Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Tensión política

Scioli, contra Macri: "Esto llegó a un límite"

Política

Se mostró tajante al exigir soluciones por la basura; dijo que en 2013 quiere candidatos que "defiendan la gestión"

Por   | LA NACION

El enésimo golpe en el respaldar del sillón de cuero derrumba la paz en el salón VIP del hotel Emperador, de Retiro. "¡Que no me subestimen!", despotrica Daniel Scioli, en un tono y con gestos excesivos para un dirigente acostumbrado a calcular cada movimiento. Pero el gobernador bonaerense insiste en los manotazos sobre el cuero. "Lo vengo diciendo hace tres años. Se lo dije a Macri personalmente varias veces. Pero esto llegó a un límite. Porque si sigue así, esto va a explotar."

Lo que va a explotar es el problema de la disposición final de residuos del área metropolitana. O, más simple, el problema de la basura porteña que desborda los rellenos sanitarios del conurbano. Pero el que parece cerca de estallar cuando habla del jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, es Scioli. Sobre todo cuando él mismo trae a la mesa la acusación de que estaría aprovechando políticamente la crisis de los desechos para diferenciarse del líder de Pro, rival puesto para las presidenciales de 2015.

"Sólo trato de ser responsabley dicen que es un planteo político. Que es por una orden de la Casa Rosada, por una jugada del gobernador... ¡Que no me subestimen!", protesta, con un nuevo golpe al sillón. "Yo nací en esta ciudad. La quiero. Esta ciudad va a tener un problema serio".

-¿Macri se victimiza?

-Hace dos años que insisto en este tema. Lo dije en la Asamblea Legislativa. Fui a reuniones técnicas a las que no tenía obligación de ir y se lo dije a Horacio Rodríguez Larreta [jefe de Gabinete porteño]. Se lo vengo diciendo a Mauricio personalmente. Llegamos a un límite. Macri tiene que adecuarse urgentemente.

Scioli evita hablar de "victimización", una acusación que el ultrakirchnerismo suele dedicarle tanto a Macri como a él. De hecho, la forma en que el gobernador encaró esta semana la crisis de la basura (con una dura carta pública al gobierno porteño) se apartó del rol en el que más cómodo se siente el sciolismo ante cada conflicto: el de acusado.

"La paciencia es algo que la gente me reconoce, pero cuando se llega a un límite hay que poner las cosas en su lugar. Lo hago para defender a los bonaerenses, pero también a los vecinos de esta ciudad. Tengo que solucionar el problema porque si no va a estallar", continúa. ¿Cuándo? "En un año", responde Scioli, aunque sus colaboradores creen que podría ser antes, a mediados de 2013. Pilas de basura en las esquinas porteñas podrían convertirse en una catástrofe electoral para Macri. Pero también para Scioli.

En el subsuelo del hotel donde Scioli recibió a LA NACION se realizaba el encuentro anual de directivos del Bapro. Allí, junto al presidente del banco, Gustavo Marangoni, el gobernador se mostró con un talante más distendido, para celebrar los 25.000 millones de pesos entregados en créditos durante 2012.

Con fondos para pagar el medio aguinaldo de diciembre a los empleados públicos, las preocupaciones económicas de Scioli pasan hoy por la falta de recursos para obras viales. Con durísimas críticas, la Casa Rosada le hizo saber esta semana que no avalará la creación de una tasa vial como existe en Córdoba.

"Lo solucionaremos con un impuesto, con los peajes, no lo sé, por la vía que sea", se ataja Scioli, poco interesado en abrir una discusión con el kirchnerismo, que esta semana, por medio del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y del piquetero Luis D'Elía volvió a dejarlo afuera del lote de "herederos" de la Presidenta. "No voy a polemizar con un ministro. No tengo que andar diciendo todos los días lo que ya dije. La gente es inteligente y ya entendió. Para lo demás falta mucho tiempo, hay una elección legislativa de por medio".

-¿Exigirá candidatos propios para la Legislatura?

-Vamos a articular una propuesta que defienda la gestión. Es todo lo que dirá sobre 2013. Cualquier intento de hablar de política pone incómodo a Scioli, nuevamente inquieto en el sillón, que se desentiende de la foto que ayer compartió con el intendente de Tigre, Sergio Massa. La cuarta en el mes. "Atiendo a 50 intendentes por semana", dijo, para negar que esa imagen sirva para enviar un mensaje al Consejo Provincial del PJ, que se reunirá el 7 de este mes. Durante la semana, funcionarios y referentes del sciolismo, el massismo y el moyanismo se reunieron para unir fuerzas en el Consejo y evitar que el ultrakirchnerismo cope el PJ.

"Hay distintos grupos, pero siempre se unen. Hay voluntad de llegar al consenso", dice el gobernador, que sólo vuelve a sentirse cómodo al hablar de los eventos que prepara para la temporada veraniega en la costa. Entre ellos, el campeonato de fútbol que, con el equipo de Villa La Ñata, disputará en Miramar. Sin Macri.

"Nuestro proyecto es salir campeones del mundo en 2015", dice, ya relajado, acariciando el sillón..

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil