Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Berlín, la nueva meca de los gurúes de la tecnología

En la capital alemana se crean cinco empresas digitales por día; los inversores creen que podría competir con Silicon Valley

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 23 de diciembre de 2012
0

BERLÍN.- Algo bulle en la escena berlinesa de las nuevas tecnologías: cada día, cinco nuevas empresas digitales surgen en la ciudad y los inversores observan el fenómeno como una realidad que podría llegar a competir con el Silicon Valley de California.

Jóvenes empresarios de todo el globo llegan a la capital para realizar sus proyectos: se ocupan de redes sociales, aplicaciones para celulares y computadoras, tiendas online y programas de gestión entre, otras cosas. A través de ellos, Berlín busca quitarse de encima la imagen de oveja negra de Alemania.

Con una tasa de desempleo superior al 13%, casi el doble que el promedio en el resto del país, la capital alemana fue descripta hace ya una década por su alcalde socialdemócrata Klaus Wowereit como "pobre pero sexy". Desde entonces fue ésta la imagen con que la capital buscó atraer turistas desde todo el mundo y ahora supera incluso a Roma como destino turístico en Europa.

Saint Oberholz, el café de Berlín donde se juntan una vez por mes los emprendedores tecnológicos
Saint Oberholz, el café de Berlín donde se juntan una vez por mes los emprendedores tecnológicos. Foto: Archivo

Ahora, sin embargo, expertos señalan que algo está cambiando. La mayoría de las nuevas empresas que se fundaron en Berlín están todavía en su fase embrional, pero ya se registran algunos proyectos de éxito, como la plataforma de juegos online Wooga, la tienda de ropa digital Zalando o la red social musical Soundcloud.

Los expertos del sector aseguran que es difícil describir con números una realidad tan cambiante como la de las startups (las nacientes empresas digitales); sin embargo, según cifras difundidas por el diario Süddeutsche Zeitung, unas 4000 personas tienen, en Berlín , actividades laborales lucrativas basadas principalmente en Internet.

El fenómeno es tan evidente que hasta el gobierno conservador se dio cuenta, y la canciller Angela Merkel prometió, hace algunos meses, destinar fondos a los proyectos de jóvenes que tienen buenas ideas en este ámbito.

Y es así como también los gigantes del sector empezaron a moverse: Microsoft invertirá 15 millones de euros en los próximos tres años en la escena berlinesa. Por su parte, Google anunció la apertura de su sede en la capital alemana y presentó un plan de inversiones para los próximos tres años; Mozilla, creadora del motor de búsqueda Firefox, ya estableció una sede en Berlín y Toast hizo lo mismo. Dave McClure, el inversor estrella de Silicon Valley, hizo esta semana su primera inversión alemana (100.000 dólares) en la aplicación Versus IO y dijo estar "impresionado" después de su visita a la ciudad.

Silicon Allee

Uno de los eventos más destacados para los que trabajan en este sector tiene lugar una vez al mes en el café Saint Oberholz de Mitte, un acogedor lugar de dos pisos.

La cita está organizada por el grupo Silicon Allee (allee significa "callejón" en Alemania) y apunta a reunir a los creativos en una atmósfera informal para intercambiar ideas y proyectos.

Entre los proyectos que llamaron la atención internacional está el de "6 Wünderkinder", seis niños prodigio. "En 2010 los seis fundadores trabajaban todavía en la misma empresa de diseño juntos, cuando decidieron fundar su propio proyecto", explica Sebastian Rumberg, vocero de la empresa. El resultado fue un software de gestión que mejora la productividad de los individuos y de las empresas.

Encontrar una financiación fue fácil: uno de los fundadores, Christian Reber, colgó un anuncio en la red social profesional Xijng pidiendo financiación para la herramienta para las empresas del futuro, y en tres días encontró un inversor interesado.

"Berlín ofrece un potencial increíble para las nuevas empresas tecnológicas. Estamos profundamente convencidos de que las nuevas empresas tecnológicas tendrán un papel fundamental en el desarrollo futuro de la ciudad", dijo Rumberg.

Jessica Erickson es la fundadora del grupo Berlin Geekettes, un conjunto de jóvenes mujeres emprendedoras en este ámbito.

Desde Nueva York, Erickson se mudó a Berlín. "Creo que la ciudad es interesante por dos razones. Primero, porque está situada en Europa y, segundo, porque es una ciudad que se está descubriendo a sí misma. Quise un desafío, agarré mis valijas y me mudé acá. Hay una explosión muy interesante, creo que en cuatro o cinco años la ciudad será realmente competitiva a nivel internacional", contó Jessica.

Su plataforma de Internet ayuda a las mujeres de la escena a conectarse entre sí para crear una conciencia de género en un ámbito dominado por hombres. "El objetivo es inspirar a una generación futura de mujeres innovadoras."

La emprendedora no está de acuerdo con quienes dicen que el fenómeno es una burbuja: "Creo que tiene mucha más sustancia de lo que uno puede imaginar. Lo que se necesita es sólo algo de tiempo".

No faltan las críticas: algunos denuncian la precariedad laboral del mundo de las startups. "De alguna forma no es un mundo tan atractivo, la creatividad queda en segundo plano con respecto a la productividad y te despiden después de muy poco. Es una flexibilidad poco funcional", lamentó Giuseppe, un experto italiano en optimización de motores de búsqueda con experiencia en varias nuevas empresas berlinesas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas