Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Conmoción por una matanza / Los relatos

Para los chicos que sobrevivieron, un escape con los ojos cerrados

El Mundo

Guiados por sus maestros y la policía, varios de los alumnos de la escuela en Newtown contaron cómo lograron salir del edificio en medio de la balacera

 
 

NEWTOWN, Connecticut.- "Nos dijeron que nos tomáramos de la mano y cerráramos los ojos" , relató uno de los chicos de la escuela primaria Sandy Hook que sobrevivió a la brutal matanza de ayer en esta ciudad.

Lo que no debían ver, mientras cruzaban los salones hacia la salida de la escuela, convertida en teatro del horror, era la consecuencia de aquello que sí escucharon: los cuerpos que caían acribillados por decenas de balazos disparados a mansalva por el asesino que fulminó a 20 compañeros con quienes, hasta hacía un rato, compartían las clases, la merienda y el recreo.

"La policía nos dijo que nos abrazáramos, nos tomáramos de la mano y cerráramos los ojos. Sólo los abrimos al salir del colegio", contó Vanessa Bajraliu, una chica de nueve años que tuvo la fortaleza para evocar la masacre de amigos y compañeros , en declaraciones al diario local Hartford Courant.

"Vi a los policías, a un montón de policías con armas en el pasillo", agregó Bajraliu. Gracias a ellos y a otros adultos se salvó de ver mucho más, cuanto menos el pasillo lleno de sangre y escenas aún más espeluznantes -los estragos de unos 100 balazos gatillados al voleo-, mientras salían escoltados por sus profesores entre gritos y llantos.

Su hermano, Mergim Bajraliu, de 17 años, escuchó el eco de los disparos desde su casa, cerca de la escuela, y corrió hacia allí para saber sobre Vanessa. Al llegar, vio a adultos y chicos temblorosos, y llorando cuando salían del edificio. "Todos estaban sencillamente traumatizados", señaló.

Brendan Murray, otro chico de nueve años, relató que estaba con sus compañeros en el gimnasio de la escuela cuando escucharon "un montón de golpes" y los profesores les ordenaron que se escondieran en el armario, donde permanecieron ocultos durante 15 minutos.

Richard Wilford, el padre de un alumno de la escuela, respondía con desesperación ante la pregunta de los periodistas: "¿Qué piensa un padre dirigiéndose a una escuela donde hay un tiroteo? Es el momento más aterrador de la vida de un padre. No tienen ni idea".

"No hay palabras. Simplemente es el terror, la sensación del peligro inminente, llegar hasta tu hijo y estar ahí para protegerlo", agregó Wilford.

Su hijo Sandy, de siete años, le dijo que había escuchado "cacerolas cayendo" cuando sonaron los disparos. La maestra salió a ver qué pasaba, volvió al aula, cerró la puerta y les dijo que se agruparan todos en una esquina.

En los relatos a los medios abundaron testimonios sobre maestros que estuvieron a la altura, alertas y activos, derrochando coraje e infundiendo serenidad entre los alumnos bajo su responsabilidad.

"Mi hija estaba en una clase pequeña, en un grupo de lectura, cuando oyó explosiones", dijo Lisa Procaccini, la madre de otra de las sobrevivientes. "Su maestro, y le estoy agradecida por eso, se resguardó con los chicos en el baño y cerró la puerta. Les dijo que sólo eran golpes y trataran de mantener la calma."

Refugios

"Estaba en el gimnasio en ese momento, escuchamos muchos «bangs» y pensamos que era el guardia golpeando cosas [contra el suelo]. Escuchamos gritos y entonces fuimos a una pared y nos sentamos", recordó otro chico. "Después la policía entró diciendo algo así como «¿Está acá?», y corrieron hacia afuera. Luego alguien gritó «¡Vayan a un lugar seguro!», así que fuimos al armario en el gimnasio y nos sentamos ahí por un rato."

Más tarde, la policía golpeó las puertas y dijo que estaban evacuando las instalaciones. "Un oficial entró y nos dijo que corriéramos afuera y lo hicimos", dijo una alumna sin identificar, ante las cámaras de televisión que se arremolinaban frente a la entrada de la escuela.

El baño, el gimnasio, los armarios... los refugios improvisados a toda velocidad contra una agresión indiscriminada que maestros y chicos apenas alcanzaban a adivinar.

La secuencia de la masacre

    Así se desarrolló el tiroteo en la escuela de Newtown
  • 9.30
    Ingreso del atacante
    Adam Lanza, de 20 años, entró a la escuela Sandy Hook media hora después del inicio de las clases
  • 9.40
    Primera llamada al 911
    Pocos minutos más tarde, la policía recibió la primera llamada del 911 que alertaba sobre un tiroteo en la escuela
  • 9.45
    Llegada de SWAT
    El comando llegó a la escuela y comenzó a buscar aula por aula al atacante; rápidamente empezó la evacuación de los chicos.

Agencias EFE, AFP y AP.

TEMAS DE HOYCristina KirchnerYPF estatalInseguridadElecciones 2015