Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La estrategia de la defensa de los hermanos Juliá, detenidos en Barcelona por narcotráfico

Sociedad

"Tanto los Juliá como el piloto Matías Miret son inocentes. Ninguno de ellos tenía conocimiento de que en la aeronave había casi una tonelada de cocaína", dijo su abogado

El abogado de los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá, quienes mañana comenzarán a ser juzgados en Barcelona por el envío de 944 kilogramos de cocaína a esa ciudad española en 2011 en un jet privado, adelantó hoy que los imputados se declararán inocentes y dirán que desconocían que en la aeronave había droga.

Así lo señaló hoy a Télam el abogado argentino de los hijos del ex jefe de la Fuerza Aérea José Juliá, Carlos Broitman, quien viajó especialmente y ya se encuentra en Barcelona para asistir al juicio que mañana y el miércoles se realizará ante Juzgado de Instrucción Número 2 de El Prat Llobregat.

"Tanto los Juliá como el piloto Matías Miret son inocentes. Ninguno de ellos tenía conocimiento de que en la aeronave había casi una tonelada de cocaína", dijo el letrado.

Broitman explicó que "por un lado, se planteará en el debate que los pilotos, Eduardo Juliá y Miret, sólo fueron contratados para eso, para pilotear, y por lo tanto nunca tuvieron la posesión o el dominio del avión".

En el caso de Gustavo Juliá -quien está más comprometido en la causa porque era el dueño del avión-, Broitman comentó que "va a demostrar que él fue contratado por un empresario español para estos viajes, que desconocía que el real objetivo era trasladar droga y que no siempre él tuvo el control o la posesión de la aeronave".

Empieza mañana en Barcelona el juicio por el narcojet de los Juliá

NULIDADES

Broitman también comentó que la defensa "planteará una serie de nulidades con las que se intentará demostrar que hubo irregularidades en el proceso", aunque prefirió no adelantar precisiones sobre esos planteos.

En el juicio que comienza mañana, los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá, y Miret, podrían ser condenados a 13 años de prisión y recibir una multa de hasta 100 millones de euros, según lo solicitado por el fiscal del caso, David Beneges.

En el escrito de acusación al que tuvo acceso Télam, el fiscal los acusó de cometer "un delito contra la salud pública en su modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud, con la circunstancia de extrema gravedad por el uso de una aeronave como medio de transporte específico".

EL CASO

Los tres argentinos fueron detenidos el 2 de enero de 2011 tras aterrizar en el aeropuerto El Prat de Barcelona en un jet Bombardier Challenger 604 que había partido del aeropuerto de Ezeiza y que hizo escala en la Isla de Sal, en Cabo Verde.

La Guardia Civil española inspeccionó el avión y descubrió 944,5 kilogramos de cocaína ocultos en el interior de los tapizados de las butacas y en los paneles internos de la aeronave.

Según el informe del fiscal, la cocaína incautada resulto ser de "una pureza media del 83%" y "hubiera alcanzado en el mercado clandestino un valor 32.116.778 euros".

El avión estaba piloteado por Eduardo Juliá, mientras Miret figuraba como copiloto y Gustavo Juliá era el único pasajero.

Los dos hermanos son hijos del ex brigadier José Juliá, quien ocupó la jefatura de la Fuerza Aérea Argentina entre 1989 y 1993..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsAFIP