Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Las opciones para celebrar fuera de casa

Ni con los tuyos ni con los míos: estas Fiestas brindamos solos

Sábado

Muchos son los motivos que impulsan cada vez a más familias a repensar dónde celebrar

Por   | LA NACION

"Navidad con tu familia, Año nuevo con la mía." Este clásico de diciembre tiene hoy una tercera opción, que suma cada vez más adeptos. Aunque no exenta de reclamos -"de tu familia, de la mía"-, pasar las Fiestas fuera de casa, lejos de la familia grande o simplemente fuera de casa, es una opción tentadora no sólo por la enorme oferta de posibilidades de celebración, sino por las distintas causas que motivan esa decisión.

Están quienes buscan escapar del a veces rutinario festejo familiar o de las rencillas que suelen colarse en esas fechas; están los que quieren vivir algo diferente, experimentar o tan sólo obviar los preparativos de la celebración, y también los que, lejos de sus hogares por motivos laborales, buscan un lugar en donde tener alguien con quien compartir el momento del brindis.

"La fisonomía y la dinámica de las familias van variando con las épocas, y lo mismo ocurre con los modos de celebrar. El festejo clásico de formato único hoy admite variantes", dice la psicoterapeuta Susana Mauer, de la Asociación Psiconalítica de Buenos Aires, y señala que las de Navidad y Año Nuevo son fiestas que a veces se padecen más de lo que se disfrutan.

"En esas celebraciones la alegría queda con frecuencia eclipsada por expectativas insatisfechas, presiones familiares, tironeos irresolubles o balances personales que no nos terminan de convencer -precisa Mauer-. A la hora de planear una vez más las Fiestas, se reactivan los recelos, las tensiones, ciertas incomodidades y hasta incompatibilidades que hacen de las Fiestas una fuente de conflictos."

Para muchos, la decisión de pasar las Fiestas lejos de la familia grande es una decisión que responde a un determinado momento vital. "Yo vengo de una familia muy familiera, pero ahora, con una hija de un año y diez meses, decidimos con mi mujer dar una vuelta de tuerca y pasarlas nosotros tres solos", cuenta Juan Cruz Costa, de 37 años, diseñador industrial que para Nochebuena reservó una mesa para tres en el restaurante Don Jacinto, y que planea recibir Año Nuevo en la costa, con la familia chica y amigos.

"Todos los años está el tema de qué vamos a hacer para las Fiestas, si con una familia o con la otra, y eso genera cierto cansancio. Por eso este año tomamos la decisión de pasarla los tres juntos y olvidarnos de todo eso", dice Juan Cruz, que admite que la decisión mucho no gusta, ni a una ni a otra familia.

Diferentes encuentros

"Los que deciden pasar las Fiestas en un restaurante, fuera de sus casas, buscan algo diferente: el servicio, la comida, darle un toque distinto a la celebración", opina Paula Vera, asistente de alimentos y bebidas del restaurant Patio #378 del hotel Novotel. "Aun así, son fechas distintas: en Nochebuena y Navidad las mesas suelen ser más familiares o de pareja, mientras que en Año Nuevo uno encuentra más mesas de amigos."

Los ámbitos en donde transcurren los festejos también señalan en muchos casos con quién se quiere compartir el momento, y así como algunos ofrecen espacios de mayor intimidad, otros, por el contrario, facilitan que la celebración trascienda a quienes se han reunido a cenar.

"Quien decide pasar las Fiestas en un hotel es alguien a quien no le incomoda celebrar con personas que no conoce", comenta Analía Ogando, director de Ventas y Marketing del hotel Hilton Buenos Aires, en Puerto Madero. "De hecho, el momento del brindis, que tiene lugar en el lobby, es muy lindo, ya que es habitual ver brindar por un mismo deseo a personas que en muchos casos no se conocen."

Las personas que se encuentran de viaje lejos de su familia -por distintos motivos, entre los que destacan numéricamente los laborales-también representan un porcentaje no menor de los que para estas fechas ya han realizado sus reservas en restaurantes y hoteles. Y luego están los turistas: "Sobre todo, turistas del exterior", afirma Gastón Riveira, chef del restaurante La Cabrera, de Palermo, que ofrece para esas fechas un menú basado en carnes asadas.

"En nuestro caso, los turistas que suelen pasar las Fiestas en el hotel son en su mayoría brasileños y norteamericanos -dice Analía, del Hilton-, pero también están los clientes ejecutivos que vienen durante el año al hotel, y que para estas fechas vienen con sus familias."

Para algunos, la elección del lugar en donde celebrar las Fiestas incluso tiene que ver con una búsqueda de cierto placer hedonista. "Quienes eligen disfrutar las Fiestas aquí conocen y son aficionados a la cocina de autor y a la especial atención de nuestra propuestas, con fuerte énfasis en los ingredientes locales, estacionales", dice Lucía Bo, directora de Marketing & Ventas de Palacio Duhau-Park Hyatt Buenos Aires.

Sea cual fuere el motivo, lo cierto es que la búsqueda de una tercera opción a "con tu familia o la mía" es una posibilidad cada vez más visitada. "De esa búsqueda surgen variantes novedosas de celebración que también es importante legitimar -advierte Mauer-. Son genuinas, ágiles, frescas y, en general, buscan preservar tanto el encuentro de afectos cercanos como la posibilidad de vivir un buen momento."

En esto coincide Juan Cruz. "Son fiestas en las que queremos realmente sentir que están enfocadas en nosotros tres, quizá también con amigos, compartiendo el valor humano y la gente querida.".

TEMAS DE HOYMedios y políticaTemporal en Buenos AiresControl de la SUBEBrittany MaynardElecciones 2015