Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Opinión

Los avances se deben a las acciones de prevención y control

Sociedad

Por   | Para LA NACION

En los últimos años se realizaron distintos estudios que muestran la evolución de la epidemia del tabaquismo en el país. Hace unos días, en el marco del Día Internacional del Aire Puro, el Ministerio de Salud de la Nación difundió que, según la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adultos, 700.000 argentinos dejaron de fumar en los últimos dos años.

Sin dudas es un dato positivo, que se suma a lo que otros estudios vienen demostrando. Sin embargo, más allá de los fríos números de las encuestas vale la pena analizar cuáles son los factores que han contribuido a que esto ocurra, en uno de los pocos países miembros de la Organización Mundial de la Salud que no ratificaron el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT), que además cuenta con una ley nacional reciente que deja de lado puntos clave como el aumento de precios y la reconversión de cultivos.

A pesar de estas debilidades, distintas provincias y municipios, así como la Ciudad de Buenos Aires lograron avances muy importantes al dictar sus propias leyes de control de tabaco, algunas de ellas más integrales y basadas en el CMCT.

La explicación de este fenómeno son justamente las acciones que el Programa de Prevención y Control del Tabaquismo (PPCT) del Ministerio de Salud de la Ciudad viene realizando en los últimos años: como el desarrollo de espacios libres de humo (que como está demostrado es una herramienta fundamental para la protección de la salud de los no fumadores y para retardar el inicio de los jóvenes en el tabaquismo); la prohibición de la publicidad del tabaco; la capacitación de los actores involucrados en el tratamiento, difusión e implementación de servicios gratuitos para dejar de fumar, y la incorporación de advertencias sanitarias en los atados, a partir de la ley nacional.

Puede decirse que la Ciudad de Buenos Aires es un ejemplo del trabajo permanente con un objetivo claro: la salud de la población. El monitoreo de las acciones que viene realizando el PPCT muestra los buenos resultados de las estrategias que se emplean. En los dos últimos años, la prevalencia de tabaquismo en la CABA ha disminuido de 28,7 a 25,3%, es decir casi 3,5 por ciento.

El trabajo en las provincias que poseen leyes de control de tabaco es similar, orientado a la disminución de la exposición al humo de tabaco ajeno y a la implementación de estrategias de prevención destinadas a los jóvenes y logrando así que los argentinos fumemos menos y tengamos mejor salud.

Esto es un claro aliento a continuar con las acciones que venimos realizando, articular esfuerzos y corregir lo que sea necesario para erradicar esta adicción, que mata a más de 40.000 argentinos por año y ocupa el 12% del presupuesto de salud..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAEl brote de ébolaElecciones en BrasilEstado Islámico