Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Paro total

La violencia agravó el conflicto del subte

Buenos Aires

Por forcejeos y golpes entre miembros de la UTA y los metrodelegados, se interrumpió el servicio en toda la red hasta las 17 y circular por la ciudad resultó muy complicado; hoy resolverán los próximos pasos de la medida de fuerza

Un nuevo capítulo en la saga del paro de subtes que comenzó el jueves tuvo lugar ayer por la mañana, cuando un grupo de delegados de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) irrumpió, algunos a golpes de puño, en la estación Congreso de Tucumán de la línea D para impedir que los delegados de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (Asgtyp) lleven adelante el paro escalonado que habían anunciado el domingo.

Esto provocó forcejeos, agresiones y hasta personas heridas, como un empleado de Metrovías que fue internado con cortes en el cráneo, lo que llevó a los delegados de UTA a declarar un paro total en las seis líneas y el Premetro. Como consecuencia de esta medida, circular por la ciudad resultó un caos.

 
Tras enterarse del alcance total de la medida de fuerza, una mujer insulta a un maquinista en la estación 9 de Julio. Foto: Ezequiel Muñoz
 

El paro se extendió hasta las 17, cuando la Subsecretaría de Trabajo de la ciudad, tras dictar la conciliación obligatoria, reunió a los gremios en la sede de Bartolomé Mitre al 500, en el microcentro. La UTA acató la conciliación, mientras que los metrodelegados resolvieron ayer continuar con el paro escalonado hasta anoche.

Para hoy se espera que el subte funcione con normalidad en las primeras horas de la mañana, aunque no se descartaban interrupciones en el servicio. Es que hoy habrá una reunión clave, en la que se resolverán las medidas por seguir. Y a juzgar por el grado de violencia que alcanzó el conflicto (ver escenario) no se descartaba que las medidas de fuerza se profundicen.

Por la mañana, los dos gremios del subte, ferozmente enfrentados, tomaron posición en distintos sectores de la estación Congreso de Tucumán, en la línea D. "De pronto vimos que se venían en contra nuestro, serían alrededor de 60", contó Claudia, una boletera de la estación, a este medio. "Yo fui a cerrar la puerta para que no pudiesen entrar, y ahí se abalanzaron y me pegaron una piña en el ojo", agregó.



Cerca de las 11, mientras los altoparlantes de la estación anunciaban que el servicio estaba suspendido "a causa de medidas gremiales" -y ambos grupos permanecían instalados en sus respectivos lugares- los medios adelantaban que la Subsecretaría de Trabajo porteña había dictado la conciliación obligatoria para destrabar el conflicto. Pero nadie abandonaba sus posiciones de combate.

Por su parte, en la estación Constitución, representantes de los dos gremios -en plataformas enfrentadas, separados por una vía- protagonizaron intercambios violentos.

Equipados con bombos, tambores y platillos, los trabajadores de la línea C buscaban superar en volumen a los gritos de los gremialistas conducidos por Roberto Fernández (UTA), quienes sistemáticamente y con mucha ironía pedían "una más" cada vez que los primeros ponían punto final a un canto.

Luego de que por la mañana la situación hubiese escalado en violencia, apenas pasado el mediodía la cantidad de agentes de Gendarmería y Policía Federal superaba con creces a los representantes de ambos bandos.

 
 

Gritando por encima de los bombos, Cristian Gerónimo, delegado de UTA en la línea C, dijo a LA NACION: "Los metrodelegados no son los representantes genuinos de los trabajadores, y nosotros no queremos ser más sus rehenes". Además, anunció que su sindicato había sido citado a la 13.30 en la Subsecretaría de Trabajo porteña. Del otro lado del andén, el metrodelegado Néstor Segovia se refirió a los representantes de la UTA como "una patota parasitaria", y aseguró: "Los que están acá son colectiveros, no trabajan con nosotros".

Más tarde, en la puerta de la Subsecretaría de Trabajo, y mientras el vocero de la UTA, Mario Calegari, negociaba en el tercer piso del edificio de Bartolomé Mitre 575, Segovia repitió la acusación frente a los medios: "Ahí llegó la patota de la UTA, ¿ven?", dijo, y haciendo caso omiso de las respuestas que recibía de parte de los acusados, entró él también a negociar.

Allí, Segovia fue insultado duramente por empleados afiliados a la UTA, quienes le mostraban la credencial del subte cuando Segovia retrucaba que eran "colectiveros".

Hoy los metrodelegados planean volver a reunirse y continuar con la medida de fuerza si es que la UTA y Metrovías no descartan el convenio firmado el miércoles pasado, en el cual a los empleados del subte se les descontará el 1% para aportes gremiales que irán a las arcas de la UTA. Pero los representantes de la UTA ya anticiparon que no lo harán.

El subsecretario de Trabajo porteño, Ezequiel Sabor, evaluó que el conflicto del subte "deja de ser salarial y pasa a ser intergremial, y eso es lo que hace complicada esta situación". En tanto, el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, repudió los incidentes ocurridos en la estación Congreso de Tucumán, y apeló a la "racionalidad" para que todos los porteños puedan viajar. "Entendemos que los problemas gremiales hay que dirimirlos en el fuero gremial y no con este tipo de violencia. La Ciudad debe garantizar el servicio."

Mientras, ayer en la Legislatura porteña los diputados analizaban en comisión el proyecto de ley que Macri envió para asumir el traspaso. La defensora del pueblo de la Ciudad, Alicia Pierini, exhortó a todas las partes involucradas a "ampliar la visión hacia métodos jurídicos de resolución de conflictos que sean no confrontativos".

Las voces de un conflicto

Distintos actores dejaron en claro sus posiciones

  • "Vamos por todo. Hay que echar atrás lo firmado por UTA y Metrovías"
    NÉSTOR SEGOVIA
    Metrodelegado
  • "Respetaremos lo que se firmó, sólo queremos trabajar"
    MARIO CALEGARI
    Vocero de UTA
  • "Si no se aprueba la ley como está, no nos haremos cargo del subte"
    CRISTIAN RITONDO
    Diputado porteño de Pro
  • "Repudiamos los hechos de violencia que ocurrieron en los andenes"
    MARIANO GIBAUT
    Vocero de Metrovías

Informe: Julieta Cúneo .

Del editor: qué significa.
La aparición de la violencia en el conflicto del subte representa una escalada en la que, en definitiva, los grandes perjudicados son los usuarios.

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsLa tragedia del avión de Air ArgélieMagaly HermidaConflicto en Medio OrienteAmado Boudou