Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Los otros argentinos en la cumbre del clima

Sociedad

Además de la participación oficial del Gobierno, otros actores realizaron su trabajo en Qatar, durante la reunión más importante a nivel climática

Por   | LA NACION

DOHA, Qatar (de un enviado especial).- Mientras los ministros delegados de 195 países encaran el final de la Cumbre de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, con el objetivo de suscribir un acuerdo sustentable sobre la limitación de los gases con efecto invernadero (GEI) y la ayuda a países en desarrollo para la aplicación de fondos que les permitan acceder a tecnologías no contaminantes, un grupo de argentinos, que no son los representantes oficiales sentados en la mesa de negociación, hacen su parte en la mayor reunión anual del clima.

Si bien el Gobierno nacional a través de la Cancillería envió un grupo de delegados en cabeza de la ministra María Fabiana Loguzzo, a cargo de la Dirección General de Asuntos Ambientales, otros actores realizan su vital aporte en la cumbre climática, mediante la interacción con pares de otros países y el aprendizaje de diversas gestiones ambientales en el mundo, así como también la enseñanza del trabajo realizado en la Argentina.

En el gigantesco Centro de Convenciones de Qatar que albergó a 17.000 personas, la provincia de Buenos Aires tuvo su stand permanente durante las dos semanas, con la presencia del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

La ingeniera Agrónoma Mónica Casanovas, de la Dirección Provincial de Economía Ambiental y Energías Alternativas del OPDS, remarcó a LA NACION la importancia del rol de los paíes en la implementación de estrategias para mitigar los efectos del cambio climático.

"En la Provincia desde hace siete años contamos con un área específica para trabajar en los temas ambientales y más precisamente en el de cambio climático. La OPDS es la autoridad ambiental provincial que creó un Código de Faltas ambientales, y también hace un seguimiento de la gestión de residuos sólidos urbanos a través del control de residuos peligrosos, el cierre de basurales a cielo abierto, además de la preservación de los recursos naturales a través de la áreas naturales protegidas, entre otras actividades", explicó la especialista.

Casanovas explicó que el OPDS puso en marcha un proyecto que apunta a reducir las emisiones en el sector industrial, "a partir de esto tendremos información que nos permitiría saber cuáles empresas son más potencialmente emisoras que otras".

También detalló que "la generación de biocombustibles a partir de aceites vegetales usados, ya es una realidad en la Provincia de Buenos Aires y la evaluación del potencial de producción de Energía Eólica es una alternativa alternativas que se está comenzando a explorar con el objetivo de encontrar soluciones progresivas".

El stand provincial organizó un taller práctico para el fortalecimiento en los procesos de gestión de riesgos, a cargo del doctor Pablo Suárez, director asociado de e Programas del Centro del Clima de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. El taller tuvo como objetivo el fortalecimiento en los procesos de gestión de riesgos, brindando herramientas a través de un trabajo en equipo de simulación de riesgo de desastres para que los participantes tomen decisiones en estado de alerta y con recursos limitados.

Defensoría presente

El Defensor del Pueblo adjunto de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, arquitecto Atilio Alimena, también estuvo en Doha en el marco de la conferencia. Su trabajo especializado en áreas de desarrollo urbano y ambiente se vio reconocido con la interacción y las reuniones que mantuvo con representantes de otros países.



"Habilitados por Cancillería, venimos por parte de la Argentina a ponernos en contacto con muchas organizaciones mundiales que cooperan con el desarrollo humano sostenible en grandes ciudades", indicó el especialista, que se vio muy interesado en la políticas sociales de países como India, Colombia o Brasil, que realizan trabajos de urbanización y mejora en la calidad de vida en diferentes barrios pobres.

"Lo que encontramos allí, nosotros en Buenos Aires lo vemos en la villa 1-11-14 o en la 31 de Retiro. A partir de ese trabajo social realizado y el conocimiento compartido, uno puede extrapolar esa gestión a pequeñas áreas circunscriptas como las que tenemos en Buenos Aires", analizó Alimena.

La defensoría logró tener un área de Ambiente y Desarrollo Sostenible, con gente capacitada como la licenciada en Gestión Ambiental, Nancy Beatriz Lago, presente en Doha, además de geógrafos y abogados especializados en derecho ambiental.



Fundaciones trabajadoras

Fuera del ámbito político, también dieron su presente en la Cumbre de Cambio Climático en Doha, dos fundaciones argentinas.

"La Fundación TierraVida es una organización con sede en Córdoba que busca inspirar, movilizar y apoyar a jóvenes a tomar acciones que generen cambios positivos y duraderos, promuevan comunidades más sustentables y reduzcan el impacto en nuestro planeta", explicó LA NACION la licenciada Marina Mansilla Hermann, directora de la misma.

La organización comenzó sus actividades en el año 1996 en Argentina liderada por jóvenes voluntarios quienes llevan adelante sus proyectos y actividades tendientes a educación e información en materia de sustentabilidad dirigida tanto a niños y jóvenes como al resto de la ciudadanía y la generación y promoción de espacios de acción ciudadana, además de la incidencia en políticas en materia de sustentabilidad, tanto a nivel local como internacional, articulando con los diferentes sectores de la sociedad.

Como todos los años, la Organización de las Naciones Unidas lanzó un calendario que contó con la adhesión de la fundación argentina Mundo Sano y otras organizaciones internacionales. Participaron selectos artistas plásticos y diseñadores gráficos que se inspiraron en 2013 como el año internacional de la cooperación en la esfera del agua.

El calendario alerta sobre el riesgo que representa el cambio climático en la disponibilidad del agua y la importancia de este recurso natural para el desarrollo sustentable, la producción de alimentos y otras actividades económicas.

El mes de febrero es apoyado por Mundo Sano y fue ilustrado por el diseñador italiano Alberto Antoniazzi, quien realizó una infografía sobre el ciclo del agua..

TEMAS DE HOYArgentina en defaultLa pelea con los holdoutsCristina KirchnerLa reforma del Código Civil