Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una falta que es imperioso subsanar

Lunes 03 de diciembre de 2012
SEGUIR
PARA LA NACION

La situación que padecen los niños indocumentados tiene solución y depende de la decisión política de los estamentos del Estado, respetando los alcances jurisdiccionales de cada institución de la República.

Recomendaciones para lograr indocumentados cero:

Los menores de 12 años, mediante un régimen de excepción, pueden ser inscriptos por sus padres, en los registros civiles próximos al lugar del nacimiento con la constancia médica del parto y dos testigos que bajo juramento acrediten la identidad del menor.

Es responsabilidad de los gobiernos organizar los registros civiles para que desarrollen un mecanismo de fácil implementación, así como la promoción de campañas de difusión con un lenguaje sencillo, que explique los requisitos para inscribir al menor.

Una activa participación de los municipios aparece como óptima por la cercanía con la población objetivo.

Los indocumentados mayores de doce años, según la normativa en vigor, deben iniciar un "juicio de inscripción fuera de término en sede judicial" próxima a su domicilio.

Estos ámbitos están desbordados por la multiplicidad de causas que deben atender, como casos de alimentos, violencia, etcétera. Se hace imperiosa la celeridad en el procedimiento judicial conformando un procedimiento sumarísimo eficiente en la búsqueda de información y ágil en la resolución solicitando, al iniciarlo, un certificado negativo de inscripción de nacimiento emitido por el Registro Civil del lugar de nacimiento, un certificado expedido por médico oficial en el que se determine la edad y la fecha presunta de nacimiento, un informe del Registro Nacional de las Personas, en su caso, en el que conste si la persona cuyo nacimiento se pretende inscribir está o no identificada, matriculada o enrolada.

Avanzado el juicio de inscripción, se debe pedir una declaración bajo juramento de dos testigos respecto del lugar y fecha de nacimiento, el nombre y apellido con que la persona es conocida públicamente. Y si el juez lo considera necesario, podrá solicitar otras pruebas, según la complejidad del cada caso. Si existiera duda o inconsistencia, el juez puede tener la facultad de profundizar la investigación, pero concibiéndola de carácter excepcional.

Por último, la incorporación en la agenda pública reposa en la movilización que surja de la sociedad civil.

El año próximo en nuestro país se cumplirán 30 años de democracia, excusa ideal para autoconvocarnos desde la sociedad civil para hacer una campaña que nos permita lograr "Indocumentados cero". Es posible y depende de nosotros.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.