Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La profecía maya

Un pueblo a salvo del "fin del mundo"

El Mundo

Según los vaticinios, a Bugarach, en Francia, no le llegará el apocalipsis

Por   | LA NACION

 
 

BUGARACH, Francia.- El fin del mundo debería haberse producido 182 veces desde la Edad Media y, sin embargo, aquí estamos. Pero muchos creen que esta vez será, literalmente, la definitiva. Para algunos exégetas del calendario maya, el cataclismo se producirá el 21 de diciembre, cuando la Tierra salte de su eje con consecuencias tan catastróficas que nos dejarán a todos patas para arriba.

A todos, menos a unos pocos privilegiados: los bienaventurados que consigan acceder al pico de Bugarach, único sitio del mundo que se salvará del apocalipsis, según vaticina desde hace dos años el nuevo dios de los humanos, Internet.

Hace tiempo que el "bug" -como lo llaman los locales- atrae la atención de los forasteros. Le llaman "la montaña sagrada". Dicen que emana de ella una energía singular, poderosa y unificadora. Sería uno de los "chakras" de la "madre tierra", con un "nivel vibratorio" cada año más elevado.

Afirman que cobija en sus entrañas la tumba de María Magdalena o el arca con el Santo Grial, sin contar con los elfos, los duendes y los ángeles guardianes que también lo habitan desde hace siglos.

"Entre todos ésos, el mío es el más poderoso, Jabamiah. Ahora lo vine a buscar. Él me tiene que ayudar a pasar de este mundo al otro", relata Ludovic, 30 años, medio punk y medio hippie. Con una mochila de 30 kilos en la espalda, se apresta a recorrer los 12 kilómetros que separan el pueblo de Bugarach del "pech" (pico, en occitano).

Si no encuentra a los ángeles, Ludovic está decidido a reunirse con los extraterrestres. Porque también se cree que el pico cobija una base subterránea para ovnis, que partirán con los "privilegiados" después del cataclismo final.

"En los días serenos, es fácil oír el ruido de motores que sale del vientre de la montaña. Son los ovnis, estacionados en los cientos de kilómetros de túneles que hay en el interior", afirma.

Semejante a una inmensa pista de aterrizaje, el impresionante perfil del "pech" se presta a todo este tipo de teorías. Aquí estamos en los Pirineos cátaros, una región del mundo rica en historias de fanatismos, masacres sacrificiales, tesoros bíblicos perdidos, y leyendas protagonizadas por visigodos, templarios y cruzados.

Una montaña invertida

Diferente de todas las elevaciones de esta región, el pico de 1231 metros parece haber cristalizado todas esas inquietudes.

Al final de una pequeña ruta sinuosa de montaña, cuando se disipa la niebla sobre el macizo de Corbières, emerge, majestuoso y secreto. Su proa mineral plantea un primer enigma: ¿por qué la llaman "la montaña invertida"?

Para los científicos, la respuesta es simple. Consecuencia del movimiento tectónico de las placas, los antiquísimos estratos calcáreos terminaron encima de formaciones más recientes, de apenas 15 millones de años, invirtiendo el orden de las capas geológicas. Para los iluminados, la respuesta es obligatoriamente mística.

Para el neófito, incluso cuando el sol ilumina completamente sus flancos de calcáreo, una aureola de misterio sigue planeando en el cielo del Aude, esa región de la France profonde, donde la gente habla cantando y en cada sílaba se asoman vestigios de la antigua dominación de Navarra.



Son muchos los improvisados "médiums" que pululan por estos parajes y que afirman haber entrado en contacto con los extraterrestres. O que anuncian cosas peores.

"Hace unos meses, las autoridades detuvieron cerca de aquí a un individuo que circulaba con un pequeño camión. En los costados había pintado la leyenda: «Vengan todos. Suicidio colectivo»", recuerda Lucas Antech, empleado en La Ferme de Janou, el único restaurante que decidió esperar de pie firme y abierto la horda de centenares de curiosos e iluminados que se aprestan a llegar para el 21 de diciembre.

La actividad en torno a Bugarach es tan intensa en Internet que, desde hace dos años, esta apacible comuna de 200 almas perdida en medio de las montañas fue puesta bajo la vigilancia de Miviludes, el organismo encargado de observar y analizar los movimientos que puedan tener carácter sectario.

Pero la supuesta energía de Bugarach no atrae sólo a los candidatos a la salvación extraterrestre. También es tierra prometida de fanáticos del new age que no creen demasiado en el fin del mundo.

"No se trata del apocalipsis: estamos ante un nuevo comenzar. Mi esposa y yo llegamos hace dos días y buscamos un sitio para alquilar. Este lugar tiene algo particular, fuerte, vital. Es exactamente lo que queremos para nuestros dos hijos", afirma Julien. Hombre de mirada límpida, Julien está convencido de que "el mundo está en el momento clave en que las energías aumentan sin cesar y los hombres deben seguir ese ritmo".

Consternados por la circulación incesante de místicos y la presencia masiva de periodistas, los habitantes de Bugarach se han encerrado en sus casas y se niegan a asomar la nariz.

"Se trata de gente normal, que vive del trabajo de la tierra. Pero, ¿qué podemos hacer? Vivimos en democracia. No se puede prohibir a quienes necesitan creer en algo que lo hagan", confiesa el alcalde Jean-Pierre Delord, cuya esposa, hija de un responsable de Renault, vivió durante toda su infancia en la Argentina.

Cada uno aquí tiene su anécdota sobre "esos locos" que oran desnudos en la montaña o que se liberan practicando ritos misteriosos. "En verano venían a organizar cursos de grito primal en las cuevas naturales", relata una vecina.

Cuando se dio cuenta de la magnitud que tomaba el movimiento y temiendo lo peor, M. Delord acudió a las autoridades. Después de mucho reflexionar, decidieron cerrar el acceso a la montaña en vísperas del 21, y desplegar entre 100 y 400 gendarmes a pie y en helicóptero para patrullar la zona.

El alcalde, sin embargo, no se hace ninguna ilusión a este respecto: a menos que se termine el mundo, esto seguirá.

"Un amigo me advirtió que Bugarach se transformará en un nuevo Lourdes", confiesa. "Y al paso que va esto, le creo cada vez más."

Diálogo en la montaña

Desde la camioneta verde que acaba de detenerse del otro lado del camino, una voz serena dice: "En su lugar tendría cuidado con esas fotos. La montaña no olvida nada y usted podría pagarlo caro". Se llama Veronique Solana. Desde hace años, enseña los "chakras de cristal".

- ¿Por qué? ¿La montaña está viva?

-Desde luego.

- ¿Usted la conoce bien?

-Conozco todo lo que hay que saber sobre ella.

- ¿Me puede decir entonces por qué precisamente esta montaña?

-Porque es uno de los doce vórtices cosmotelúricos de la Tierra. Es decir, una puerta interdimensional que nos permitirá realizar el viaje astral. A nivel cósmico, Bugarach está en estrecha relación con el sol central Alcyone y su cintura de fotones.

El apocalipsis, versión maya

    La moda del "fin del mundo" surge de sus textos sagrados
  • Pueblo de astrónomos
    Los mayas eran grandes astrónomos y establecieron un calendario de una exactitud casi perfecta
  • Ciclos mitológicos
    Dos textos jeroglíficos hallados en México mencionan este 21 de diciembre como un cambio de era
  • La conciencia o el caos
    Ninguna fuente aclara si se referían a un cambio en la conciencia humana o a un cataclismo natural
TEMAS DE HOYLa muerte de García MárquezNarcotráficoCopa del ReyFamosos en crisis