibió en el edificio de Estomba al 400, donde funciona la Fiscalía de Delitos Sexuales que está a su cargo. Allí escuchó en primera persona lo que ya había leído en la denuncia incluida en la causa, donde Molina describe que permaneció privada de su libertad durante tres meses en la casa de Heit y Olivera. En ese período asegura haber sido golpeada, violada y, además, alimentada con comida para perros mezclada con polenta. Y también los acusa de quedarse con bienes de su propiedad, como dinero surgido de la venta de su casa y otros bienes muebles.

La fiscal se encontró ayer con una mujer que ingresó con paso firme y bien lúcida, algo que había demostrado ya por los pasillos del hospital, los que a diario solía recorrer sólo resguardada por unos lentes que le permitían ocultar los vestigios de moretones, secuelas de las golpizas sufridas. Y también la vio con algunos kilos ya recuperados de los casi 20 que le costó el brutal cautiverio.

Además de esos magullones, casi nada si se los compara con un cuerpo pleno de tonos violáceos el día en que huyó de sus captores, Molina arrastró en los últimos días alguna complicación en el pie izquierdo que deberá atender ahora con tratamiento ambulatorio.

Heit está alojada en la comisaría de Tornquist. Olivera permanecía en un calabozo de la ciudad de Coronel Pringles y se dispuso su traslado a la cárcel de Saavedra, lo que le produjo una crisis de nervios que ameritó una consulta previa en el hospital municipal de aquel distrito. Ambos estarán en Bahía Blanca en las primeras horas de hoy para responder a las preguntas de la fiscal Corrado.

La periodista, según se supo, estaba bocetando algunos argumentos de defensa que hoy presentará a la fiscal. E intentaría probar que Molina llegó hasta su domicilio con todas las lesiones que presentaba cuando denunció su secuestro.

Su palabra se enfrenta con la amplia prueba que está en poder de la fiscalía. Peritajes realizados en el domicilio de Heit y una descripción minuciosa del lugar que hizo la víctima son contundentes..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCopa SudamericanaEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico