Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Reina de la teatralidad y el contraste

Espectáculos

"El viaje de un alma, de la oscuridad a la luz." Así describió la propia Madonna al show del MDNA Tour 2012 que anteanoche llegó a River para desplegar las múltiples facetas de la cantante y todo el dramatismo que la caracteriza. Con recursos visuales efectivos, como la puesta en escena de rituales, escenarios de iglesias, secuencias sangrientas, contorsionistas, postales poperas a puro baile, tambores en el aire, cantos del País Vasco y hasta un coro gospel, Madonna demostró, una vez más, por qué conserva su trono.

Pocas cosas tan efectivas a la hora de imponer teatralidad como la iconografía religiosa; bien lo sabe ella, que dio comienzo a su viaje escénico "desde la oscuridad" con una secuencia contundente: incienso, una cruz con sus iniciales en el centro del escenario y, desde el fondo, ella, emergiendo como una virgen, en su altar elevado, luciendo larguísimo velo negro. Poco después, el viaje la llevó al Paradise Motel, donde cantó "Gang Bang", mientras llevaba adelante una matanza masiva, en una secuencia digna de Tarantino, con balas que retumbaban en el pecho y sangre que parecía salpicar el rostro con sólo verla esparcirse en las inmensas pantallas.

Pero el contraste pareció llegar de golpe, como una suerte de "cachetazo pop", en "Express Yourself", tema con el que la cantante irrumpió en el escenario vestida de porrista y, para no privarnos de una cuota de tensión, aprovechó para ironizar sobre la idea de que alguien la reemplace, cantando el hit "Born This Way", de Lady Gaga (marcando sus similitudes melódicas con "Express...") y repitiendo la frase "She's not me" ("Ella no es yo"). Pero el espacio escénico ganó más dimensiones de las que parecían posibles cuando en el cierre de ese mismo cuadro se elevaron varios metros en el aire nueve tambores mientras otros nueve permanecían sobre el escenario. Siguieron puestas memorables, como la de "Vogue", en la que lució uno de sus emblemáticos corpiños cónicos; un strip tease en "Human Nature" y un homenaje a Eva Perón (cuyo nombre exhibió en su espalda), con "Don't Cry for Me Argentina" .

Pero el ascenso definitivo "hacia la luz" se dio con "Like a Prayer", tema que cantó con un coro gospel con un ánimo de evocación y celebración que encendió al público para el cierre definitivo, con los temas "Girl Gone Wild" y "Give It 2 Me". Carolina Amoroso.

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina en desacatoCristina KirchnerLa reforma del Código CivilCrisis en Venezuela