Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sensible retrato de Alfonsina

SEGUIR
LA NACION
Viernes 14 de diciembre de 2012
0

No he dicho / Dramaturgia, dirección e interpretación: María Marta Guitart / Música original e interpretación en escena: Carolina Ison / Diseño de movimiento: Nara Carreira / Dibujos: Sol Storni / Diseño lumínico: Diego Todorovich / Funciones: domingos, a las 19 / Sala: Pan y Teatro, Boedo 876 / Duración: 50 minutos.Nuestra opinión: muy buena

Pocas voces existen en la lírica nacional más desgarradas que la de Alfonsina Storni, personalidad crucial de nuestra cultura por lo que significó como poeta y paladín en las luchas contra distintas desigualdades, no solo la de género, que sufrió de modo singular debido a su condición de mujer libre y reacia a cualquier atadura. A 120 años de su natalicio, su voz brilla en el Parnaso argentino con luz propia y es fuente de diversas y sabias enseñanzas sobre la sumisión a la injusticia.

Entre los muchos homenajes que se le brindaron en 2012, este cálido espectáculo que concibió y llevó a escena la actriz, dramaturga y poeta María Marta Guitart es uno de los más sensibles. Su estrategia fue seleccionar, entre el vasto material que ofrece la obra de Alfonsina, varios de sus poemas más potentes e intensos, sobre todo aquellos que reflejaron la índole de su inadaptación a un mundo hipócrita y mezquino y el alto costo en dolor que eso provocó en su vida, tan hambrienta de amor como escasa en felicidad, en momentos dichosos.

María Marta Guitart hace a Alfonsina
María Marta Guitart hace a Alfonsina.

Guitart la ubica en una habitación de Mar del Plata, en la noche previa a su suicidio. El ambiente está configurado con elementos realistas e imaginativos, que metaforizan un epílogo: un escritorio y un asiento-cama con veladores, una valija entreabierta, un piso sembrado de hojas secas y flores y una pantalla sobre el final del escenario donde se verá el mar y algunos dibujos de Sol Storni. Todo eso subrayado por una luz melancólica y la turbadora música de Carolina Ison al piano.

La actriz no recita los versos de Alfonsina, los dice y los actúa, los vuelve carne en su cuerpo. Y en esa operación logra que las palabras estallen en su sentido más lacerante, más conmovedor y produzcan, en su travesía por distintos poemas ("Frente al mar", "Hombre pequeñito","La loba", "Un sol" y tantos otros), un retrato existencial de Alfonsina poco común y profundamente emotivo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas