Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Impacto

La oposición venezolana se pregunta cómo seguir

El Mundo

Perdió el 40% de la base electoral conquistada en los comicios presidenciales; la salud de Chávez, estable

Por   | Para LA NACION

CARACAS.- Tocada, pero no hundida. Como si fuera el juego de los barcos de guerra llevado a la lucha política, la oposición venezolana sufrió el impacto de 20 torpedos del chavismo, uno por cada gobernación perdida en los comicios regionales. Veinte derrotas de mayor (Zulia, Táchira) o menor impacto (en la Venezuela profunda) que ponen en peligro su navegación de cara a las hipotéticas presidenciales de 2013.

El desastre electoral se hubiera convertido en hecatombe si el portaaviones de Henrique Capriles hubiera caído derrotado en Miranda, la joya de la corona. "La oposición vive todavía su guayabo [resaca] electoral tras el 7 de octubre, pero se mantiene con Capriles", apuesta Luis Vicente León, presidente de la consultora Datanálisis. Esperanza mantenida que también atenúa las palabras de Teodoro Petkoff, líder intelectual del antichavismo: "Revés sí, debacle no".

"La oposición vive una hora crítica y lo peor que podría pasarle es tener que enfrentar en el corto plazo una nueva elección", asevera Vladimir Villegas, analista y hermano del actual ministro de Comunicación

La oposición perdió el domingo el 40% de la base electoral conquistada el 7 de octubre y redujo al mínimo su poder político, indispensable para competir contra el chavismo. Tanto es así que los seguidores de Hugo Chávez se regodeaban ayer en las redes sociales.

"Última hora: la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) prepara un comunicado contra los mayas por haberles adelantado el fin del mundo sin anestesia", decía una de las bromas.

Este nuevo golpe sufrido por la oposición aumenta, aún más, la depresión de sus seguidores, alimentada por los radicales de casi siempre, que también fueron cómplices de los malos resultados del domingo.

Poco consuelo tras 14 años de derrotas. "En la calle se respiran frustración, desgano y dejadez. El liderazgo de la MUD se preocupó más por los votos que por interpretar el deseo de los ciudadanos", sostiene el analista Alfredo Yanez.

Los políticos de la oposición están reunidos desde anteayer, pero no saben qué decirse ni cómo seguir. Es evidente que la abstención no explica la derrota, que rompe la línea ascendente de los últimos cinco años. Las alarmas están encendidas y desde todos los lados surgen voces pidiendo reflexión y discusión. "Lo único que no puede entrar en debate es la unidad, pero todo lo demás, incluso su remodelación, está sobre el tapete", anticipa Petkoff.

La lista de derrotados es muy amplia, empezando por los dos partidos tradicionales. AD y Copei, tan denostados por Chávez, sólo influyen en territorios agrícolas y chavistas, pasaporte para ningún sitio. Y Un Nuevo Tiempo, el baluarte socialcristiano de Zulia, sufre una crisis interna que facilitó la derrota de Pablo Pérez.

"El descontento de los partidos por su exclusión de la campaña presidencial atenta además contra la necesaria unidad para enfrentar a [el vicepresidente Nicolás] Maduro", añade Yanez. Primero Justicia, el partido de Capriles, queda así como el principal soporte de la MUD, con 919.000 votos, frente a los cuatro millones del PSUV.

Así, las grandes virtudes de la MUD se convirtieron en carencias. Un crisol de partidos y personalidades unidos para derrotar a Chávez, pero maniatados por la suma de intereses. "Muchos ven que se unen para agarrar cargos. Hay que pasar a una unidad programática, con ofertas y soluciones", propone Claudio Fermín, ex candidato presidencial.

La crisis política corre, además, en paralelo con la económica. La legislación no subvenciona a los partidos, que se apoyan en donaciones. Fondos muy limitados para luchar contra Pdvsa, que riega con petrodólares a los candidatos chavistas.

¿Hay esperanza? "El panorama es poco alentador", sostiene Yanez. "Capriles es un hueso duro de roer", dice León. Pese a las casi tres millones de abstenciones, la MUD conserva más de 11 puntos de distancia con el oficialismo y confirma que las grandes ciudades son opositoras.

Fuerza urbana y líderes como Falcón, Guarulla (reelegidos gobernadores) y Capriles, políticos que "han entendido el asunto", según el analista Roberto Giusti. "Los tres son percibidos como auténticos líderes populares", señaló.

Parte médico

En tanto, el chavismo festeja y sigue atento a lo que sucede en La Habana. El presidente Chávez sigue en condición de estable tras una infección respiratoria que presentó como secuela de la compleja operación a la que fue sometido hace una semana, según informó anoche un parte médico del Ministerio de Comunicaciones..

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsElecciones 2015La tragedia del avión de Air ArgélieDeclaraciones juradas