Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Real estate

Donald Trump desembarca en Punta del Este

Sábado

El multimillonario norteamericano levantará una torre frente a la Playa Brava; el proyecto coincide con el debate sobre la construcción, en El Jagüel, de un megacomplejo que representaría la mayor inversión en la historia de la ciudad

PUNTA DEL ESTE.- La imagen de una torre moderna, lujosa, trasplantada desde el bullicioso centro de Manhattan al calmo escenario de la franja natural de la Playa Brava. Una Trump Tower en Punta del Este: solamente el anuncio disparó expectativas, discusiones, y movimientos de negocios.

El multimillonario norteamericano Donald Trump fue el encargado de hacer el anuncio esta semana desde Nueva York y la presentación coincidió con la fecha en que las autoridades de Maldonado comenzaron a debatir sobre otra propuesta de un complejo turístico en la zona de El Jagüel, impulsado por Samuel Liberman, que de concretarse, será la inversión de este tipo más grande de la historia esteña. En ambos megaproyectos, los responsables de dirigir la inversión y hacer frente a los desembolsos y la gestión de las obras son argentinos.

El contorno de Punta del Este ha cambiado drásticamente, tanto en la entrada al balneario, por la Playa Mansa, como en la salida hacia la zona más esteña, como la franja de la Brava. Cayeron casas históricas, se derribaron sencillos y antiguos complejos de pocos departamentos, y fueron creciendo diversos grupos de edificios bajos, con cómodas terrazas, y también torres que por su dimensión eran impensables para esta zona de Uruguay.

En momentos en que la economía uruguaya cumple nueve años consecutivos de crecimiento por encima de su tendencia histórica, pero a la vez acusa señales de enlentecimiento, los anuncios de grandes inversiones reavivan las expectativas por Punta del Este. También derraman calma en la gente vinculada al sector de la construcción, que temía que el enfriamiento de negocios inmobiliarios provocara una contracción fuerte en su actividad. Por todo eso, el gobierno celebra. La ministra de Turismo, Liliam Kechichián, destacó la importancia del anuncio del emprendimiento vinculado con Donald Trump. "Fueron personas que él conoce y que aman a Uruguay las que le recomendaron el país para hacer una inversión de estas características", dijo.

"Uruguay tiene seguridad económica y es uno de los mejores países para invertir; así lo sentimos", expresó la secretaria de Estado. Por su parte, el viceministro de Turismo, Antonio Carámbula, dijo que la inversión "corrobora el buen clima que tiene el país para las inversiones extranjeras". Para el funcionario, un proyecto inmobiliario de estas características y con una marca tan importante e internacional "colabora" con el propósito del gobierno oriental de establecerse como un destino para turismo y para concretar inversiones reales. "Este proyecto es muy importante y positivo para el país", dijo Carámbula.

Kechichián comentó a la nacion que esto es algo que se repite con hombres de negocios de diferentes países, y como ejemplo puso el caso de la compañía chilena Enjoy, que acaba de comprar el hotel y casino Conrad. La ministra contó que los inversores destacaron dos aspectos para concretar el negocio: la imagen del balneario como el más exclusivo de la región y la calidad de investment grade que el Estado ha logrado con las principales calificadoras de riesgo.

La Trump Tower estará en la parada 10 de la Playa Brava, en el cruce de la avenida Roosevelt y la Avenida del Mar, "en el último terreno virgen que queda". En la presentación anticiparon que la torre "incluirá tres piscinas interiores: una de 1000 metros cuadrados, y otras dos piletas de 200 metros cuadrados, canchas de tenis interiores, zona para asados, restaurante gourmet, dos cines (uno para niños y otro para adultos), una cava de vino, un salón para fumar habanos, y un salón de fiestas para 300 personas, además de un club para niños. Todos los departamentos tendrán ventanas de techo a piso y grandes balcones con vista a la playa. Además, el spa del complejo estará a cargo de la hija del millonario, Ivanka Trump.

Mientras tanto, el órgano legislativo de Maldonado, la Junta Departamental, comenzó a estudiar un proyecto de inversión presentado por las empresas Sociedad Latinoamericana de Inversiones (Grupo SLI) y Altius Group que lidera el argentino Samuel Liberman.

El proyecto tiene un desarrollo de 624.730 metros cuadrados de obra, lo que es "equivalente a la totalidad de los metros cuadrados gestionados para todo el departamento de Maldonado en los mejores momentos del boom constructivo".

La inversión es por un monto "superior a los 600 millones de dólares". Consiste en la construcción de un complejo hotelero, barrio privado, actividad comercial y educativa con zona franca, en el predio donde está la mansión Charrúa Hills, que es propiedad de Liberman.

El predio tiene una superficie de 63 hectáreas desarrolladas, en una zona limitada al Sur con la avenida Aparicio Saravia, al Norte con la avenida Aiguá, y al Este con la zona de El Jagüel. El proyecto está sujeto al aval de autoridades municipales y departamentales, lo que está en proceso, aunque se indica que habrá mayoría para la aprobación.

Así será la Trump Tower

 
 

En la parada 10
Tendrá tres piletas de natación, una de ellas de 1000 metros cuadrados, dos cines, una cava y un spa..

TEMAS DE HOYMurió Horacio FerrerEl caso Mariano BeneditElecciones 2015El caso de Lázaro Báez