Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La sucesión / Movimientos en el peronismo

En un acto con su propio sello, Scioli se alineó con Cristina Kirchner

Política

Con el apoyo de varios intendentes bonaerenses, reunió a beneficiarios de programas sociales, que estuvieron lejos de colmar el Estadio Único; quiso mostrar un gesto político con vistas a 2015

Por   | LA NACION

 
 

LA PLATA.- Ante unas 25.000 personas -prácticamente la mitad de los asistentes que los organizadores prometieron convocar- el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, encabezó ayer en el Estadio Único Ciudad de La Plata un acto en el que se mostró alineado y agradecido con la presidenta Cristina Kirchner.

Subido a un escenario que simuló un ring de boxeo adornado con una bandera argentina, rodeado de su gabinete y por una docena de intendentes, Scioli concretó un nuevo gesto político en su intento por llegar a 2015 y reservó un párrafo para agradecer a la Presidenta "por todo su apoyo para poder seguir adelante".

"Me van a encontrar como siempre con un espíritu de unión y colaboración", agregó, fiel a su estilo, al encabezar el encuentro "Buenos Aires futuro".

El esfuerzo de los organizadores por evitar que hubiera banderas partidarias no alcanzó. Cada sector mostró su pertenencia, desde referencias a dirigentes hasta gremios cercanos al gobierno provincial: UPCN y Sosba (obras sanitarias).

Scioli agradeció a los intendentes "por poder hacer este encuentro de inclusión social". Éstos aportaron manifestantes, en su mayoría dependientes de planes otorgados por la provincia. Estaban Pablo Bruera (La Plata), Fernando Espinoza (La Matanza), Julio Pereyra (Florencio Varela), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Daniel Di Sabatino (San Vicente), Carlos Selva (Mercedes) y Julio Marini (Benito Juárez), entre otros.

Al dirigirse a los beneficiarios de los programas sociales, el gobernador sostuvo que "cada uno es una historia y la manifestación de la voluntad y la fuerza de la fe para salir adelante". Agradeció a los jóvenes del Programa Envión, que se capacitan para tener el primer trabajo, y "a la familias de los microcréditos que hoy llegamos a 50.000". Destacó la presencia de parejas que lograron procrear gracias a la ley provincial de fertilidad asistida, a la que calificó como una norma de "vanguardia" y de los jóvenes que participaron de los Juegos Buenos Aires, al señalar que "el deporte es salud, educación, disciplina y trabajo en equipo".

Scioli explicó por qué el escenario tenía forma de ring. "Simboliza que mi compromiso es dar pelea contra la droga, contra las injusticias y por la familia", precisó.

Anoche, cerca del gobernador se mostraban satisfechos con el acto. "Fue prolijo, sin desbordes y bien con el sello de Scioli", resumieron.

Muy a su estilo, la ceremonia combinó la gestión, la política y la farándula. Después de un par de grupos de cumbia, le tocó el turno de Karina, "La Princesita", el momento de mayor atracción para el público. Propicio para que Scioli diera su discurso, luego de subir al ring con Karina Rabollini y su hija Lorena, embarazada de seis meses.

No bien Scioli terminó de hablar, la mayoría de los presentes, beneficiarios de programas sociales, pequeños emprendedores y funcionarios, comenzaron a dejar las gradas y regresaron a los cientos de ómnibus que los trajeron desde distintos puntos del conurbano y el interior.

La curiosa y estudiada rutina del acto ubicó el Himno nacional después de las palabras del gobernador, a lo que siguió la actuación de Nacha Guevara. Para entonces, el estadio demostró una vez más su gran capacidad de evacuación: la mitad de la concurrencia se había marchado, incluyendo no pocos funcionarios. La desconcentración dejó en claro que la mayoría de los asistentes estaban allí por obligación o por necesidad.

Sólo los que soportaron el calor de la tarde tuvieron el premio de la sorpresa que los organizadores guardaron celosamente: ayudado para movilizarse, Julio Iglesias atravesó la alfombra naranja desde los palcos hasta el escenario y -en lucha con el pésimo sonido- ensalzó la figura de Scioli, a quien llamó "mi gran amigo". Luego, interpretó tres de sus éxitos. Para el postre quedó Cacho Castaña y su estridente camisa naranja, a tono con el decorado sciolista, que incluyó hasta un arbolito de Navidad teñido del color identificatorio de la gestión bonaerense. Y luego actuó el conjunto La Mosca.

Según trascendió, el gobierno provincial gastó cerca de $ 2 millones en un acto que, puertas adentro se pensó como un lanzamiento político, recubierto en el libreto de la gestión. Esto provocó críticas de diversas organizaciones no gubernamentales, como el Foro por los Derechos de la Niñez, la Adolescencia y la Juventud, que cuestionó al gobierno por "vaciar las políticas sociales y desviar el recursos para hacer campaña política".

Eufemismos políticos

Scioli hizo todo para no irritar al Gobierno

"Ahí me van a encontrar, como siempre, con la misma lealtad"
Uno de los latiguillos preferidos del gobernador cada vez que le habla a la Casa Rosada. Le sirve para recordar, sin nombrar, a los que no estaban o se fueron en los tiempos difíciles. También, para que los castigos que recibe tengan mayor costo político

"Hay que cuidar a la Argentina"
Scioli también suele decir cada vez más seguido que se necesita "generar confianza". Son críticas veladas al Gobierno, pero también futuros lemas de campaña el día que lance su candidatura.

TEMAS DE HOYInseguridadFeria del LibroFrente Amplio UNENRicardo Bauleo