Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Débil acuerdo climático de los países de la ONU

Sociedad

Varios países extendieron el Protocolo de Kyoto hasta 2020 para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, aunque los más contaminantes no lo suscribieron

Por   | LA NACION

DOHA, Qatar (de un enviado especial).- Con tibios aplausos y muchas caras disconformes, como reconociendo que después de dos semanas de trabajo sólo se logró un débil y escaso acuerdo mundial, finalizó en Qatar la Convención de Naciones Unidas sobre Cambio Climático con el compromiso de extender el Protocolo de Kyoto en un segundo período hasta el 31 de diciembre de 2020, con la particular nota que del mismo se desvincularon varios países y otros jamás lo ratificaron o cumplieron.

Con un día de retraso y después de una intensa noche de negociaciones, algunos países acordaron un nuevo período de compromiso de Kyoto de ocho años, sin contar con Japón, Rusia, Canadá y Nueva Zelanda, que se excluyeron, y por supuesto los mayores contaminante del mundo como EE.UU. (que nunca lo ratificó), China y la India (que por no ser desarrollados no estaban obligados a cumplirlo).

El problema reside en que sólo los países que se han comprometido a reducir sus emisiones durante el segundo periodo de Kyoto, son los de la Unión Europea, Australia y Noruega, que generan poco más del 15 % del total de emisiones contaminantes mundiales.

El débil plan que emergió de Naciones Unidas para combatir el calentamiento global hasta el 2020, evitó el fracaso de la XVIII Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP18), lo que hubiera sido un gran revés a dos décadas de iniciados los esfuerzos para evitar el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI); algo que todavía no se ha logrado.

La extensión del Protocolo de Kyoto lo mantiene como el único plan jurídicamente vinculante para combatir el calentamiento global. "Les agradezco la buena voluntad y el trabajo duro para llevar adelante este proceso", dijo el presidente de la conferencia, Abdulah bin Hamad Al Atiyah, al término de las maratónicas conversaciones.

Mientras la Secretaria general del Clima en la ONU, Christiana Figueres, calificó de "histórico" el nuevo acuerdo - aunque pidió más voluntad política-, varios países en vías de desarrollo y ONG´s calificaron el mismo de "fracaso", por la falta de compromisos reales de los países más contaminantes del mundo, como EE.UU., China, India, Rusia y Japón.

"Tenemos la tecnología y las finanzas. La ventana de los dos grados centígrados (de aumento en las temperaturas globales) se está cerrando sobre nosotros", insistió la secretaria. Las emisiones de dióxido de carbono en todo el mundo crecerán previsiblemente un 2,6 por ciento este año, y más de un 50 por ciento por encima de las de 1990.



Recordemos que el texto original del primer Protocolo de Kyoto obligaba a unos 35 países industrializados a recortar las emisiones de GEI en un promedio de al menos el 5,2 por ciento, por debajo de los niveles de 1990, durante el periodo comprendido entre el 2008 y el 2012. Kyoto habría expirado a finales de 2012 si no hubiera sido ampliado esta tarde.

Además de las 27 naciones de la Unión Europea (UE), unos diez países suscribirán Kyoto II. El plan es que un acuerdo climático que sea vinculante para todas las naciones sea aprobado recién en 2020. En Kyoto II participan las naciones que representan un 15 por ciento de las emisiones, pero la extensión del acuerdo climático es considerada un símbolo importante para que otros países se incluyan de hecho en el tratado.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó que el nuevo acuerdo sobre el calentamiento global es apenas un primer paso y que los gobiernos deben hacer "mucho más" para frenar el aumento de la temperatura.

Su portavoz Martin Nesirky, afirmó: "El secretario general considera que necesita hacerse mucho más y llama a los gobiernos, a las empresas, a la sociedad civil y los ciudadanos, a acelerar la acción en el terreno de manera que el aumento de la temperatura global pueda ser limitado a dos grados celsius".

Todas las partes dicen que las decisiones de Doha están por debajo de las recomendaciones de los científicos, que apuntaban a medidas más estrictas para intentar revertir las olas de calor, las tormentas de arena, las sequías y el aumento del nivel del mar.

Lamentos y críticas

Las ONG, agrupadas en la Red de Acción Climática, lamentaron que no se haya conseguido un compromiso serio por parte de los países ya que el acuerdo establece un mecanismo para que cada país examine sus objetivos de reducción de emisiones antes de 2014, con el objetivo de que estos sean más ambiciosos. Un ejemplo claro lo dio hoy la Unión Europea, que afirmó su deseo de profundizar su reducción a un 20 por ciento menos que los niveles de 1990 para el 2020.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, sus siglas en inglés) consideró "débil e irreal" para frenar el cambio climático el acuerdo alcanzado hoy en Doha. "Los negociadores de Doha no han cumplido ni siquiera las expectativas mínimas", criticó la organización ecologista en un comunicado, en el que también lamentó que la cumbre haya terminado sin un aumento de ambición en la reducción de emisiones y sin compromisos financieros concretos.



Fondo verde

Aunque el acuerdo de Doha presiona a los países desarrollados a anunciar nuevas ayudas financieras para la lucha contra el cambio climático, las condiciona a las circunstancias económicas.

El texto da un impulso al Fondo Verde para el Clima y se propone que las ayudas a largo plazo de los países desarrollados alcancen los 100.000 millones de dólares al año antes de 2020, algo que se espera se concrete en la cumbre de Varsovia en 2013.

Las partes avanzaron también en la creación de un fondo para que los países en desarrollo afronten los gastos derivados de las pérdidas y daños causados por el cambio climático.

Sobre estos aspectos, en nombre de los pequeños estados isla, el portavoz de Nauru (estado de Micronesia, en el Pacífico), incidió en la importancia de la financiación para mitigación y adaptación, y advirtió de que si esto no se consigue el año que viene "estos estados desaparecerán".

Futuras negociaciones

Los países establecieron un calendario para trabajar en un nuevo acuerdo global, que será pactado en el 2015 y entrará en vigor a partir del 2020. El acuerdo se aplicaría a todas las naciones, ya que Kyoto actualmente sólo establece objetivos para los países industrializados.

Las negociaciones se dividirán en dos "líneas de trabajo": una que mire las acciones que combatan el cambio climático a partir del 2020 y otra para estudiar la manera de intensificar las metas antes del 2020.

Los países acordaron celebrar una primera sesión de negociaciones entre el 29 abril y el 2 mayo del 2013 en la ciudad alemana de Bonn, y quizás sostengan otra en septiembre del mismo año y al menos dos reuniones más en el 2014 y en el 2015..

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalEl brote de ébolaEstado Islámico