Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El kirchnerismo festejó con críticas a la Justicia y avisos de "lo que viene"

Política

En un acto en la ex ESMA, Boudou, Sabbatella y Rossi insistieron en que hay que "democratizar" el Poder Judicial

Por   | LA NACION

Ni planeado hubiera salido mejor El congreso de la Corriente Nacional de la Militancia, un mitín que en otro momento hubiera pasado casi inadvertido, se convirtió ayer en el primer festejo público del kirchnerismo tras el fallo que declaró constitucional la ley de medios. Como si eso fuera poco, comenzó minutos después de que la justicia de Ghana permitiera el retorno de la Fragata Libertad al país.

La cita fue en la ex ESMA y reunió a funcionarios, senadores, diputados e intendentes, además de a militantes de las agrupaciones de Unidos y Organizados, el brazo cristinista de la militancia oficialista.

"Mejor día no podríamos haber elegido", sintetizó Agustín Rossi, exultante. El diputado fue de los primeros en llegar junto con Daniel Filmus, ambos anfitriones.

Sonrientes, entraron a la Casa de la Militancia Hijos, donde ya había un centenar de manifestantes listos para la fiesta. Sonaba un clásico de los Redonditos de Ricota ("Juguetes Perdidos") y un grupo de mujeres cantaba "Tenemos la ley, tenemos la Fragata, a ver qué va a decir el gorila de Lanata".

En las tres horas siguientes, y bajo un calor sofocante, pasaron por el escenario la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont; el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Martín Sabbatella, y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. Al final, se sumaron el vicepresidente Amado Boudou; el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y el jefe de La Cámpora, Andrés "El Cuervo" Larroque.

"Hoy, la ley está vigente", exclamó Sabbatella. Con sonrisa indeleble, jugó así con que Clarín apelará el fallo que levantó la cautelar que lo beneficiaba recién mañana.

En la misma línea, como si no quedaran instancias judiciales pendientes, añadió: "Seguimos trabajando para que la ley se aplique".

Con la cara surcada por la transpiración, Sabbatella habló entonces de que "hay que democratizar la Justicia", aunque no dio precisiones. Lo mismo había hecho Cristina Kirchner el miércoles, cuando usó el concepto por primera vez. "Necesitamos que la Justicia se libere de presiones corporativas", cerró.

Zannini fue el primero en aludir directamente a Clarín. "El problema es que el poder lo tenga Magnetto, porque ya sabemos cómo lo usa: no tiene cuadros a los que defender, tiene cuadros a los que explotar", lanzó.

Sin levantar el tono ni inmutarse por el calor (llegó y se fue con el saco puesto), festejó el fallo por la ley de medios. "Nos da handicap para enfrentar los embates que van a venir, pero que no tenemos que temer", arengó.

Boudou estaba eufórico. Después de que Filmus lo presentara como "el compañero que sufrió los embates de toda la corporación mediática", se despachó contra el Poder Judicial.

"Cuando una parte de la Justicia quiere ir por encima del Congreso, lo que pretende en realidad es ir por encima de la voluntad popular. ¡Y no lo vamos a permitir!", exclamó.

Al borde de la afonía, cerró su discurso a los gritos. "¡Venimos a decirle al mafioso de Magnetto: «Chau Magnetto», «Chau Clarín»!"

También Rossi avisó que la próxima batalla oficial incluirá al Poder Judicial. "Ya democratizamos la palabra. El nuevo desafío es democratizar la Justicia", dijo.

A cargo del cierre, Abal Medina combinó la arenga con las críticas al "enemigo".

"Hoy, más que nunca, a no confundirnos: el enemigo está ahí, firme. Todos los argentinos, incluidos ellos, saben de la complicidad vergonzosa de una parte de la Justicia que impidió que una ley constitucional no haya estado vigente por tres años", arremetió.

También a los gritos, el jefe de Gabinete se despidió con elogios a la Presidenta: "Aunque les joda profundamente, nosotros tenemos una gran conductora. Todos indios y una sola cacique".

Abajo del escenario todos cruzaban abrazos, apretones de manos y sonrisas. Flameaban las banderas. Una versión instrumental y jazzera de la marcha peronista caía desde los parlantes. Los bombos y el canto a capella pronto la dejaron atrás, desfasada y casi inaudible..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini