Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Silvina Luna, el secreto de su fama

Espectáculos

Antes de comenzar la temporada de verano en Villa Carlos Paz, la actriz habló con LA NACION sobre su recorrido artístico y sus sueños

Video: Silvina Luna: cómo ser una figura de los medios

Aún faltaban unas semanas para el comienzo de la temporada de teatro en Villa Carlos Paz, en la que estará en la obra de Flor de la V, Cirugía para dos, a estrenar este jueves. Sin embargo, la maquinaria de difusión de los planes de Silvina Luna había comenzado y el tiempo le quedaba siempre corto para una charla con LA NACION. De entrevista en entrevista, de programa en programa, el esquema del día de la actriz se complicaba. A eso se le sumaba su vuelta a La Pelu, con pequeñas apariciones luego de un paréntesis que se permitió en su trajinada tarea de cuidar y mantener su carrera.

Finalmente la entrevista se dio en un complejo de hoteles de Puerto Madero en donde vive, al costado de una pileta, en la que nadaban en su mayoría turistas. Informal, con un maquillaje apto para la tele, ya que en pocos minutos debía asistir a un programa de cable de Horacio Cabak. Se sentó en una reposera y cómoda, como si el tiempo no corriera habló con este medio sobre sus comienzos, sus expectativas, y sobre cómo sorteó las trampas que la fama le impone a quienes se exponen "demasiado" a la opinión de un público que a veces es más cruel que amable con las figuras que comienzan como mediáticos, pero que realmente sueñan con ganarse la vida en la actuación. Como ella.

Del reality a la actuación

Hace casi 12 años que Silvina Luna circula en los medios. Fue una de las pocas participantes de un reality, Gran Hermano 2001, que se arraigó al núcleo de la familia televisiva y más adelante puso un pie en el teatro. La clave de ese logro, según ella es: "Enfocarse. Si querés ser actriz, hay que prepararse. Eso es lo que siempre quise". Esa preparación, comenzó frente a cámaras cuando era pequeña y hacía publicidades en su Rosario natal. A los 17 años, luego de terminar la secundaria, llegó a Buenos Aires para estudiar teatro. Su padre le había dado unos ahorros y para subsistir Luna consiguió trabajo en un restaurante. Tres años después logró ser parte de la casa en donde un grupo de jóvenes se encerraba para hacer poco y mostrarse mucho. "Hoy no me encerraría en una casa por cuatro meses. La exposición es mucha, más cuando sos muy chica", dijo.

Gracias a eso pudo intensificar su formación como actriz y en 2007 estudió actuación con Julio Chávez. Y como suelen hacer las chicas que comienzan con el modelaje, aceptó hacer participaciones en programas de humor encarnando a la chica con poca ropa tanto en tele como en teatro de revistas ( Pone a Francella en 2002; La peluquería de Don Mateo de 2003 a 2004; en obras como La Noche de las pistolas frías, 2002 o El Champan las pone mimosas, en 2005).

"De Gran Hermano a hoy pasé por muchos trabajos diferentes y conocí personas diferentes, de ámbitos diferentes. Todo me dejó un aprendizaje, hubo momentos en que no podía elegir tanto qué hacer o de qué trabajar. No sólo en lo laboral hice cosas que no me gustaban tanto, siempre uno hace o se cruza con cierta gente y con el tiempo lo ves de lejos y decís ´esto fue una pérdida de tiempo´ y ´acá sí aprendí´. Pero con los años me fui acercando a lo que me gusta". Ante la repregunta de qué es lo que no le gustó hacer, prefirió contestar con evasivas, lo cual, parece lógico en un medio que suele tener memoria y ama, más en los últimos tiempos, hacer archivo.

Una vez dijo que no haría más teatro de revista, y en un medio explicó: "Mi perfil de vedette ya fue. Creo que El Capo [serie protagonizada por Miguel Angel Rodríguez] es una bisagra en mi carrera y no lo quiero desaprovechar". Si bien esa serie fue levantada al poco tiempo por poco rating, Luna ya comenzaba a tener papeles en ficciones en donde el personaje no le requería sólo mostrarse con poca ropa. Y no es que a ella eso le preocupe, siempre se muestra muy segura de sí misma. Así, pasó por Gladiadores de Pompeya (2006); Ciega a citas, con un personaje entre naive y sexy (2009/2010); Todos contra Juan 2; y Maltratadas (2011).

El año pasado volvió al teatro picaresco de la mano de Gerardo Sofovich en Delicadamente inmoral, pero las ventas no fueron muy buenas y la obra se levantó, aunque sus actores siguieron un tiempo más con la puesta.

En Villa Carlos Paz: Será parte del espectáculo de Florencia de la V (propietaria de su propia sala, el Torre Melos) en Cirugía para dos, desde el 20 de diciembre. El resto del elenco: Aníbal Pachano, Gladys Florimonte, Turco Naim, Alejandro Muller y Matías Ale.
"Está bueno ir a Córdoba, me dijeron que la gente es súper cálida y es una plaza interesante a nivel teatral. Voy con amigos, es como otro plan, cabañita, teatro y a trabajar duro porque vamos a hacer entre dos y tres funciones y ojalá hagamos tres porque eso quiere decir que nos va muy bien. Me encanta estar con Flor [de la V], estoy contenta, hemos trabajado juntas hace cinco seis años sobre las tablas y ahora de nuevo, pero en su teatro".

Piedras en el camino

La familia de Luna es "chiquita", dice. Tiene un hermano de 26 y una prima en Rosario, más su "familia del corazón en Buenos Aires, que son amigos de la vida".

Es que en 2008, con diferencia de meses, sufrió la pérdida de su padre y de su madre, dos personas que siempre la apoyaron en su carrera. "Me encantarían que ellos me vieran ahora, todo lo que logré, pero disfrutaron parte de eso. Los extraño, pero los disfruté mucho. Siempre hay piedras en el camino, trato de capitalizar lo bueno", vuelve a repetir Luna cuando piensa en ellos. También cuando se le pregunta sobre el video que el año pasado causó furor en la web, pero mucha bronca y vergüenza en ella. ¿Cómo que una carrera no se trunque por ese tipo de exposición? De eso también habla con LA NACION.

Otras de las claves del éxito de Luna parece ser lo que pone en la balanza a la hora de seguir camino. Cuando decidió dejar el programa de Flor de la V, en donde hacía de la malvada propietaria que le alquilaba el local a la peluquera, fue por acompañar a su novio a la temporada de verano de Ibiza. Allí se iba a casar, pero un problema de papeles, llevaron para más adelante esos planes y hoy conviven.

"El viaje fue un sueño, pero volví para retomar mi carrera porque en realidad mi trabajo es una inversión, junto plata para viajar. Es tan grande el mundo que pienso ´por qué quedarnos en un solo lugar´. Soy un poco nómade. Pero Buenos Aires es mi casa y acá están mis afectos. En Ibiza reflexioné sobre lo que tengo. Yo priorizo más la parte afectiva, pero obviamente el trabajo me mantiene activa con ganas, y es necesario para mí".

Eso dice Luna y termina la entrevista. Se tiene que ir corriendo al programa de Cabak, pero antes, se detiene a ver cómo salió en las fotos. Agradece con una gran sonrisa, y de shorts y colorida como si fuera una turista más de los que están disfrutando una tarde de pileta del complejo en donde vive, trota a la puerta del hotel a seguir con su carrera.

Debido al tenor de los comentarios esta nota fue cerrada a la posibilidad de participar..

TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba