Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Una marcha que perdió fuerza con el tiempo

Política

Moyano llevó sus reclamos a la Plaza de Mayo por tercera vez en el año; desde junio a ayer, cayó su poder de convocatoria, pese a que incorporó aliado

Ni Hugo Moyano ni Pablo Micheli cumplieron ayer con su deseo de extender su retórica sindical entre los sectores medios y los descontentos con el kirchnerismo. La convocatoria de la CGT y la CTA opositoras a la Plaza de Mayo no cruzó las fronteras de su propia militancia, apenas reforzada con el respaldo de aliados circunstanciales.

 
 

Huelga de los camioneros
Tras un conflicto de su gremio, Moyano llamó a un paro con movilización a la Plaza de Mayo. Fue el primer gran desafío sindical en las narices de la Casa Rosada. Ese día, reunió a unas 50.000 personas, aunque él dijo que fueron más. Calificó a la Presidenta de "soberbia" y reclamó por el impuesto a las ganancias y por los fondos de las obras sociales que retiene el Estado.

 
 

Junto con la CTA
Moyano y Micheli escenificaron ese día por primera vez su alianza con una marcha de protesta. Hugo Moyano no asistió, pero envió a sus hijos Pablo y Facundo. Hubo entre 20.000 y 30.000 personas, pero ellos dijeron 80.000. Ese día, tomó fuerza la idea de una huelga general en conjunto, que se terminó de materializar el 20 de noviembre pasado.

 
 

Sólo militantes
A pesar del intento de sumar a los sectores medios que se manifestaron en los cacerolazos del 13-S y del 8-N, la convocatoria de ayer contó únicamente con los militantes gremiales y algún apoyo circunstancial de los partidos opositores y de la izquierda. La expectativa de los organizadores era congregar 100.000 personas; hubo menos: alrededor de 30.000..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEl caso CicconeMundial de ClubesElecciones 2015San Lorenzo de AlmagroReal Madrid