Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Editorial II

Héroes no tan anónimos

Opinión

Las historias de ciudadanos comunes que decidieron encauzar su amor por su comunidad de maneras extraordinarias sirven de ejemplo para todos

Hasta no hace mucho la mayoría de nosotros suponía que un héroe era un personaje extraordinario, una especie de santo que debía pasar por pruebas muy duras para alcanzar un objetivo soñado. Sobre esta base podríamos enumerar a muchos héroes de nuestra infancia y adolescencia, y a los que nuestros padres y maestros nos alentaban a tomar como ejemplo. A veces, resultaba imposible vernos reflejados en el espejo de esos personajes, tan distintos de nosotros, ensalzados por la literatura o por la historia.

Sin embargo, hoy, es evidente que la sociedad necesita otro tipo de héroes y, afortunadamente, los ha encontrado. Son esos seres comunes que, de pronto, sienten la íntima necesidad de cambiar las cosas que no están bien a su alrededor, y tan fuertes son su escala de valores, su solidaridad, su sentido del compromiso, la entrega y la responsabilidad, que logran sus objetivos, nunca pensados para beneficiarse a sí mismos, sino a toda la comunidad.

Los argentinos conocemos la lucha incansable de muchos de ellos; de algunos hasta sabemos su nombre y apellido, como el fundador de la Red Solidaria, Juan Carr, o Abel Albino, el médico fundador de Conin que lucha contra la desnutrición infantil. A otros los hemos ido descubriendo más tarde, muchas veces a través de las empresas que con sus acciones de responsabilidad social los hicieron conocer. Un ejemplo singular es, precisamente, la serie de videos de la empresa Coca-Cola sobre esos "héroes reales", con casos que abarcan toda América latina. Entre ellos, hay también otro argentino, el arquitecto entrerriano Norberto Levy, quien luego de hacer frente a las sucesivas crisis económicas que azotaron nuestro país descubrió el valor del reciclado de plástico, con lo que logró no solo sustentarse él, su familia y la gente que dependía de su estudio, sino también sentirse útil para su comunidad, la ciudad de Paraná, a la que entregó bancos para escuela o para plaza, diseñados por él y hechos a partir de miles de tapitas de plástico de gaseosas.

Una profesora de danzas peruana que recibe becas para que sus alumnos puedan integrarse a través del arte; un recolector de residuos brasileño que trata de que cada botella vuelva a su origen; un desempleado mexicano cuya perseverancia lo llevó a crear un vivero forestal con la ayuda de la empresa hasta lograr la forestación del Parque Nacional son otros tantos ciudadanos arrancados con justicia del anonimato.

En fin, historias de héroes que supieron encauzar su amor por la vida y por la comunidad de una manera extraordinaria y que, a través de la difusión de los medios llegan al conocimiento de todos, para servir de ejemplo y para estimular a que otras vocaciones se desarrollen en el mismo sentido solidario..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYTensión racial en Estados UnidosCristina KirchnerSuperclásicoCárceles en la Argentina