Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Conmoción en Venezuela / El Presidente dejó el país por tiempo indeterminado

El chavismo intenta cerrar filas ante el viaje más incierto de su comandante

El Mundo

Nicolás Maduro quedó por primera vez al frente del gobierno; Correa voló a Cuba para ver a Chávez antes de la operación, que anoche aún no había sido confirmada

Por   | Para LA NACION

 
 

CARACAS.- Venezuela vivió ayer el mismo ritual repetido desde hace un año y medio: Hugo Chávez despidiéndose para volver a La Habana y ser recibido allí por Raúl Castro. Pero en esta ocasión, el líder bolivariano no sólo viajaba para enfrentarse a una operación "complicada, que puede provocar daños irreversibles" (la tercera en la misma zona pélvica), según los oncólogos. También dejaba al vicepresidente, Nicolás Maduro, por primera vez, al frente del país. Su sucesor político debutó en el ejercicio del poder.

"Me voy, pero el alto mando político no lo entrego. Sin embargo, lo delego y está en buenas manos, en las de Nicolás Maduro. La patria está en buenas manos", enfatizó Chávez en su despedida, en la que aprovechó para tomar juramento al nuevo ministro de Defensa.

La ceremonia reflejó la provisionalidad que afecta al gobierno de Venezuela: Chávez, en su clásico conjunto deportivo azul de la Academia Militar y agarrado a la espada de Simón Bolívar, nombrando almirante en jefe a Diego Molero, otro compañero de aventuras golpistas.

El ascenso vino acompañado de la misma arenga repetida hasta la saciedad durante los últimos meses: "Confío plenamente en este pueblo, capaz de enfrentar conspiraciones y movimientos desestabilizadores, desde afuera y desde dentro".

Con las filas cerradas en Caracas por orden y mando del presidente, Maduro debutó en la inauguración del Metrocable de Mariche, en Caracas. Y lo hizo tan conmovido que no pudo contener las lágrimas, mezclando el discurso emocional del chavismo con repuntes radicales, como para dejar en claro a su partido, al país y al mundo que no es tan moderado como apuntaban perfiles escritos sobre él en las últimas horas.

"Hasta más allá de la vida vamos a ser leales con Hugo Chávez", señaló, en un deseo imposible.



Como queriendo entrenarse para futuras campañas, copió algunos de los giros discursivos de su líder. "Levanten la mano los que creen en Dios", ordenó el también canciller. "¡Dios por delante!", clamó, antes de explicar: "Esa oración diaria llega, porque esta tierra de Dios es bendita, Dios está con nosotros".

El primer acto institucional, que más bien parecía de campaña, dejó trazada la estrategia hasta el próximo domingo. Todos saben del lazo emocional que une a Chávez con las clases populares. También conocen que cada vez que el líder bolivariano sufre una recaída, sube su popularidad por obra y gracia de la solidaridad.

El reto es trasladar esta ola desde Chávez hasta los 23 candidatos elegidos a dedo por él. "Lo que se está jugando aquí no es una elección más. Aquí se juega la patria, el futuro", sollozó el nuevo hombre fuerte de Venezuela.

En ese aprendizaje rápido al que está sometido, Maduro, ataviado con una guayabera roja, recitó parecidas estrofas a las de su maestro: "No nos confiemos, estamos ante un ejército de dragones de Komodo, que botan la baba del veneno, te van persiguiendo, te tocan y te envenenan".

Maduro apoyó a su predecesor en la vicepresidencia, Elías Jaua, que ahora pretende vencer electoralmente a Henrique Capriles. La inauguración del Metrocable confirmó la pauta del oficialismo en esta campaña: exprimir al máximo obras y arcas públicas para favorecer a sus candidatos, que fungen como en una especie de gobernadores en ejercicio.

El propio Capriles levantó ayer su voz, de nuevo, contra lo que considera abusos del chavismo. También aprovechó una gira electoral para trasladar su solidaridad al presidente. "Ante cualquier pregunta o incertidumbre, la respuesta está en la Constitución. Por ahora queremos fortalecer la democracia el próximo domingo."

El hombre que está en boca de todos viajó a La Habana contra reloj para poder salvar su vida y que eso le permita tomar posesión de la presidencia el próximo 10 de enero, día en el que iniciaría su nuevo mandato. Hasta allí acudió su otro heredero: Rafael Correa. Al presidente de Ecuador se lo considera el sucesor en el liderazgo revolucionario del continente. Incluso Heinz Dieterich, creador del socialismo del siglo XXI, apostó porque "Correa está llamado a asumir el papel de vanguardia política latinoamericanista, que están dejando Fidel y Chávez".

"Toda la patria grande está con él", destacó Correa, que en febrero también se enfrenta a las urnas.

La información circuló ayer a toda velocidad entre Caracas, La Habana y el resto de la región. Pero cuando se trata de saber qué ocurre en el interior del Cimeq, el hospital habanero, sobreviene el apagón informativo.

Hasta que apareció de nuevo el famoso periodista Nelson Bocaranda para desvelar cómo la junta médica que atiende a Chávez ultimaba los detalles de la operación. Un plan quirúrgico que cuenta con distintas opiniones. Incluso algunas se oponen a intervenir por cuarta vez al paciente.

Tres especialistas venezolanos y dos españoles se habrían sumado al equipo cubano, según Bocaranda. Los cubanos, cuyos errores durante las cirugías y los tratamientos fueron develados por WikiLeaks, son partidarios de operar, frente a los especialistas locales, que temen "infecciones, daños colaterales y la parálisis de las piernas". Hasta anoche se desconocía si el presidente había ingresado en el quirófano.

Hugo Chávez invocó a un milagro en su mensaje a la nación del sábado pasado. Y muchos confían en que se produzca, ante las dificultades quirúrgicas de la cuarta operación.

"El riesgo de dañar estructuras vitales no es despreciable. Se pueden lesionar órganos vecinos, vasos, arterias, venas, nervios, recto, colon, aparato urinario, vejiga y uretra. Y esos daños, para nada despreciables, pueden comprometer funciones importantes como la vascularización de miembros inferiores, el funcionamiento del aparato urinario y del digestivo", explicó Ariel Kaufman, uno de los urólogos más prestigiosos de Caracas.

El médico, preguntado por el diario El Universal, sospecha que pudiera tratarse de una operación paliativa, "para tratar de mejorar la vida del paciente y reducir algunas manifestaciones de la recaída".

Versiones sobre los síntomas

El diario español ABC publicó en su edición de ayer que la decisión de la nueva intervención quirúrgica a Hugo Chávez se precipitó después de que el presidente venezolano sufriera fuertes dolores en el abdomen y vomitara sangre, lo que motivó su urgente viaje a Cuba el 27 de noviembre pasado.

El matutino reveló que tuvo acceso a informes médicos sobre la salud de Chávez, que también habría sufrido dos desmayos, de entre dos y dos minutos y medio cada uno, el 24 de noviembre. Chávez, según ABC, fue atendido el 28 de noviembre en La Habana por un equipo médico procedente de Rusia, integrado por oncólogos, cirujanos y un bioquímico..

Del editor: qué significa
¿Hay chavismo sin Chávez? Sus funcionarios saben que sólo si se mantienen unidos tendrán alguna chance de cubrir el vacío que deja su líder.

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsLa muerte de García MárquezElecciones 2015Semana Santa