Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Editorial II

Cambio de color y de vida

Opinión

Las pequeñas acciones hechas en conjunto con otras personas pueden rendir grandes resultados, sobre todo cuando lo que se busca es mejorar la calidad de vida de una comunidad. Éste es el caso de lo ocurrido la semana pasada en el barrio Cildáñez (ex villa 6), ubicado en el área de Parque Avellaneda, cuando unos 200 vecinos y decenas de voluntarios dedicaron todo un fin de semana a pintar los frentes de 120 casas en un sector de esta zona de la ciudad de Buenos Aires.

El barrio Cildáñez tiene una superficie de diez hectáreas, con una población de 9136 personas, según datos censales. Con el impulso y el asesoramiento de la Secretaría de Hábitat e Inclusión (Sechi) porteña, se buscó crear un espacio de inclusión vecinal y compromiso con la pertenencia al lugar. La convocatoria, hecha a los vecinos a principios de año, dio como resultado una intervención en el barrio por etapas: por ejemplo, en una de ellas, se propuso y se votaron nombres para un pasaje; finalmente, se eligió llamarlo Pasaje Progreso, un ejemplo evidente del deseo de esta comunidad de crecer y alcanzar un estado de bienestar distinto del que tenía.

En otras etapas, se trabajó en la puesta en valor de la capilla Inmaculada Concepción; en la accesibilidad y remodelación de la Escuela N° 8 Reino de Tailandia, en la calle Homero; en la instalación de vados en las esquinas, y en la pintada de las fachadas de las casas de la calle White. La intervención del fin de semana pasado fue parte de la cuarta etapa de la recuperación del barrio; las intervenciones finalizarán en enero próximo, cuando se convoque a una nueva acción comunitaria que significará el cierre de la puesta en valor del barrio.

El cambio en todas las ocasiones se hizo con el consenso de los integrantes del barrio, obviamente interesados en participar en decisiones prioritarias para mejorar su situación. La transformación física -en este caso, pintar las fachadas con los colores previamente elegidos- fue acompañada con el cambio cultural que implica la inclusión social de los habitantes de la ex villa 6 en un proyecto comunitario de estas características.

Es de esperar que esta manera de trabajar se afiance en otros sectores de la ciudad, con problemas parecidos a los del barrio Cildáñez, para que sea una realidad que todos los porteños puedan gozar, en un pie de igualdad, de su ciudad..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYElecciones en AFAReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015Damián Stefanini