Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La politización de la administración pública

Actualmente, los puestos de la administración los obtienen aquellos que son afiliados al partido gobernante o aquellos que tienen alguna relación con la agrupación política preferida del momento

PARA LA NACION
SEGUIR
Orlando J. Ferreres
Miércoles 12 de diciembre de 2012 • 02:18
0

Hasta hace unos años atrás había una línea divisoria entre los puestos políticos y los puestos de gestión de la Administración Pública. Ahora se ha politizado todo y esa costumbre se ha abandonado para mal. Todos los puestos son políticos y prácticamente nadie puede opinar distinto o frenar una decisión política aunque sea incorrecta. El que lo hace puede sufrir las consecuencias. Tampoco se ha podido frenar el uso político de las agencias administrativas y se las complicó en conflictos que son ajenos a la gestión, como pasa por ejemplo, con la AFIP y el caso del agente inmobiliarioque dijo que había menos actividad en el sector y fue inspeccionado por ese motivo. La politización de los puestos importantes en la Cancillería se ha hecho casi total, tirando por la borda la ejemplar organización que venía desde la época del Ministro de Relaciones Exteriores Carlos Muñiz. El mantenimiento sostenido de una profesionalización de la Cancillería le ha dado muy buenos resultados a Brasil, para citar sólo un ejemplo.

El puesto de Director Nacional era la culminación de la carrera administrativa dentro del Estado y los puestos de Subsecretario o Secretario de Estado o Ministro y sus asesores eran los puestos políticos. Todos los puestos administrativos eran obtenidos por concurso y cada tanto había concursos internos o abiertos para llenar esas vacantes con los más idóneos. Para los mejores empleados públicos había becas en universidades de primera línea del exterior para que pudieran adquirir una formación profesional del mejor nivel mundial. Esto no es más así. Actualmente, los puestos de la administración los obtienen aquellos que son afiliados al partido gobernante o aquellos que tienen alguna relación con la agrupación política preferida del momento.

"El puesto de Director Nacional era la culminación de la carrera administrativa dentro del Estado y los puestos de Subsecretario o Secretario de Estado o Ministro y sus asesores eran los puestos políticos. Todos los puestos administrativos eran obtenidos por concurso"
Compartilo

No es que las personas politizadas sepan menos o sean menos capaces que los que hacen una carrera administrativa en el Estado, sino que las organizaciones políticas de moda colonizan los puestos y actúan por encima de toda la gestión administrativa. En otras palabras se da importancia fundamental a la fidelidad al que manda, y se pone esta calificación por encima de todo, dejando de lado la profesionalidad intachable, la eficiencia o la actuación justa del funcionario de la administración. En las provincias, los que llegan al poder político, como en el caso de los gobernadores de muchas de ellas, colonizan a toda la administración para obtener votos y perpetuarse lo más posible en el gobierno.

Se requiere una organización del Estado más eficiente. No es un lugar para "cazar puestos". Es un lugar para servir a los demás. Hay un error de concepto que hay que corregir. Si la principal empresa del país que es el Estado no funciona y además está politizada, no va a ser exitosa ninguna empresa dentro del país, y el país mismo no va a progresar como podría hacerlo. De este modo siempre vamos a tener desocupados y pobreza, aún después de haber crecido durante 10 años a tasas chinas.

Nos urge un cambio fundamental en la administración pública para mejorar la estrategia de largo plazo del país y la gestión correcta de las decisiones para concretar esos objetivos en el menor tiempo posible. Hay que volver a trazar una línea divisoria entre la administración y los puestos políticos. El populismo no quiere que la organización profesional del Estado le ponga trabas a las decisiones que ellos toman y por eso debe destruir una tras otra las buenas instituciones que habíamos logrado construir, como fue el caso de la gestión profesional de la administración pública. El caso del Indec es sólo un ejemplo.

"Se requiere una organización del Estado más eficiente. No es un lugar para "cazar puestos""
Compartilo

Hay que seguir insistiendo en lo que es correcto hasta lograr mejorar la calidad de las decisiones en nuestro país. Se debe recuperar esa institución fundamental que habíamos logrado y que hemos perdido: separar las decisiones políticas de la gestión profesional del Estado.

Para verVideos recomendados
Si te gustó ¡Salve César!, te va a gustar...

Si te gustó ¡Salve César!, te va a gustar...

Una idea en 1 minuto: Diego Pol

Una idea en 1 minuto: Diego Pol

Jubilados: quiénes son los beneficiados por los anuncios de Macri

Jubilados: quiénes son los beneficiados por los anuncios de Macri

Entrevista completa a Albord Cantard

Entrevista completa a Albord Cantard

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas