Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Neoclásicos v. nuevos teóricos

Opinión

Economía internacional

LONDRES (The Economist).- Dos afirmaciones se hacen de la "nueva economía". La primera: que la tecnología estimula un crecimiento tan vertiginoso que los viejos supuestos sobre productividad, inflación, ganancias y otros temas semejantes ya no tienen validez. Esta es una posición audaz, pero no significa un gran desafío para la teoría ortodoxa: los anticuados economistas "neoclásicos" pueden entenderla muy bien.

La segunda afirmación dice que la teoría económica ortodoxa debe revisarse totalmente para explicar cómo funciona en realidad la nueva economía. Los "nuevos teóricos" afirman que las fallas del mercado debidas a la tecnología han penetrado en todos los ámbitos, y que el principal culpable es el rendimiento creciente. En un mundo donde los costos por unidad caen sin freno a medida que la producción aumenta, los monopolios prosperan: una firma más grande siempre puede vender a menor precio que una más pequeña. Las industrias basadas sobre el conocimiento -se argumenta- son especialmente proclives a los retornos crecientes y, por lo tanto, al monopolio.

Tomemos el software. Los costos son en gran medida fijos y claros, y la producción puede expandirse sin límite a muy poco costo. Los retornos crecientes en la forma de "efectos de red" pueden afectar el consumo así como la producción. Un rasgo común de las nuevas tecnologías, sostienen, es que su valor para cualquier usuario crece en proporción al número de usuarios. En consecuencia, una vez establecido en el mercado un producto, la demanda de productos similares se derrumba: los consumidores quedan "atrapados". Y si es un mal producto, tenemos otra falla de mercado para tapar la primera.

El ejemplo clásico de esa "dependencia patológica", como se llama este síndrome, es el teclado qwerty: su disposición no tiene sentido, pero logró imponerse y no hay forma de librarse de él.

En su artículo "The Fable of the Keys" ("La fábula de las llaves"), Stan Liebowitz y Stephen Margolis demostraban la falacia del caso qwerty, ya que la disposición usual no es en realidad demostrablemente peor que las alternativas. Esto arroja dudas sobre todo el movimiento de la nueva teoría. Ahora los autores han sacado un libro, "Winners, Losers and Microsoft" ("Ganadores, perdedores y Microsoft"), publicado por el Independent Institute. Observan en detalle la industria del software y atacan amplia y profundamente a los supuestos herejes. Es lo mejor que se ha escrito sobre el tema. Al final, muy poco de la crítica de la economía neoclásica, hoy en boga, queda en pie.

Cuestionan el atractivo teórico del paradigma de dependencia patológica. Los efectos de red son reales, por lo tanto, existe la posibilidad de quedar atrapado. Pero el hecho de que los consumidores queden atrapados resulta ineficaz (se trata de un tipo de falla de mercado) sólo si el producto inferior sobrevive a pesar de que los beneficios de cambiar a otro exceden los costos: en tal caso, sería ineficaz cambiar. Al tomar en cuenta los costos del cambio, de inmediato se reducen las posibles fallas del mercado.

Los buenos ganan

La nueva teoría debe analizarse también desde otro punto de vista. Cuando uno de los factores es la posibilidad de que el consumidor quede atrapado, es erróneo suponer que tanto éste como los productores se manejarán como si tal cosa no existiera. Ambas partes tendrán incentivos para resolver el problema. Los consumidores pueden unirse y coordinar sus elecciones, y los productores pueden vender un nuevo producto. Si es realmente superior, el mercado lo adoptará.

Los autores demuestran, una y otra vez, que los buenos productos ganan. Betamax no fue derrotado por un formato de video VHS "inferior"; el triunfo del DOS sobre el sistema operativo Macintosh es igualmente explicable.

Sea como fuere, sus argumentos contra el paradigma de dependencia patológica son, sin duda, fuertes: es una gran idea que simplemente no puede sostenerse. .

Traducción de Mara Farhat
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil