Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Tragedia

Conmoción en Londres: la "broma real" acabó en drama

El Mundo

Hallan muerta a la enfermera que fue engañada por una radio para conocer detalles sobre la salud de la princesa Kate

 
 

LONDRES.- Una broma radial se transformó ayer en una tragedia , cuando la policía británica informó que una enfermera del hospital londinense donde estuvo ingresada esta semana la esposa del príncipe Guillermo, Kate, ayer fue hallada muerta, probablemente por suicidio.

Hacía tres días la enfermera había sido víctima del engaño de dos locutores australianos que se hicieron pasar por la reina y el príncipe Carlos para ver cómo estaba Kate.

La noticia conmocionó a toda Gran Bretaña y, en especial, a los duques de Cambridge, que aseguraron estar "profundamente apenados" por el deceso. En Australia, los locutores responsables de la broma, en tanto, fueron suspendidos hasta nuevo aviso, según informó la emisora tras el anuncio de la muerte de la enfermera.

"Ambos locutores están profundamente impactados. Hemos decidido que no volverán al programa por el momento, por respeto hacia lo que sólo puede describirse como una tragedia", indicó el director ejecutivo de la emisora, Rhys Holleran. Las cuentas en Twitter de ambos presentadores, abarrotadas de mensajes abusivos, también fueron borradas.

"Con profunda tristeza confirmamos la trágica muerte de un miembro de nuestro personal de enfermería, Jacintha Saldanha", declaró el hospital King Edward VII, en un comunicado en el que precisó que la mujer había sido "víctima de una llamada engañosa al hospital".

Un vocero del centro médico precisó posteriormente que Saldanha había sido la enfermera que contestó la llamada de la locutora de la emisora de radio de Sydney 2Day FM que se hizo pasar por la reina Isabel II de Inglaterra, abuela de Guillermo. Saldanha transfirió luego la comunicación a la compañera que cuidaba a Kate.

Si bien las investigaciones sobre la muerte de la enfermera - cuyo cuerpo sin vida fue hallado en una vivienda cercana al céntrico hospital- están todavía en curso, la policía no considera su muerte como "sospechosa", por lo que algunos medios de comunicación especulaban ayer con que podría tratarse de un suicidio.

La llamada contestada por Saldanha, que no es de nacionalidad británica, llegó el pasado 4 de diciembre, cuando la locutora australiana Mel Greig llamó al hospital donde Kate había sido ingresada con fuertes náuseas y vómitos por su embarazo, y, forzando la voz para parecer británica y de más edad, pidió que la comunicaran con "Kate, (su) nieta".

"Por supuesto, no cuelgue, señora", le respondió Saldanha, que atendió el teléfono porque, en ese momento, no había ningún recepcionista en el lugar. Mientras tanto, en el estudio de la radio australiana, el otro locutor del programa, Michael Christian, que hacía de príncipe Carlos, le decía con una carcajada a la falsa "reina": "Si esto ha funcionado es la broma telefónica más fácil que hemos hecho".

Poco después, otra enfermera descolgaba y le respondía a la falsa reina que Kate estaba bien. "Ahora mismo está durmiendo y, por ahora, ha pasado una noche sin incidentes. Le hemos dado líquidos y está estable", explicaba la enfermera, según se pudo oír en la emisora australiana.

Tras el incidente, que tuvo una repercusión enorme en los medios británicos, el hospital King Edward VII se disculpó por haber caído en la encerrona y aseguró que revisaría sus procedimientos internos para evitar más intrusiones.

Si bien al día siguiente los dos presentadores se excusaron en Twitter "por los problemas" que habían causado con su llamada telefónica engañosa, "hecha con las mejores intenciones", la radio se ufanó más tarde de haber logrado "la burla ?más grande a la realeza" en toda su historia.

El centro hospitalario aclaró ayer que la enfermera no fue sancionada por lo ocurrido, mientras que voceros de la familia real británica confirmaron que no habían presentado ninguna queja al hospital por facilitar información por error sobre el estado de Kate.

"Todo lo contrario, ofrecimos nuestro total y más sincero apoyo a las enfermeras y personal del hospital en todo momento", sostuvo el palacio de Saint James, residencia oficial de los duques de Cambridge, en un comunicado. "Sus altezas reales fueron tratados maravillosamente bien en todo momento por todo el mundo en el hospital King Edward VII, y sus pensamientos y oraciones están con la familia, amigos y colegas de Jacintha Saldanha en estos momentos tan tristes", agregó.

El jefe ejecutivo del hospital, John Lofthouse, expresó su profunda tristeza por la noticia. "(Saldanha) era una excelente enfermera, respetada y popular entre sus colegas", dijo, tras precisar que la mujer, de 46 años, se desempeñaba en ese hospital desde hacía cuatro años, que estaba casada y tenía dos hijos.

Ayer, en tanto, las redes sociales británicas se inundaron de duras críticas contra los autores de la broma telefónica: mientras que en Facebook los usuarios acusaron a los dos australianos de "haber empujado a Saldanha a la muerte", Twitter se llenó de peticiones de despidos para ambos locutores por "mala conducta" .

Los bromistas y la reacción

La radio los suspendió ayer en un comunicado

  • MEL GREIG
    Locutora de radio
    Se hizo pasar por la reina Isabel II y conversó sobre Kate con las enfermeras
  • CHRISTIAN MICHAEL
    Locutor de radio
    Simuló ser el príncipe Carlos, suegro de Kate, y tuvo un diálogo con la "reina"

Agencias AFP, DPA, EFE, ANSA y AP .

TEMAS DE HOYLa muerte de García MárquezNarcotráficoCopa del ReyFamosos en crisis