Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Un lujo

Las Primeras damas del musical van por más

Espectáculos

Vuelven al Gran Rex las mejores del género con un recital multitudinario

Por   | LA NACION

Chasquidos a buen ritmo marcan el compás en medio de un barullo de voces entusiastas. La melodía del piano se confunde con las vocalizaciones de alguna de las 17 mujeres que se abanican, cantan y conversan. Tres perros deambulan en busca de mimos entre las barras y espejos del estudio de danza donde sucede la acción. Cuando Gaby Goldman comienza a ejecutar los primeros acordes, las bromas se disipan. Hay que ensayar. Todo tiene que estar a punto para la segunda edición de Primeras damas del musical.

Se trata del espectáculo creado por Ricky Pashkus y Pablo Gorlero que se presentará el viernes, a las 21, en el Gran Rex con las actuaciones de Valeria Lynch, Florencia Peña, Cecilia Milone, Julia Zenko, María Rosa Fugazot, Karina K, Ana María Cores, Marisol y Florencia Otero, Susan Ferrer, Melania Lenoir, Natalia Cociuffo, Magalí Sánchez Alleno, Alejandra Perlusky, Ivanna Rossi, Laura Manzini y Déborah Turza.

Primeras damas. es una idea que germinó en dos cabezas que ya demostraron que piensan mejor que una cuando crearon los Premios Hugo al teatro musical, y que se imponen como un sello de confianza para los artistas del rubro: la dupla Gorlero-Pashkus. "Podría llamarse Las damas valientes. Algo de lo social hizo que la mujer vaya más lejos en el salto artístico que el hombre, que se anime a más. Por eso este espectáculo", explica Ricky, que, junto con Gorlero, se encarga de la dirección general de este "recital con gustito a musical".

Los miserables, Gypsy, Hello, Dolly!, Cabaret son sólo algunos de los históricos musicales que prestan su repertorio para este show, pero también se escucharán partituras de nuestros grandes artistas, como Carlos Gianni, Alberto Favero y el propio Gaby Goldman, quien, como director musical, buscó "argentinizar el espectáculo".

En esta ocasión, el show está asociado a una iniciativa solidaria: hace una semana, las "primeras damas" cantaron en homenaje a las 231 mujeres que fallecieron víctimas de la violencia de género en 2012, como parte de una acción de Juan Carr y la fundación Red Solidaria. "Con Juan la sinergia fue inmediata. Coincidimos en hacer un rebote sonoro con las voces de estas mujeres para concientizar. El artista hoy es la voz más creíble. Todas las Primeras damas son difusoras de este mensaje", comenta Pashkus. Inmediatamente, Marisol Otero, que este año fue la protagonista de Mamma Mía! se hace cargo de su misión: "No estamos tan informados. En ese sentido creo que lo artístico nos une universalmente, nos hermana, y el resultado va a ser muy poderoso".

17 mujeres en escena

"¡La Cores está divina, mirala!", exclama Natalia Cociuffo mientras con su celular le saca una foto a la intérprete que ensaya con un vestido supersensual, de flores multicolores. "Yo todavía no puedo creer que estoy acá, cantando con Julia Zenko", repite muy efusiva Marisol, ante la carcajada incrédula de su compañera, que acepta el halago con humildad. La admiración entre las 17 actrices-cantantes que componen este elenco es mutua y la algarabía ante el estreno se respira en los ensayos. "Es un mito urbano que las mujeres nos llevamos mal. Si hay un aquelarre, es un aquelarre de energía. Nos disfrutamos mucho escuchándonos", cuenta Laura Manzini, que "debuta" en el espectáculo al igual que Milone, Fugazot, Perlusky, Turza y Ferrer.

Cuando ensayan juntas, el abanico de generaciones se abre en su totalidad y las voces se complementan en un coro de antología. Sonríen satisfechas. Se saben capaces de conmover a todo el Gran Rex con sus voces. "Este show es el ejemplo de que trabajar entre mujeres puede ser la gloria. No es como en la televisión. Hubo un buen compañerismo", asegura Zenko.

Una pausa en el ensayo es el inmediato puntapié para el alboroto. Mientras Melania Lenoir ayuda a Florencia Otero a descontracturarse, Cecilia Milone muestra a las demás las gracias que hace su perra ("¡Puede cantar!", se sorprenden las que asisten a los aullidos de la "primera dama" canina), Marisol y Julia intercambian ideas de vestuario, Alejandra Perlusky repasa la letra de su canción, y de súbito, todas hacen silencio para escucharla y aplaudirla.

Los anfitriones de la gala, Laura Oliva y Mariano Chiesa, organizan sus acotaciones en un rincón, y en el otro, Ricky y su actriz fetiche, Karina K, observan embelesados la escena grupal. "Todo lo que voy a hacer acá me representa", sentencia la protagonista de Sweeny Todd, Cabaret y otros tantos éxitos del musical vernáculo. "Por un lado, cantar en conjunto y estar al servicio de mis compañeras es muy placentero. Por otro, las canciones que me toca interpretar tienen mucho que ver conmigo", dice, y la interrumpe Pashkus para decir lo que ella nunca se atrevería: "Porque son canciones que, si no las interpreta una cantante actriz, se desvanecen". Con una humildad casi impropia para una artista de su talla, Karina asiente, y anticipa conmovida que cantará "Mein Herr", un tema de Cabaret en el que una visceral Sally Bowles se rebela contra su estado de sometimiento. "Se rebela contra la violencia de género. Y esa idea me carga mucho emocionalmente. Estamos aunando voces para lograr la toma de conciencia sobre algo que hay que cambiar y no es sólo un mensaje para los hombres, sino también para las mujeres de que hay que discernir, decidir con quién estar y no permitir el abuso.".

PARA AGENDAR
Primeras damas ?del musical. Viernes, a las 21
Teatro Gran Rex, Corrientes 857.
Desde, 120 pesos

TEMAS DE HOYParo nacionalLey de abastecimientoHugo MoyanoArgentina en defaultTorneo Primera División