Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Estadística

2012, uno de los años más lluviosos de la historia en la Capital

Buenos Aires
 
 

Quedará 2012 en los anales de la historia de la ciudad: será uno de los años más lluviosos de los últimos 106. La tormenta de ayer, con su consecuente cuota de trastornos en la vía pública, no habría sido un hecho aislado. Y a ella le seguirán más temporales antes de que acabe el año, así como en enero y febrero, meses para los que se esperan precipitaciones superiores a lo normal.

Según estadísticas del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), sin contabilizar la lluvia caída ayer, 2012 ya alcanzó el número 11 entre los años más lluviosos de la historia en la Capital, ranking que lidera 1959, con un registro de 1852,8 milímetros.

En lo que va de este año, sumaban hasta la víspera 1511,1 los milímetros acumulados, inmediatamente por debajo de 2003 (puesto 10, con 1540,6 mm) y de 1993 (puesto 9, con 1555,9 mm). Sin embargo, la información suministrada anoche por el gobierno porteño, que confirmó que hasta las 19 de ayer habían caído 44 mm, podría ya hacer subir a 2012 varios escalones en el podio estadístico.

No es un dato menor que, de ese top ten, cinco valores se hayan registrado en los 12 años del siglo en curso y siete hayan estado dispersos entre 1914 y 1999. El calentamiento global de las últimas décadas ha impactado en el régimen de precipitaciones.

 
 

El "ascenso" de 2012 en el ranking podría ser todavía mayor, si se considera que las tormentas continuarán en lo que queda del mes. Los meteorólogos que trabajan para el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño recordaron ayer que los datos históricos indican un promedio de ocho tormentas por mes durante el verano en la ciudad, fenómenos que se repetirán este año. "La intensidad que tendrán -sostuvo el especialista Carlos Napale- no se puede predecir."

Por lo pronto, este diciembre ya castigó a los porteños con el aguacero del jueves pasado, cuando en algunos puntos de la ciudad las lluvias superaron los 170 milímetros y provocaron estragos, y con la tormenta de ayer, que si bien tuvo un caudal menor de precipitaciones igual causó anegamientos en las zonas críticas de Belgrano, Núñez y Palermo, donde las obras hidráulicas en el arroyo Vega sufren demoras.

En la víspera, el temporal llegó acompañado por la caída de granizo en algunos barrios -como San Telmo, Palermo, Villa Urquiza y Villa Devoto- y por ráfagas de viento de hasta 70 kilómetros por hora. En el centro y Belgrano, se reportaron cortes de luz.

"Más allá de la falta de grandes obras hidráulicas, influyen en las inundaciones las bolsas de basura sacadas fuera de hora y los residuos directamente arrojados en la vía pública, que obturan los sumideros y las bocas de tormenta", describió ayer Diego Santilli, responsable de Ambiente y Espacio Público. Y volvió a solicitar un cambio de hábitos de los vecinos para que las consecuencias de las lluvias sobreabundantes no colapsen la Capital.

En tanto, señaló, la Ciudad ha aumentado la frecuencia de los servicios de limpieza urbana y de desobstrucción de sumideros, para acompañar el esfuerzo que se pide a los vecinos. Según Santilli, esto no implica un costo económico extra al gobierno porteño.

"Por contrato, debemos limpiar sumideros una vez por mes; lo estamos haciendo un mínimo de una vez por semana, y en los lugares críticos, como Belgrano y el Bajo, varias veces por semana. De todas maneras, por impecable que estuviera la red de desagüe, una lluvia de 170 mm en una hora no podría escurrirla. La capacidad de escurrimiento del sistema es de 40 mm por hora", se sinceró el ministro.

Así, bajo los efectos del cambio climático que favorece los episodios meteorológicos extremos y mayores lluvias, y con un déficit de infraestructura urbana, los porteños deberán prepararse para un verano bajo el agua.

No sólo los meteorólogos del gobierno porteño, sino también los del SMN en el boletín de tendencias climáticas trimestral, prevén que diciembre, enero y febrero sufrirán lluvias superiores a las normales.

Según el informe estadístico del SMN sobre los veranos porteños, el promedio de precipitaciones para el trimestre es de 341,6 mm. El estío más lluvioso fue el de 2002/2003, cuando el valor trepó hasta 789,7 milímetros.

En principio, el sábado la ciudad volverá a ser puesta a prueba, pues para esa jornada se pronostican nuevas lluvias muy intensas. Si se cumplen las ocho tormentas anunciadas por mes, llegarán a razón de una cada tres días, aunque podría haber más de una por día.

Podés bajarte todos los datos que usamos para esta visualización desde Google Documents y/o Junar..

Equipo LN Data
Nuestros lectores pueden descargar los documentos originales y los procesados en su PC. A partir de los mismos, es posible llegar a nuevas conclusiones particulares, cruzar variables con otras y descubrir, tal vez, otras conclusiones de interés social. Si se animan, no dejen de avisarnos, posteando un comentario o enviándonos un mail a LNdata@lanacion.com.ar

TEMAS DE HOYElecciones 2015Choque de tren en OnceQuita de subsidiosInseguridadNarcotráfico