Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

De la cautelar al juez Alfonso

Política

La Corte le abrió una vía alternativa al Gobierno, mientras espera un fallo sobre el tema de fondo

Por   | LA NACION

En el mismo fallo que rechazó el per saltum , la Corte Suprema dijo ayer que existe un remedio que sí es "eficaz" para atacar un fallo como el de la Cámara Civil y Comercial: el recurso extraordinario federal.

Pero no sólo señaló este camino: dispuso que la Cámara trabajara en días y horas inhábiles para tramitarlo y además la autorizó a acortar los plazos procesales. Cuando la Cámara extendió la medida cautelar en favor del Grupo Clarín, el Gobierno presentó el per saltum, rechazado ayer. Le queda todavía abierta esa otra vía.

Es la Cámara la que deberá resolver si es "admisible" este otro recurso y le habilita al Poder Ejecutivo el camino a la Corte. Si no lo hace, no obstante, el Gobierno podrá llegar "en queja" al máximo tribunal, que es, en última instancia, el que decidirá si toma o no el caso sobre la validez de la medida cautelar.

No obstante, la apuesta del Gobierno está hoy en lo que pase en la primera instancia, donde el juez Horacio Alfonso tiene para resolver la "cuestión de fondo": si son constitucionales o no los artículos de la ley de medios que el Grupo Clarín impugnó y que lo obligan de desprenderse de parte de sus licencias.

Hace dos semanas, la Corte le pidió a Alfonso que dictara su sentencia "de inmediato". El máximo tribunal hizo referencia entonces a la "denegación de justicia" que implicaría no tener una respuesta judicial sobre el planteo de inconstitucionalidad. Sin embargo, Alfonso todavía no resolvió. Pese a que la Corte también a él lo habilitó a trabajar fuera del horario judicial y en fines de semana, el expediente tenía pendientes trámites procesales que el juez no podía obviar.

La semana pasada, Alfonso le envió a la fiscalía el expediente para que se pronunciara antes del dictado de la sentencia. Pero además resta que el juez cumpla con la formalidad de "llamar autos para sentencia", después de lo cual las dos partes de la causa tienen la posibilidad de oponerse. El Código Procesal prevé que una vez que "el llamamiento de autos" queda firme se cierra toda discusión y no podrán presentarse más escritos ni producirse más prueba. Desde entonces, el juez tiene, por ley, 40 días para dictar sentencia.

En este caso, no obstante, las partes creen que decidirá mucho antes. En el Gobierno creen que será antes de fin de año. Si Alfonso le da la razón al Gobierno y rechaza el planteo de inconstitucionalidad del Grupo Clarín, el escenario será malo para las pretensiones del grupo empresario, porque si bien Clarín puede apelar esta sentencia ante la Cámara Civil y Comercial, todo indica que perderá la protección que le da la medida cautelar.

Este tipo de decisiones se caracterizan por ser transitoria y de gran inestabilidad; las cautelares duran mientras se mantenga la situación que las justificó. Tienen un requisito fundamental para su subsistencia, la verosimilitud del derecho invocado. Es decir, que sea verosímil que tiene razón la parte que pide protección hasta que se resuelva la causa. Si Alfonso falla en contra, esta verosimilitud cae, sostenían ayer en el Palacio de los Tribunales.

La sentencia que dicte Alfonso podrán apelarla las partes ante la Cámara. La presentación de la apelación suspende la ejecución de la sentencia hasta que la Cámara la confirme. En ese punto, no obstante, como sí sería una sentencia de primera instancia, el Gobierno podría volver a intentar su per saltum ..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015LA NACION DataTorneo Primera División