Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Aspiradora

YPF ya tomó $ 5600 millones de la plaza local y busca 4500 millones más

Economía

En los últimos tres meses se alzó con $ 102 millones por día y desde hoy intentará captar entre 50 y 150 millones más entre inversores minoristas; impacto en las tasas de interés

Por   | LA NACION

 
 

Con la posibilidad vedada de financiarse afuera, ante el riesgo de embargos a activos argentinos en el exterior y los frentes conflictivos que dejó el aún abierto proceso de nacionalización, la conducción de la petrolera YPF volcó todos sus esfuerzos al mercado local en busca de los recursos que necesita para financiar el ambicioso plan de inversiones con que el Gobierno espera poner fin al ciclo de caída en la producción de petróleo y gas.

La empresa anunció ayer a la Bolsa de Comercio que emitirá nuevas obligaciones negociables (ON) por hasta $ 4500 millones, en el marco de operaciones que, de concretarse, habrá aspirado de la plaza local la friolera de $ 10.000 millones en un puñado de meses.

A tres meses de haber dado inicio al plan financiero que aprobó en su asamblea de accionistas del pasado 13 de septiembre (que presupone captar unos US$ 7000 millones por año hasta 2017 para tratar de aumentar la producción) la petrolera ya absorbió poco más de $ 5600 millones mediante nuevos títulos emitidos de 9 a 51 meses.

El monto ya tomado equivale al total de los promocionados Créditos del Bicentenario efectivamente desembolsados a la fecha a lo largo dos años, al 110% de los créditos que el total de los bancos del sistema otorgan a empresas en un mes y al 88% de los recursos que consiguieron las empresas o financieras que se fondean en el mercado doméstico de capitales en el trimestre previo a la irrupción de la petrolera como fuerte demandante de recursos.

Y supone haber consumido el 40% del programa global de emisiones por hasta US$ 3000 millones (o su equivalente) aprobado por la empresa tras su estatización.

Con la proyectada asociación con la norteamericana Chevron en el freezer (por el embargo que sufre esa petrolera en el país ante un juicio por daño ambiental iniciado en Ecuador) y con las fuentes de financiamiento externas totalmente cerradas, la necesidad de sumar recursos no cede.

Ayer, la compañía también oficializó la puesta a la venta de las ON simples (clase XII) a un año de plazo y con tasa fija del 19%, con las que intentará (desde hoy y hasta el lunes) captar desde 50 hasta 150 millones de pesos, en lo que bien parece un remedo del "capitalismo popular de mercado" que impulsó el menemismo en los '90.

Se trata de una emisión especialmente diseñada (devuelve el capital invertido a su vencimiento, pero paga mensualmente intereses) para tratar de atraer inversores minoristas (se podrán suscribir títulos desde $ 1000 en adelante) y para la que contrataron a siete bancos con fuerte inserción minorista (Santander Río, Galicia, BBVA Francés, Provincia, Hipotecario, Macro y Credicoop), además de la sociedad bursátil del Banco Nación.

Semejante despliegue es porque se la considera la colocación inaugural del proceso de ampliación del mercado que promocionan el Ministerio de Economía y la Comisión Nacional de Valores (CNV), tras haber logrado la aprobación de la ley de reforma del mercado de capitales.

El ritmo cada vez más sostenido de emisiones que lleva adelante la petrolera ya le valió en el mercado el apodo de "aspiradora" entre los operadores. Para tener una idea del impacto que sus colocaciones pueden tener conviene saber que el stock de créditos bancarios al sector privado crece a una velocidad promedio de $ 9000 millones por mes, pero en realidad de ese total sólo unos $ 5000 millones son tomados por empresas.

Esto equivale a decir que en tres meses YPF tomó del mercado tanto dinero como el que demandan en un mes las 987.800 empresas que tomaron algún tipo de financiamiento de los bancos. O que en las 55 jornadas hábiles siguientes a la puesta en marcha del plan financiero tomó a razón de $ 102 millones/día, pagando una tasa promedio del 19,2% nominal anual.

Por lo pronto, la irrupción de YPF consolidó el reacomodamiento al alza que venían mostrando las tasas de interés, aunque con un impacto moderado, porque el mercado "estaba con una elevada disponibilidad de fondos por el sostenido ritmo de emisión monetaria y el bloqueo al pase de monedas que significó la instauración y posterior consolidación del cepo cambiario", explicó el economista Andrés Méndez, de la consultora AMF. Pero además, por el activo rol que asumió la Anses (suscribió la mitad de las emisiones) en su rol de primer financista para tratar de asegurar el reingreso no traumático de la petrolera al mercado.

La tasa Badlar privada, que funciona como termómetro del costo de captación del dinero, subió del 13 al 15,50% promedio desde que YPF prendió la aspiradora. Como consecuencia de esta suba, los bancos retocaron al alza en por lo menos un punto promedio las tasas que cobran por préstamos minoristas o financiaciones a consumos con tarjetas.

También subieron las tasas de los adelantos en cuenta corriente a empresas, de 20,6 a 21,5%. Pero quienes sintieron el cimbronazo fueron las pequeñas y medianas empresas, cuyo costo para obtener fondos negociando sus cheques de pago diferido en la Bolsa a 180 días subió del 18,5 al 20% promedio en el sistema avalado y del 22,5 al 25% en el patrocinado.

Méndez reconoce que la activa demanda de fondos de YPF en la plaza local "muy probablemente apuntale el desplazamiento al alza que ya viene mostrando el costo del dinero", proceso que podría agudizarse en la medida en que la petrolera no logre dar con otras fuentes de financiamiento..

TEMAS DE HOYInflación y preciosFrancisco en Semana SantaCristina KirchnerLa tragedia del ferry Sewol