Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La Presidenta dio la orden de "jugarse ahora a todo o nada"

Política

Cuando el Gobierno advirtió que todas sus recusaciones a los camaristas de la Cámara Civil y Comercial fueron rechazadas, la Presidenta ordenó "jugarse ahora a todo o nada". Sospechó que el paso siguiente de ese fuero sería extender la medida cautelar al Grupo Clarín y, así, la Casa Rosada no podría licitar de oficio a partir de mañana, el 7-D, las licencias del multimedios que exceden el cupo que fija la ley de medios.

El escenario era el peor para la Presidenta: no habría 7-D y la epopeya de desarticular a Clarín caería en saco roto. Así, por orden de Cristina Kirchner, el jefe del Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, recusó a todos los camaristas del fuero. Fue un manotazo de ahogado, disfrazado de una demostración de poder.

 
Cristina, junto a Boudou y Abal Medina en el acto de YPF que se celebró ayer. Foto: Télam 
 

¿Cuál era la sensación anoche en la Casa Rosada? Según confiaron a LA NACION altas fuentes oficiales, los funcionarios involucrados en la causa descuentan que la Cámara Civil y Comercial rechazará hoy, mañana o a más tardar el lunes, a primera hora, las nuevas recusaciones ordenadas ayer desde Olivos.

Acto seguido, creen en Balcarce 50, la Cámara le concedería la ampliación de la cautelar a Clarín, más allá del 7-D. Pero el Gobierno presionará hasta último momento para que ello no ocurra.

¿Cómo reaccionaría el Gobierno si se ampliara la cautelar? Sólo los más audaces aventuran que Cristina Kirchner levantaría su teoría de la conspiración judicial y ordenaría comenzar el proceso de licitación de las licencias de Clarín, pasando por encima de la medida judicial.

"Sería terminar de enfrentarse con toda la Justicia y con la Corte Suprema. Hay que ponerle coto a toda esta locura", se desesperó ante LA NACION un funcionario del Gobierno.

La versión moderada indica que el Gobierno no concursaría las licencias de Clarín, pero recurriría la extensión de la cautelar ante la Corte. Hay dos vías en estudio: el recurso extraordinario o utilizar el "per saltum", sancionado por el Congreso hace 15 días. En este caso, a la vez, existen dos opciones: apelar sólo la cautelar o llevar toda la causa de fondo, que tramita en primera instancia el juez civil y comercial N° 1, Horacio Alfonso. Todas las alternativas están en estudio. Sólo Cristina Kirchner decidirá por cuál se inclina. "Todo terminará en la Corte Suprema", aventuró un operador encumbrado del Gobierno.

"Por eso hay que hacer buena letra con la Corte. De lo contrario, nos van a juzgar toda la causa en contra", completó otra fuente a LA NACION. Pero la última palabra será la de la Presidenta.

"Espero que la Cámara resuelva la cautelar el lunes, así nos dejan hacer el festival en Plaza de Mayo tranquilamente", ironizó otro funcionario, en referencia a la convocatoria del Gobierno del domingo para exhibir apoyo popular en contra de Clarín.

La apelación ante la Corte se fundará en "el conflicto de poderes". El ministro de Justicia, Julio Alak , comenzó a abonar ese terreno cuando dijo ayer que "si la Cámara decide ampliar la cautelar sería un alzamiento" y se "generaría un conflicto de poderes". Ese sería el justificativo para usar el "per saltum". Alak fue respaldado por Abal Medina y por el diputado Carlos Kunkel, que denunció que "la corporación judicial", Corte incluida, está "en un intento de golpe institucional".

Los voceros aclaraban anoche que Abal Medina no recusó a todos los camaristas, sino que pidió la revocatoria y nulidad del rechazo de la Cámara a las recusaciones anteriores del Gobierno. El que sí recusó ayer a los mismos camaristas fue el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Martín Sabbatella .

Sabbatella escenificó anoche una operación de aislamiento a Clarín. Anunció que Fintech quería que su socio mayoritario en Cablevisión, Clarín, vendiera sus acciones. Cablevisión desautorizó a Fintech. Su titular, David Martínez, es muy cercano al ministro de Planificación, Julio De Vido. La versión era ayer que desde Olivos se le hicieron llegar presiones por sus otros negocios en el país..

Alak habló de un "alzamiento" judicial. Ante la inminencia del 7-D, convencido de que la Cámara Civil y Comercial Federal preparaba un fallo en favor del Grupo Clarín, el ministro de Justicia, Julio Alak, sostuvo ayer que eso implicaría "un alzamiento contra una ley de la Nación" y les advirtió a los camaristas que iban a generar un "conflicto de poderes". Según el ministro, no hay margen para cambios de último momento. "En 48 horas empieza la aplicación de la ley de medios audiovisuales", anunció ayer por la mañana, en la presentación frente a las cámaras de televisión que organizó en su ministerio para cuestionar la marcha de la causa Clarín.

TEMAS DE HOYEl secuestro del padre de Carlos TevezCarlos TevezLa pelea con los holdoutsCrisis energética