Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

"El cambio climático es una crisis y una amenaza", afirmó Ban Ki-moon

Sociedad

El secretario general de Naciones Unidas urgió a los 195 países que participan de la Cumbre de Cambio Climático que se firmen "compromisos reales"

Por   | LA NACION

DOHA, Qatar (De un enviado especial).- La Conferencia Mundial de Cambio Climático de Naciones Unidas entró hoy en Doha en su fase final, con la apertura formal de la misma y la participación de 20 jefes de Estado de la región y los ministros de 195 países que durante las negociaciones que deben lograr un acuerdo para reducir las emisiones de gases contaminantes y el compromiso de suscribir el segundo acto del protocolo de Kyoto (Kyoto 2), junto con la ayuda financiera a los países más amenazados y menos desarrollados.

En el salón plenario, donde estuvo presente LA NACION, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, alertó a los presentes - incluído el Emir de Qatar y otros jefes de Estado- con palabras fuertes sobre el peligro del cambio climático: "No nos hagamos ilusiones. Esto es una crisis, una amenaza para todos nosotros, nuestras economías, nuestra seguridad y el bienestar de nuestros hijos y quienes vendrán después de ellos".

"Las señales de peligro están por todas partes. Las emisiones de gases de efecto invernadero han alcanzado un nivel récord. Nosotros, colectivamente, somos el problema", prosiguió el secretario de la ONU que espera un "compromiso firme" de los países presentes en la conferencia del clima para alcanzar un acuerdo para viernes de esta semana.

"Cuento realmente con un esfuerzo de parte de ustedes. Tenemos una responsabilidad. Una responsabilidad moral, y ustedes, ministros y dirigentes, tienen una responsabilidad política con las generaciones futuras", remarcó Ki-moon a las delegaciones en su discurso inaugural y manifestó "sentimientos encontrados, optimistas y pesimistas" sobre los resultados de la conferencia de Doha.

"Pero tenemos que trabajar sobre una base optimista, de lo contrario, no habrá resultados. Los mismos deben ser "concretos y tener credibilidad. Nadie es inmune al cambio climático -sean ricos o pobres. Es un desafío existencial para toda la humanidad, nuestros modos de vida, nuestros planes para el futuro", indicó el secretario general de la ONU, que remarcó que la conferencia de Doha debe alumbrar un "segundo periodo" para el Protocolo de Kyoto y mostrar el "compromiso firme con un marco global, legalmente vinculante, en 2015".



Segundo acto

Uno de los objetivos primordiales de la conferencia de Doha, es lograr que se firme el segundo acto del protocolo de Kyoto (cuyo primer período de compromiso expira a fin de año), único instrumento legalmente vinculante que compromete a los países industrializados a reducir un 5,2 por ciento sus emisiones de gases de efecto de invernadero (GEI) respecto de los niveles medidos en 1990.

El nuevo acuerdo global, que en esta oportunidad involucraría a todos los países, incluyendo a los principales contaminantes -Estados Unidos y China, que no ratificaron Kyoto-, debería ser firmado en 2015 para entrar en vigor en 2020.

La jefa de la Secretaría de Cambio Climático de la ONU, Christiana Figueres, que facilita las negociaciones con los países miembro se mostró esperanzada luego de la preocupación que reinó durante la primera semana de arduas negociaciones en cabeza de los delegados, al manifestar: "Al final de la conferencia de Doha, habremos aprobado las enmiendas necesarias para entrar en un segundo período de compromiso del protocolo a partir del 1 de enero de 2013".

 
La cumbre de Cambio Climático entró en la semana final de negociaciones en Doha, Qatar. Foto: LA NACION 
 

Sin embargo, después de una semana de negociaciones, los acuerdos todavía no aparecen ya que prevalece un enfrentamiento entre la Alianza de las Islas Pequeñas (Aosis), muy vulnerables a la subida del nivel de los mares, y la Unión Europea (UE), el actor principal de Kyoto 2, después de la manifiesta renuncia Canadá al protocolo y la ya segura no renovación que harán Japón, Rusia y Nueva Zelanda, anticipada por sus delegados en Doha.

Entre los numerosos puntos de tensión, las AOSIS exigen que Kyoto 2 dure solamente cinco años y no ocho como pide la UE, para "evitar fijar durante demasiado tiempo objetivos de reducción de GEI que no son lo suficientemente ambiciosos".

El segundo punto crítico de las negociaciones, después de de Kyoto 2, recae en la ayuda financiera a los países más vulnerables para hacer frente al cambio climático y la adaptación de los mismos a sistemas no contaminantes (tecnología verde), para el que Ki-moon consideró que hay "que ponerse de acuerdo sobre una ayuda a medio plazo, antes de 2015".

También pidió salir del "cascarón vacío" que hoy existe y finalmente se dote al Fondo verde, ratificado hace un año en Durban, Sudáfrica, con los 100.000 dólares por año prometidos antes de 2020 por los países ricos.

Los países en desarrollo reclaman 60.000 millones de dólares antes de 2015 para garantizar una transición entre la ayuda de emergencia decidida en 2008, que representaba 30.000 millones de dólares para 2010-2012, y la promesa de los 100.000 millones de dólares..

TEMAS DE HOYProtesta policialCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresElecciones 2015Copa Sudamericana