Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Otro baño de realidad para el Gobierno

Opinión

Si bien casi nadie en el kirchnerismo esperaba que la Corte Suprema de Justicia adoptara una determinación distinta, la negativa del máximo tribunal al per saltum sobre la medida cautelar que beneficia al Grupo Clarín fue otro frío baño de realidad para la presidenta de la Nación.

En la práctica, la decisión de la Corte implica que el gobierno nacional deberá recurrir a otra vía procesal menos extravagante para que el tribunal trate la nulidad de la medida cautelar que suspende la aplicación de los dos artículos de la ley de medios objetados por Clarín. Deberá recurrir al recurso extraordinario o, en el caso de que la Cámara Civil y Comercial no lo conceda, presentar un recurso de queja ante la Corte. Los problemas para el Gobierno pueden ser dos: que cualquiera de las dos presentaciones implican largos procedimientos, que demorarían varios meses y que nada asegura que el más alto tribunal emita, finalmente, una resolución favorable a los deseos del oficialismo.

 La negativa del máximo tribunal al per saltum sobre la medida cautelar que beneficia al Grupo Clarín fue otro frío baño de realidad para la presidenta de la Nación

Por lo tanto, al Gobierno no le quedaría otra alternativa que esperar un pronunciamiento sobre la constitucionalidad de los artículos de la ley de medios por el juez Horacio Alfonso, quien tiene a su cargo la causa sobre la cuestión de fondo. Pero aun cuando este fallo, que podría salir antes de que termine el verano, colme las expectativas del Poder Ejecutivo, la apelación por parte del Grupo Clarín implicará la continuidad de la suspensión de los efectos de la ley de medios en lo referido al proceso de desinversión.

Desde el punto de vista político, el flamante fallo de la Corte deja en evidencia que el poder de fuego para presionar y manipular a los jueces ha quedado reducido a su mínima expresión. Especialmente, luego de que el jueves pasado la Comisión Nacional de la Independencia Judicial se pronunciase duramente en contra de las presiones del Poder Ejecutivo hacia los magistrado s. Lo único que logró el Gobierno fue que el titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, negara cualquier aspiración presidencial, una cuestión que el oficialismo intentó imponer en los últimos días en la opinión pública para restarle prestigio al tribunal.

Al Gobierno no le quedaría otra alternativa que esperar un pronunciamiento sobre la constitucionalidad de los artículos de la ley de medios por el juez Horacio Alfonso, quien tiene a su cargo la causa sobre la cuestión de fondo

Ni siquiera las fuertes críticas formuladas por Cristina Fernández de Kirchner contra la llamada "corporación judicial" durante el acto en la Plaza de Mayo amedrentaron a los miembros de la Corte. Tampoco, las alusiones presidenciales a una posible vinculación del Poder Judicial con un intento desestabilizador, que en el fondo no son más que una negación del principio de control de constitucionalidad de las leyes por parte de la Justicia.

La guerra declarada por el Gobierno al Grupo Clarín ha derivado en el inicio de hostilidades hacia el Poder Judicial por parte del gobierno kirchnerista, planteadas en términos de una lucha del pueblo "contra las corporaciones que nos quieren tutelar" y expresadas en la frase presidencial según la cual "cuando a algunos les fallan los fierros mediáticos, intentan construir fierros judiciales para tumbar a un gobierno"..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsConflicto en Medio OrienteAmado Boudou procesadoThomas Griesa